A sus 23 años, la artista chileno-canadiense se mudó a Los Ángeles donde graba su primer álbum de estudio, para el cual volverá a cantar en castellano. Lugg habló con Billboard AR sobre Lali, las mujeres en la industria musical y el aborto.

Desde el otro lado de la cordillera una nueva voz irrumpe en el mundo del pop latino, que inevitablemente coquetea con el dembow. Vesta Lugg, la artista chilena nacida en Canadá, empieza a hacerse notar en el terreno que tiene como referentes a Tini, Karol G y Lali. Pero ella no viene a competir, entiende que eso es cosa del patriarcado, ella viene a sumar.

Su caso se asemeja al de la cantante de “Una na”, y es por eso, que cuando escucha su nombre frena la oreja. Las dos comenzaron a trabajar en televisión desde los 10 años, lo que llevó a que sus adolescencias no impliquen “pololos y vacaciones de verano en la playa”, sino más bien giras y shows ante más de 15 mil personas. Lali lo hizo dentro de la factoría de Cris Morena y Vesta como protagonista de BKN, una serie juvenil basada en un grupo de jóvenes que arman una banda de música. “Yo grababa un viernes, sábado y domingo me iba de gira, y el lunes estaba en la escuela”, cuenta, y agrega: “Hay que tener mucha disciplina para hacerlo mientras se es adolescente. No es fácil después de todo eso mantener el rigor para lanzar una carrera como solista, y por eso admiro a Lali”. Lugg la conoció durante el Festival de Viña del Mar de 2017, donde la argentina fue jurado junto a Maluma. “Nadie se come un escenario como lo hace ella”, dice.

Luego de siete años en la serie, la actriz chilena mutó a cantautora y tras algún single, lanzó su primer EP Estrellas. Cinco canciones de pop en inglés para “bailar y compartir dramas amoroso de minuto”. Al público chileno no le importó escucharla cantar en otro idioma, para Vesta ellos conocen sus raíces canadiense (en su casa se habla en inglés) y aún así, la sienten latina. El trabajo fue Nº1 en iTunes de Chile y la terminó de definir como una artista 360º. “Hoy en día no es necesario caer en una sola categoría”, comenta.

Actualmente, vive en Los Ángeles hace un año y se encuentra grabando lo que será su primer álbum de estudio, producido por el mexicano Marco Flores. Las canciones de su nuevo trabajo serán en castellano. “Hoy en el estado de California el 50% de la población es latina. Por eso, están recibiendo muy bien a las colaboraciones de J Balvin con Beyoncé o Justin con Daddy Yankee y Luis Fonsi”, explica. Sin dejar su esencia pop, adelanta que su música introducirá algunos ritmos latinos.

Aunque de niña a penas vivió hasta los tres años en Ottawa, Vesta regresó a Canadá tras finalizar la secundaria para estudiar por un año actuación. Allí, se interiorizó no solo en arte performativo de simular ser otro sino también en temáticas como el aborto. “Cuando volví a Chile conté en una radio cómo funciona el sistema en Canadá, donde es legal y gratuito, es una gran referencia para latinoamérica”.

¿Cómo está sentís el empoderamiento de la mujer en Chile?

− Chile es un país que respeta mucho lo tradicional y le cuesta salir de eso, sobre todo en lo que respecta a la mujer y la igualdad de género. Hoy, esa discusión se ha empezado a vivir en las calles, las mujeres salieron a manifestarse. La gente en el poder ya no encuentra excusas para no escuchar los mensajes de las mujeres. Se refugian diciendo que la forma de comunicar nuestra es violenta y piensan que con eso será suficiente para evitar hablar del tema. Pero aún así, estamos transmitiendo un mensaje y está siendo escuchado.

¿Sentís que en Buenos Aires hay una voz más presente en los medios?

− Creo que la comunidad argentina está tratando de una forma más abierta la cuestión. Que se esté conversando lo del aborto en el Congreso es super importante para su sociedad, y también lo es para la del continente. Nuestros países son referentes en Latinoamérica.

 

Landed in Canada full of Asspirations. Am I right @discountuniverse? #VestaTakesOttawa

Una publicación compartida de Vesta Lugg (@vestalugg) el 1 Ago, 2018 a las 5:21 PDT