A los 20 años es el único artista con cuatro puestos número uno en la historia del Billboard Argentina Hot 100

“Además De Mí” en el remix de Rusherking, María Becerra, Lit Killah, Duki & Khea, “No Me Conocen” de Bandido con Duki y Rei, “Entre Nosotros” nuevamente con Lit Killah y “Salimo De Noche” junto a Trueno hicieron que conozca la cima en varias ocasiones. Reconocido por su versatilidad, reconoce que es uno de sus pilares a la hora de componer y crear canciones. Así, el artista de Monte Grande, Provincia de Buenos Aires, no se limita a un estilo en particular: “De ahora en adelante, no me quiero encasillar. No quiero que la gente diga “Tiago es esto”, sino que digan que soy un artista completo que puede hacer lo que quiera”.

Por Santiago Torres, Julián Mastrángelo y Josefina Armendáriz

Cómo algunos de sus amigos y otros artistas de la escena argentina, Tiago Uriel Pacheco comenzó en el mundo de las plazas y el freestyle desde el 2015 cuando tenía 15 años.  En las batallas logró ser campeón Nacional de BDM 2017, subcampeón internacional de ACDP y participó en las más reconocidas competencias de freestyle, como God Level, Nike Battle Force, Las Vegas, Cultura Rap, El Halabalusa, Anfree27, Supremacía y Gold Battle. Su presencia en El Quinto Escalón impulsó en paralelo su lanzamiento como cantante: “La primera canción que saqué la subí a los 15, coincidió con el Quinto y tuvo 50.000 reproducciones en 2017 que era un montón.” 

Luego llegó la presentación de “Finde”, track que formó parte de las Damommiosession, una serie de Live Sessions a cargo del productor Andrés Damommio en donde ya desplegó sus letras cargadas de vivencias y experiencias personales. Fue la antesala de “Sola”, una canción dedicada a su madre que sirvió para su despegue definitivo y que fue utilizada para concientizar sobre violencia familiar y de género. Sus rimas confesionales llamaron la atención de comunicadores como Marcelo Longobardi quién lo entrevistó mano a mano en su ciclo para CNN en Español. Además se convirtió en el primer artista latinoamericano en ser convocado para la campaña de Spotify “Only You”. Bajo su propio lema “La plaza me llama” participó de un documental sobre sí mismo.

A eso le sumó distintas acciones con fines sociales como ser jurado junto a Bhavi en el concurso Rap Digital de UNICEF en el que invita a todos los jóvenes del país a rapear hablando sobre ciberbullying, el grooming, la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento y el cuidado de la huella digital o junto a UNICEF en #AmigoDateCuenta, con el objetivo de promover una reflexión entre los varones sobre su rol en la prevención de la violencia hacia niñas y mujeres a partir de la construcción de un modelo de masculinidades no violentas y responsables.

“Cuando se lanzó, estuvo dos semanas con menos de 30 mil visitas, no explotó al momento. Más allá de esas reproducciones, que igualmente estaba muy contento por ellas, fue un antes y un después porque pude sacarme algo de adentro que tenía guardado hace años”, afirma. 

Esta primera versión del single fue presentada originalmente el 19 de noviembre de 2019 y a día de hoy cuenta con más de 4.9 millones de reproducciones en su canal de YouTube. Sin embargo, no sería hasta mediados del 2020 cuando esa canción lograría el reconocimiento que tiene hoy en día. Tiago fue invitado a participar en nuestro Festival Online Argentina En La Casa y decidió formar parte del mismo con una versión acústica de esta canción a cargo de Neuen en sus “NEUEN Live Session”. Ese videoclip cuenta hasta el momento con más de 73 millones de reproducciones únicamente en YouTube y se ha convertido en uno de los tracks más escuchados del 2020 en las distintas plataformas digitales. 

Su color de voz, afinación y versatilidad a la hora de componer se potenció en la primera canción de la que formó parte junto a otro artista: “Cerca de Ti”, con Rusherking -quien forma parte importante de la carrera e incluso de la vida de Tiago durante estos años-. Gracias a esto, y de manera orgánica, como define Sebastián Carlomagno CEO de Move Concerts para Latinoamérica se convirtió en el primer artista en español que Phil Rodriguez, reconocido Power Player y mentor del Rock In Rio decidió desarrollar de esta nueva camada de artistas que renuevan la escena. “Phil está muy entusiasmado con Tiago y pensamos que hoy no hay límites para creer que puede llegar a ser un artista importante a nivel global”. 


Todos hablan de un crecimiento meteórico, pero estás en la música desde hace más de cinco años..

Sí, le venimos dando duro y parejo hace un par de añitos ya, pero creo que este año subió al máximo. Pasan cosas todo el tiempo y te tenés que ir acostumbrando a todo eso. Mi vida cambió un montón y el nivel de trabajo no bajó, de hecho aumentó.

¿Cuán importante es el freestyle en tu carrera?

