"Qué facil fue" es el primer single del año para la artista quien recientemente abrió su canal de Twitch y se acerca al millón de seguidores en Instagram

Luego de abrir el show de Camilo en el Movistar Arena en diciembre pasado, Valen Madanes comenzó 2022 con la presentación de un nuevo single y videoclip “Qué fácil fue“. “Hice esta canción pensando en alguien en particular. Lo único que surgió en el momento fue el estribillo, donde dejé que el beat me llevara a donde quería ir”, comenta la artista.

El videoclip de este nuevo trabajo fue dirigido por La Polaca Praznik y se desarrolla en la habitación de un hotel (que luego fue protagonista de un sorteo de San Valentín a través de la cuenta oficial de Instagram de la artista). Ésta es la tercera vez que Valen incursiona dentro del mundo del reaggaetón luego de “Delincuente” y “Sola”, de 2019 y 2021 respectivamente. “Delincuente” y “Tonterías” las lancé de forma independiente y cuando todavía vivía con mis papás. Hoy puedo decir que tengo un gran equipo de trabajo detrás y puedo compartir mis logros y trayectoria con ellos y con el público que me ve a través de Twitch, YouTube y las demás redes”, afirma.

Actualmente, la artista presente en Dale Play se encuentra cerca del millón de seguidores en Instagram y también comenzó a crear contenido en Twitch, donde se acerca a los 10 mil seguidores y afirma sentirse “más natural que nunca”.

La primera vez que hablamos fue con el lanzamiento de “Tonterías”, ¿qué tiempos, verdad?

La verdad que sí, igual lo que cambió fue la cantidad de horas que estoy en el estudio y cuánto tiempo le dedico a querer mostrar cuánto hay de mí en los videos y las canciones. Después sigo siendo la misma, hablándole un poco a la misma persona… La pandemia me sirvió para hacer música pero como fue un año estático, los vínculos siguieron igual.

¿Sentís que hoy es una obligación ir al estudio?

Me lo tomo como ir al colegio o a la universidad. Cuando terminé el secundario pensé qué quería estudiar y se me venían a la cabeza materias como actuación, producción audiovisual o algo que se relacione con el arte en general. Para mí, ir al estudio es eso, estar con los compañeros que uno quiere estar y en el ámbito que uno quiere estar. Estoy todos los días ahí pero no siento presión, si voy es porque realmente lo disfruto. Cuando estoy en casa también escribo mucho o por lo menos intento tener conceptos para poder ir al estudio con una buena base.

Esta nueva canción salió de una forma particular igualmente, el beat fue antes que la letra. El beat me fue inspirando y el estribillo salió súper natural, terminamos el tema en tres, cuatro horas… Cuando terminamos de grabar le dije a Facu, mi productor, “esto ya está para salir”, cuando generalmente tardamos algunos días o semanas en darle los detalles a lo que creamos ese día.

¿Cómo mantenés el contacto con tu público?

Es muy difícil seguir el ritmo que tenía antes en cuanto a hablar con ellos o estar conectada en redes, pero por suerte sé que van a estar ahí para apoyarme. La manera que encontré hoy en día es abrir un canal de Twitch y eso me ayuda muchísimo. Si bien no es el mismo público que tengo en Instagram, lo que tiene es que me gusta mucho mostrarme de una manera más real y transparente. Se genera algo en los streams que hace que uno pierda la vergüenza.

Estás cerca de volver al millón de seguidores en Instagram, ¿te importa esa cifra?

Tenía ese número hace un tiempo. Me costó adaptarme al cambio porque pasé de subir covers tres veces por semana a dedicarme a mi música, querer aprender y seguir mostrando… Me costó porque a veces uno quiere controlar todo sin ceder nada. Me di cuenta que no puedo hacer las dos cosas porque no podría volcarme 100% a mi música al estar destinando energía a otro trabajo. Hoy puedo decir que estoy en la época más real hasta el momento, donde escribo mis canciones, puedo componer lo que me gusta y lanzar el sonido que elijo. Esta nueva etapa me hace feliz, estoy haciendo lo que me gusta hacer realmente.

¿Esta canción la escribiste pensando en alguien en particular?

El estribillo surgió en el momento, y el comienzo y la intro sí fue pensando en una persona y un contexto. Todas las canciones que escribo, por el momento, me encontraron en el lugar justo y pude reflejar donde estaba en cada tiempo. Todo lo que dice la canción es como me siento ahora.