La banda va a presentar su cuarto disco este viernes en La Trastienda. Mariano “Manza” Esaín, líder de la banda, habla de la gestación del disco, de la actualidad de la escena y del premio Konex a la Producción Artística que recibió.

¿Cómo fue la experiencia de grabación de El final de las primaveras?
En nuestros discos siempre me encargo de la producción, y esta vez, para algunas etapas de la grabación, trabajamos con Juan Stewart. Nos copó laburar con él porque es un amigo y porque tiene un aproach bastante diferente y complementario al mío. Nos conocemos hace mucho y cada uno fue aprendiendo cosas del otro, y al mismo tiempo mantuvo su visión. Nuestros discos suelen alargarse un poco, porque grabo y produzco a otra gente. Éste duró un año y medio o un poquito más. Ensayamos los temas en la sala y grabamos las bases en vivo, a diferencia del disco anterior. Queríamos la riqueza que tiene la banda en vivo y la riqueza de timbres y texturas que tiene La Autopista. Ese es el lugar desde el que partimos.

¿Qué diferencia notás entre El final de las primaveras y La autopista corre desde el océano hasta el amanecer?
Compositivamente, las canciones no son radicalmente diferentes; lo que cambia es la manera de vestirlas, de producirlas. El trabajo de guitarras y los distintos colores que tiene la voz a lo largo del disco son las cosas que lo diferencian del anterior. Hay gente que todavía lo está descubriendo. El disco anterior era muy entrador; este es un poquitito más hermético y por ahí lleva un par de escuchas más.

¿Cómo llevás la unión del trabajo como productor, compositor e integrante de la banda?
Es difícil, pero van pasando los discos y lo voy domando. No me resulta tan simple como ponerme a producir un disco de otro, pero me gusta. Me gusta aplicar en mi música las cosas que aprendo produciendo otras bandas. Si le entrego la producción a otro me sentiría medio hipócrita. Las cosas que fui probando ahora quiero hacerlas ahora conmigo.

¿Es un vicio de productor?
Por ahí, sí. Yo escucho el disco terminado y siento cierto orgullo. Digo “esto me representa a mí como músico”, y este disco en particular me representa a mí como productor tremendamente. El otro día en una nota alguien me dijo “yo siento que este disco es tu cima como productor”, y yo realmente lo siento así.

Es grande el abanico de influencias que se pueden encontrar escuchando Valle de Muñecas. ¿Hay algún estilo o género que prime?
Son muchas influencias que hacen una pasta, y ese sonido es nuestro. No estamos haciendo una propuesta que sea increíblemente novedosa, pero tampoco tenemos una referencia clara. Llega un momento, después de tantos años, en el que las influencias se diluyen y queda el sonido de la banda, el sonido Valle de Muñecas, que sí, tiene elementos el pop, del rock clásico, del punk, del noise, del indie.

Vienen tocando algunos temas del disco nuevo en vivo, pero en La Trastienda lo van a tocar entero por primera vez.
Sí, y vamos a tocar temas de los otros discos. Va a ser un show largo para el estándar nuestro. La Trastienda es un escenario en el que ya tocamos y que nos gusta. Tiene toda la carga de que hayamos visto un montón de shows que nos encantaron ahí desde abajo, y bueno, el día que nos toca a nosotros, es una gloria.

Recibiste, junto con Santaolalla, Cachorro López, Tweety González y la dupla Toth-Guyot, el Konex 2015 a la trayectoria en la producción artística. ¿Qué sentiste y qué buscas transmitir cuando producís artistas tan distintos como Pez, Coiffeur o Blues Motel?
Para mí fue un orgullo. Los cuatro tienen una trayectoria impresionante; produjeron discos que llegaron a un montón de lugares del mundo y que vendieron millones. Siento que represento a un montón de grupos con los que trabajé y a una generación de productores que está en el mismo lugar que yo. Busco hacer discos que me gusten, tanto escucharlos como el proceso de trabajo. Trato de iluminar lo bueno de los artistas, manteniendo siempre la idea de que sea un disco suyo.

¿Planean algo para los 20 años del primer disco de Menos Que Cero?
Por el momento no hay ganas de juntar la banda. Me parece que los proyectos se terminan y por algo, aunque las canciones me siguen representando. En este show vamos a hacer dos canciones súper representativas de MQC. En lo que queda del año vamos a estar trabajando en la reedición de material de MQC y en alguna cosita nueva de Valle de Muñecas.

¿Cómo ves la escena?
Hay una linda cantidad de bandas que me interesan, que están haciendo muy buenos discos, como El Mató, Atrás Hay Truenos, Mi Pequeña Muerte, Valentín y los Volcanes, Bestia Bebé. Ir a recitales me parece lo más lindo del mundo. Me cruzo con personas que me dicen “cada vez que voy a un show, estás vos”. Pienso que están pasando un montón de cosas; yo voy y las busco.

Además del 8 de abril en La Trastienda, Valle de Muñecas se va a presentar el sábado 16 en Plataforma Lavardén, Rosario, y el viernes 22 en C Est LaVie, La Plata.