Yo era un espectador de El Quinto Escalón. Me hice parte, pero no me sentía tan parte, era el nuevito. En 2017 estaba cerca del final y era masivo, estaba muy bueno, pero ya no me sentía tan clave. Se valoraba más el pibe que salía de la plaza que del Quinto escenario. No me fue tan bien, llegué a una semifinal contra MKS, a un cuartos de final contra Nacho. Siendo de Monte Grande fue el primer respiro, el primer relajo de decir “wow la gente me está empezando a conocer”. 

¿Ya hacías canciones?

Sí, hago temas desde los 15. Hoy en día están todos bajados, no me gustan, pero la primera canción que saqué la subí a los 15, coincidió con el Quinto y tuvo 50.000 reproducciones en 2017 que era un montón.

¿Sentís qué Argentina está ahora más cerca del mundo?

Creo que Argentina debe tener el movimiento con más unión de todos los que hay. Siempre hay competencia, hay buenos exponentes afuera pero no los ves unidos o tirando para el mismo lado, compartiendo público. En algunos lugares sigue la mentalidad que había con el rock de Soda Estéreo contra Los Redondos. Ahora compartimos público, nos quieren ir a ver las mismas personas. Al estar todo el tiempo compartiendo con gente amiga que pasa cosas así es zarpado. Cuando a Mari la llamó J Balvin nos quedamos asombrados, pero también nos dio una pista de que estaban poniendo el ojo acá y que somos gran parte de eso. También pasa a ser una responsabilidad y cada vez va desapareciendo el techo que nos ponemos de que no podemos llegar a tal cosa porque están poniendo el ojo acá.

J Balvin para María Becerra, LIT Killah dijo Daddy Yankee… ¿Quién sería para vos?

Daddy Yankee y Bad Bunny. A DY lo vi hace poquito en Puerto Rico en el estudio. No lo quise molestar, lo vi en acción, grabando para su disco. Eran tres estudios, yo iba al del fondo, cuando paso por el de él estaba DY grabando. Fui y me hice el boludo preguntando dónde está el baño para pasar de nuevo y lo vi ahí de productor ejecutivo. El chabón tiene 45 años y es un ejemplo. Ejemplo de artista trabajador, creo que es mi ejemplo a seguir. 

¿Puede ser que tu generación valore más la constancia, el trabajo y la disciplina? 

Pasa que cambiaron las cosas en el país. Hoy en día vas a Miami, pegás un tema y ya estás manejando una Ferrari, tenés tu casita. Acá en Argentina, cuesta más con cómo está el país, entonces tenemos más hambre. Por eso no existe mucho el personaje de cadenas, que esto que lo otro, somos tercer mundo. Cuando uno va allá vé lo tercer mundo que somos, pero está bueno porque al final te da más hambre, no solo por nosotros, sino por el país también. Hace poco hablábamos con el Duko en Miami y él me decía “imaginate el día de mañana, que la escena argentina crezca tanto que hayan 70 artistas millonarios, viviendo en Estados Unidos y que entre todos mandemos plata para que se levante el pueblo. Flasheamos esa porque cada vez está más complicado salir, cada vez hay menos recursos. 


¿Cómo haces para no perder ese hambre?

Yo mantengo los pies en la tierra. Sigo estando con la misma gente con la que empecé antes de que me pasara todo. Todos mis amigos son artistas y veo el hambre en ellos, quizá no tienen la puerta abierta. Trato de ayudarlos, pero quizá a veces voy y veo realidades diferentes a la mía – quizá la mía hace un año – y vuelvo y veo la responsabilidad que tengo en mi cabeza. Y cómo tengo que valorar todo lo que me pasa. Veo cómo lo viven otras personas que hacen lo mismo que yo, pero desde otra perspectiva. Siento que mis amigos son ese motor, vivo con los pibes, son mis hermanos, pero están en otra situación, tienen los suyo, están trabajando, de gira. De repente ver el otro lado, a los artistas que están peleando y tienen hambre me mantiene el sentimiento vivo.

Además sos el más chico…

Sí, soy el más chico, pero no hay tanta diferencia. Nos cuidamos entre nosotros, las actitudes, es más persona. Somos amigos por fuera de la música. Podemos hablar de lo que sea y nos ayuda a crecer. También nos pasan tantas cosas que la cabeza deja de estar en un “ritmo normal”, maduramos, dejamos de lado cosas, priorizamos el trabajo. Hay que salir del país a corta edad a trabajar. Nos re ayudamos con eso y estamos todos apuntando hacia el mismo lado. 

¿Creés que esa cofradía y forma de trabajar juntos se hereda de Puerto Rico?

Me di cuenta de que en Puerto Rico hasta los artistas grandes necesitan de la calle. Es una islita, 3 millones de personas. Más allá de los pocos habitantes, Bad Bunny tiene que hacer un tema con Lugar la L para sonar en la calle, porque si no sonás en la calle, por más que seas Bad Bunny, no te respetan. Eso acá no es tan así, podés ser super mainstream y un personaje y si a la gente le gusta tu tema te va a ir a ver y bancar. Allá la calle tiene un peso más grande, está más involucrada en la música. Allá la música es lo más grande que tienen. Bad Bunny, DY, Ricky Martin. La música es su orgullo. Acá también está Messi, Maradona, se dividen los públicos. Allá centralizado en la música. A su vez, acá no hay un artista que realmente te impulse mundialmente si comparte un tema. Allá viene DY, Bad Bunny o Balvin, te hacen un remix y pasás a Estados Unidos. Porque en Estados Unidos hoy en día lo que sale de Puerto Rico entrá más rápido por sus grandes exponentes. En su momento estaba Paulo, pero era una escena chiquita, 10 caras. 

