Sufrió un ataque cardíaco que lo dejó con muerte cerebral. Horas más tarde, decidieron desconectarlo.

Tom Petty falleció luego de sufrir un paro cardíaco. Su mánager Tony Dimitriades dijo que sufrió el paro en su hogar de Malibú, temprano por la mañana, y murió a las 8:40 p.m. después ser transportado al centro médico UCLA, en Los Ángeles.

Más temprano ese día, las autoridades informaron que respondieron a una casa en Malibú a eso de las 10:52 a.m. por un hombre que había sufrido un ataque al corazón. Los paramédicos fueron capaces de recuperar el pulso, pero Petty se encontraba en estado crítico.

“En nombre de la familia de Tom Petty estamos devastados al anunciar la prematura muerte de nuestro padre, esposo, hermano, líder y amigo Tom Petty”, dijo el mánager en un comunicado. “Murió en paz, rodeado de familia, compañeros de banda y amigos.” Tom Petty & The Heartbreakers había finalizado su gira por el 40° Aniversario en el Hollywood Bowl la semana pasada.

Petty nació en Gainesville, Florida, el 20 de octubre de 1950. A pesar de su personalidad amable y tranquila, tuvo una infancia difícil, viviendo en la pobreza, con un padre alcohólico y abusivo y una madre que vivía con constante miedo a su marido. Pero un encuentro con Elvis Presley en los 50 lo atrajo al rock and roll, y a los 17, inspirado por los Beatles y The Byrds, Petty abandonó la secundaria para tocar música rockera con su banda, Mudcrutch. Después de la separación, Petty y varios de los miembros formaron Tom Petty and the Heartbreakers, que lo catapultó a la primera fila de la música rock por los próximos 40 años. (Mudcrutch se volvió a reunir en 2007 y lanzaron dos álbumes de estudio, el homónimo de 2008, y 2 de 2016, su último trabajo de estudio).

El álbum debut de Tom Petty and the Heartbreakers salió en 1976, y aunque eventualmente llegaría a Disco de Oro y produciría dos clásicos de rock en la radio –Breakdown American Girl– el álbum (y esos singles) no fueron hits al principio (Breakdown llegaría al Nº 40 en el Billboard Hot 100 después de ser relanzado). El siguiente álbum de 1978, You’re Gonna Get It!, tuvo mejor recepción comercial, pero fue con el tercer lanzamiento de la banda, Damn the Torpedoes!, de 1979, que Petty logró romper las barreras hacia el éxito masivo. Ese álbum, que llegó a ser Nº 2 y triple Platino, produjo dos hits top 20 con Refugee y Don’t Do Me Like That.

Mientras que el new wave y el synth-pop cobraron popularidad en los 80, Petty se mantuvo en su estilo rockero sin adornos, y aun así, apelando a una audiencia de fans jóvenes. Le siguieron álbumes platinos, giras masivas y singles que llegaron a ser hits (incluyendo el dueto con Stevie Nicks, Stop Draggin’ My Heart Around, que llegó al Nº 3), y empezó a ramificarse creativamente de los Heartbreakers mientras la década llegaba a su fin.

Después de unirse a George Harrison, Bob Dylan, Roy Orbinson y Jeff Lynne en el supergrupo-para-acabar-con-supergrupos Traveling Wilburys –cuyo debut de 1988 llegó al Nº 3 en el Billboard 200– Petty continuó trabajando con Lynne en su debut solista, Full Moon Fever, de 1989. Este resultaría ser su lanzamiento más taquillero después de Damn the Torpedoes! una década antes, y llegaría a ser cinco veces platino, Nº 3 en el Billboard 200, y produciría su canción más reconocida: la ineludible Free Fallin’, un hit Nº 7 en el Hot 100. En tan solo dos años, Petty le siguió a su exitoso LP solista con otro álbum de Traveling Wilburys como también un nuevo álbum de los Heartbreakers. Sin aflojar el paso en las siguientes tres décadas, Petty continuó lanzando álbumes, ya sea con Heartbreakers, solo o con Mudcrutch.

No somos una banda punk, y tampoco folk rock, jazz rock, o cualquiera de esa mierda. Solo rock, y no le ponemos ningún otro nombre. Seríamos estúpidos si lo hiciéramos”, le dijo a Rolling Stone en los 70, acerca de su estilo, el cual –a pesar de su talento para escribir canciones ingeniosas– se mantendría constante a lo largo de su carrera.

Un firme defensor por el control propio de los artistas sobre sus carreras, Petty no temía hablar en contra de la industria de la música, aunque era mucho más tolerante cuando trataba sobre otros creadores. “Realmente dudo que haya habido alguna intención negativa acá”, dijo en 2006 cuando se le preguntó sobre las similitudes encontradas entre la canción Dani California, de Red Hot Chili Peppers, y su hit, Mary Jane’s Last Dance. “Y muchas canciones de rock and roll suenan similares. Preguntale a Chuck Berry… no creo mucho en juicios. Creo que hay suficientes juicios ridículos en este país sin contar la gente peleándose por canciones populares”.

A pesar de pasar una vida en la primera fila del rock, Petty no logró tener un álbum Nº 1 hasta Hypnotic Eye, en 2014. Hablando con Billboard alrededor de la época en que fue lanzada, Petty dijo: “Lo único bueno de ponerse viejo es que te volvés más inteligente para evitar problemas innecesarios. Sabés en qué vale la pena gastar tu tiempo y en qué no. Si hubiese sabido eso a los 20, mi vida hubiera sido mucho más fácil, pero hace faltar vivir todas estas cosas para poder descubrir cómo salir del bosque”.