Hablamos con el bajista y guitarrista Doug McCombs antes de que el grupo regrese a Buenos Aires después de cinco años, para presentar The Catastrophist.

A más de veinticinco años de su formación, Tortoise sigue siendo paradójicamente uno de los grupos instrumentales que más tiene para decir. Herederos de Slint y padrinos del post rock, The Catastrophist es su primer LP en siete años  y vienen a presentarlo a Araoz Live el 24 de noviembre, en lo que será la tercera visita del grupo al país. El álbum incluye dos canciones con cantantes invitados y está conformado en gran parte por reescrituras de composiciones encargadas por la Ciudad de Chicago en 2010. Doug McCombs, bajista y guitarrista, responde algunas preguntas sobre la grabación del disco y la actualidad de su país.

A lo largo de su carrera, Tortoise tuvo muchas iniciativas: algunos discos, bandas sonoras y hasta música por encargo. ¿Cómo encaran compositivamente cada uno de estos proyectos?

Doug McCombs: Evaluamos cada situación y después intentamos encontrar la manera de hacer algo que nos resulte interesante. Siempre tratamos de hacer que la música sea lo más atrayente posible y que nos resulte un desafío. A veces las distintas oportunidades nos permiten intentar cosas que todavía no tuvimos oportunidad de hacer.

¿Y cuáles fueron los desafíos que presentó este nuevo disco del que la mitad surgió a partir de composiciones encargadas por la Ciudad Chicago?

DMC: A esa mitad tuvimos que transformarla en algo más cercano al sonido de Tortoise. Reescribimos y agregamos algunas partes para grabar las canciones. Los discos de Tortoise siempre son una mezcla de ideas, y vemos qué funciona y qué no.

Si bien la banda es definida como instrumental, hicieron grabaciones con Bonnie Prince Billy. Además, The Catastrophist cuenta con el cover de Rock On de David Essex, en el que canta Todd Rittman de U.S. Maple, y con una versión de Yonder Blue, en la que participa Georgia Hubley de Yo La Tengo. ¿Cómo resuelven las interpretaciones en vivo?

DMC: Rock On no la hacemos en vivo a menos que Todd se encuentre en el mismo lugar que nosotros, como sucedió en algunos conciertos en Chicago. Yonder Blue cuenta con una versión instrumental, lo que nos permite hacer una versión diferente sin la letra.

Siendo un grupo conformado por multiinstrumentistas,  ¿cómo deciden qué instrumento toca cada integrante? ¿Es algo que se define previamente o sucede de manera orgánica?

DMC: Es algo que sucede naturalmente. Básicamente cuando nos encontramos en el proceso de grabación, cualquiera puede tocar lo que sea. Tratamos muchas ideas diferentes, pero cuando llega el momento de saber cómo tocar los temas para el vivo, buscamos la manera más práctica posible. Todos en la banda podemos tocar muchos instrumentos, eso no es un problema. Es una cuestión de practicidad, de ver qué toma más sentido.

¿Qué estuviste escuchando durante la grabación y durante la gira europea?

DMC: Siempre estamos escuchando mucha música diferente. El disco tomó mucho tiempo en ser realizado, como unos cinco años. En ese tiempo creo que lo que más escuché fue ZZ Top y distintos tipos de música instrumental, desde soundtracks hasta muchísimos grupos de música surf. Creo que tuvo algún impacto en lo que hicimos como banda, pero hay muchas otras cosas que atravesaron el disco.

¿Cosas de la vida diaria, por ejemplo?

DMC: Sí, cosas que nos inspiran. Yo estuve viendo a muchos comediantes.

¿Como quiénes?

DMC: Todd Barry y Louis C.K son los primeros que me vienen a la mente.

Es imposible dejar de lado la actualidad de tu país. ¿Cómo te sentís respecto a las elecciones?

DMC: Confundido y desilusionado. No sé muy bien lo que va a pasar, no tuve tiempo de pensar demasiado sobre eso todavía.

¿Creés que queda algún elemento contestatario o de protesta en el rock en la actualidad?

DMC: Vamos a empezar a ver más rock contestatario a partir de ahora. Creo que hay gente explorando radicalismo desde el rock, pero sería interesante que surja algo nuevo. En el rock, y en la música en general, siempre hay una búsqueda constante; a veces sucede de manera gradual y de pronto te das cuenta de que hay todo un nuevo movimiento alrededor que puede ser reconocido. Por ahí eso es lo que termina sucediendo.

Siendo una banda instrumental, debe ser difícil transmitir una declaración política. Su split con el grupo anarquista The Ex podría considerarse como una manera de expresar su postura política. ¿Se plantean esto?

DMC: Nunca tuvimos la decisión de ser una banda instrumental, fue algo que sucedió accidentalmente. El mensaje de parte nuestro surge de manera más sutil, no hay una declaración política explícita, pero está en algún lugar de lo que hacemos porque es música que surge de las personas que somos, y somos personas con opiniones. En nuestros shows, nuestro público y la gente que hablamos entienden de alguna manera lo que pasa con nuestra música.

¿En que consistirá el recital en Argentina?

DMC: Vamos a tocar mucho material del disco nuevo y temas de toda nuestra carrera. De todas formas tenemos diferentes sets que vamos rotando para no aburrirnos.

Las entradas se consiguen vía Ticketek.