El enólogo mendocino Marcelo Pelleriti que trabaja junto con la familia francesa Pere-Vergé en la bodega Monteviejo, anticipa la novena edición del festival boutique. El evento pensado para toda la familia, y caratulado como de interés turístico nacional, combina el buen beber con el rock.

“En realidad, es un festival boutique de rock de alta gama”, aclara Pelleriti, su principal impulsor, refiriéndose a la experiencia de comer bien, tomar vinos de calidad y escuchar buenas bandas. “Es una adrenalina distinta, no como la del rock & roll clásica, es una adrenalina de disfrute”.

Si bien todo comenzó como una pequeña fiesta de fin de cosecha, jamás imaginó la dimensión que cobraría hasta el día de hoy, año en el que se celebra la novena edición. Hoy, Wine Rock promete reinventarse y hasta exportarse. “Es una gran manera de compartir el vino. Y por sobre todas las cosas, es una forma de promover el vino argentino”.

Este año el line up de Wine Rock incluye a Babasónicos, Coti Sorokin, Leo García, Fernando Ruiz Díaz, Patricio Sardelli y Richard Coleman, entre otros.

¿Cómo es tu vínculo con el mundo de la música?

− Nunca pensamos en hacer algo que existiera o no. Se dio y punto. Lo fuimos disfrutando con el Rano Sarbach. Fue quien me abrió las puertas para conocer a muchos artistas de los cuales, casi todos, hemos terminado siendo muy amigos. Muchos de ellos tienen también sus vinos en la bodega y se lo han tomado muy en serio, como una empresa. Elaboran sus vinos y los venden, a varios les va bastante bien. Estan Juanchi, Pedro Aznar, Coti, Jaime Torres, entre otros.

¿Cómo terminan elaborando sus propios vinos los artistas?

− Cuando iban a la bodega con todo el tema de Wine Rock, para entusiasmarlos, les ponía algunas muestras de distintos lotes y el obsequio era una barrica (300 botellas). Algunos quedaron con que querían hacer más. Así nace el principio del Wine Rock. Hasta ahora los que están le ponen muchas ganas y logran dedicarse al vino.

¿Qué es lo que esperás comunicar con este festival?

− Yo espero que a partir de este Wine Rock se instale una marca de un evento boutique a nivel mundial, y por qué no, que sea un evento exportable a otros países, empezando por Buenos Aires y luego hacer algo más grande. Sobre todo para tratar de atraer más gente joven al mundo del vino. Porque el mundo del vino educa más que cualquier otra bebida alcohólica. Uno aprende tomando vino que el exceso no es bueno, y eso es positivo porque es cultural. Para los países desarrollados del mundo del vino como Francia, España e Italia, es parte de su cultura. Quienes lo consumen allí son jóvenes y lo hacen de forma responsable. Y lo importante es comunicar el vino a través de la música. Que la gente joven aprenda lo que es la cultura del buen beber. La gente joven no está consumiendo como se consumía antes. Por eso, el Wine Rock es una herramienta para atraer gente joven.

¿Qué artista te gustaría que esté que todavía no tocó en el festival?

− Me gustaría juntar alguna vez a los que quedan de Serú Girán.

Para adquirir entradas para el Wine Rock, que se llevará a cabo los días 5 y 6 de abril en Mendoza, ingresá aquí.