El sábado por la noche la banda cerró el ciclo de su último álbum con un show caliente y presentó varios temas nuevos.

Alrededor de diez personas sostenían a Bárbara Recanati, que gritaba y sonreía con los brazos en alto, mientras su cuerpo se trasladaba sobre el público con saltos bruscos. Veinte segundos atrás, la cantante de Utopians empezaba a interpretar su propia versión de Estallando Desde El Océano —tema de Sumo—, parada contra las vallas que separaban al público del escenario. Parece que Recanati sintió que era demasiada distancia y decidió hacerla desaparecer. Así, se tiró de cabeza con la energía y felicidad con la que uno salta a una pileta en el primer día de verano, solo que en vez de agua se encontró con un colchón de manos que la atajaron y que después de pasearla y tocarla un rato, la devolvieron a sus compañeros para terminar la canción y ponerle fin a su presentación.

Una hora antes, el grupo salió al escenario con Algo Mejor —el primer track de Vándalo—, acompañados por un proyector que mostraba imágenes psicodélicas viradas al rojo de una casa prendida fuego y un águila. Sin palabra de por medio siguieron Nada Bueno y Trastornados, en donde los fans arrojaron una bandera al escenario que Recanati usó para taparse como un poncho. Al final del tema, llegaron las primeras palabras para explicar por qué una mujer rubia ocupaba el lugar de Larry Fus, el baterista de la banda. “Larry está con tendinitis, por eso tenemos a Silvana que más o menos se sabe los temas”, bromeó Recanati en referencia a la baterista Silvana Colagiovanni.

En la mitad de la lista de temas, cuando sonaba Con Nada, una chica que tenía puesta una remera negra de Nirvana saltó las vallas y subió al escenario. Luego de abrazar a Recanati y de saludar al resto de la banda, tomó el micrófono y se puso a cantar con ella. Esta imagen volvió a repetirse en el final del show, pero con cuatro personas más que la imitaron.

El anuncio de las canciones nuevas —lo más esperado por sus seguidores—, llegó después de Fue Por Vos y Desde Lejos. Estamos preparando el próximo disco y vamos a hacer algunos temas que todavía no sabemos si van a entrar o no, pero por lo menos quedan en YouTube si alguien los graba , dijo Recanati antes de que los acordes de Ningún Lugar,  suenen por primera vez en vivo. Más tarde, Tan Solos, Todo Lo Que Tengo y El Orden se agregaron a los estrenos. 

El cuarteto integrado por Barbara Recanati (voz y guitarra), Gustavo Fiocchi (guitarra), Mario Romero (bajo) y Silvana Colagiovanni (batería), en reemplazo de Larry Fus, tuvo un sonido ajustado que es reflejo de sus más de diez años juntos. El carisma del particular tono de voz de Recanati funcionó como un imán que captó la atención de todos los que estaban presentes en Palermo Club, sumado a la guitarra cruda y certera de Fiocchi, y el groove de Romero que sostuvo a la banda junto con Colagiovanni, quien hizo un gran trabajo tras los parches. La mejor arma de Utopians es su vivo, y ya dejaron en claro que no tienen problema en usarla, ya sea contra 20 mil personas como teloneros de Muse, o frente a 200 en un lugar chico. Sus balas tienen cargadores para rato.

Fotos: Fer García