La princesa argentina del pop deja atrás a Violetta para convertirse en una artista a escala global. Pero no hay rebeldía a lo Miley Cyrus, sino apego a valores familiares, un trabajo incansable detrás del escenario y una maquinaria recolectora de fans. “Siento que soy distinta a la mayoría de las chicas de mi edad”.