Tampoco hay un artista de 45 años como Daddy Yankee…

Me di cuenta de la diferencia, allá arrancó hace 20 años, acá hace 5. Se nota la diferencia en el negocio, en cómo se manejan. Creo que no estamos yendo mal por la situación del país, pero allá hay más facilidades. Hay menos artistas, todos se mueven en la misma rama, acá hay variedad, somos millones, hay diversidad de géneros. Cuando Bad Bunny sacó YHLQMDLG con temas de rock y la gente dijo que era un genio por hacer algo distinto, y en verdad es rock. Y acá el rock es más común…

En diciembre de 2020 llegaría la versión original de lo que hoy se conoce como el “himno de la nueva generación de artistas argentinos”, “Además De Mí”. Esa primera versión fue lanzada en el canal de YouTube de Rusherking y cuenta a día de hoy con cerca de 30 millones de reproducciones. Luego, ya comenzado el 2021, ambos artistas convocaron a María Becerra, Khea, Duki y LIT Killah en su versión remix, a día de la fecha con más de 218 millones de visualizaciones.

Ese lanzamiento fue el primero de Tiago en llegar a lo más alto del Billboard Argentina Hot 100, marcando también el crecimiento tanto personal como de la nueva escena nacional. El track mantuvo el primer lugar por más de cinco semanas, un récord tanto para Tiago como para todos los integrantes de esta nueva versión por aquel entonces. 

Ya continuado este 2021, el cantante de 20 años ha demostrado que “Sola” y sus demás éxitos de este año no llegaron de casualidad. Él mismo afirma haber invertido mucho tiempo y dedicación en formarse como artista completo y también da las gracias a su equipo de trabajo, con los que afirma “no sería lo mismo sin ellos”. “Hoy en día el equipo es el otro 50% del artista. El artista se encarga de cantar y realizar su performance, pero hay todo un equipo atrás que hace que llegue ahí”.

En cuanto a performances se refiere, formó parte de múltiples proyectos online durante el tiempo de cuarentena, siendo el Festival Suena en Tik Tok el más reciente de ellos. En esta ocasión, interpretó “Flow De Barrio”, “Sola”, “Cerca de Ti” y “Házmelo” acompañado de una banda que da pie a sus shows en vivo y con público, que todavía no cuentan con fecha. “Tik Tok, fue mi mejor show sin duda, si hubiera habido gente no paraba de saltar seguro, la energía se siente y se transmite”, completa. 

Además de los lanzamientos, colaboraciones y presentaciones en vivo centradas en la música, Tiago se desarrolla como artista 360°. Su papel protagónico en la película “Cato” del director y guionista Peta Rivero y Hornos auspicia un futuro actoral. Para este film, no solamente recurrió a la actuación, sino que también creó su banda sonora, en la que destaca el single “Loco”, una balada donde se lo puede ver en sintonía con “Sola”, reflexivo, introspectivo y sentimental. 

¿Cuánto después de que se publicó “Sola” notaste que hubo un antes y un después?

Apenas salió esa canción fue un antes y un después en mi vida. Cuando se lanzó, estuvo dos semanas con menos de 30 mil visitas, no explotó al momento. Más allá de esas reproducciones, que igualmente estaba muy contento por ellas, fue un antes y un después porque pude sacarme algo de adentro que tenía guardado hace años. Cuando es orgánico es cuando más se valora. Después de un tiempo me di cuenta lo que ese tema pudo haber generado en la sociedad, de mujeres que se guardan sentimientos o situaciones como las que cuento, pero realmente lo hice para mí y para mi mamá. 

¿Cómo se hace para no estar resentido con la situación?

La vida pasa. Uno tiene que empezar a soltar para madurar. Me di cuenta que había una espina que tenía clavada… Tenía pesadillas… Llegó un momento en el que dije “ya está, mi vieja está bien, estoy cumpliendo el sueño con la música… Ya está”. Yo perdoné a mi viejo, se lo dije y me sentí más ligero. 

¿Nunca tuviste el miedo de caer en la mala?

Mi vieja siempre me mantuvo tranquilo, igual no soy una persona agresiva ni nada por el estilo. En el fondo sé que si haces cosas malas, vuelve, y si haces cosas buenas también vuelven.  

¿Tenes miedo que te encasillen como trappero?

Justamente ese concepto lo flashee para mi disco. En “Házmelo” subo una puerta con la misma campera, en “Entre Nosotros” salgo en otra con la misma campera, después entro en otra puerta, quién sabe en el próximo. Está bueno jugar con los mundos, no encasillarse en el mismo molde: te aburrís vos, te quedás sin recursos, la gente se aburre porque escucha siempre lo mismo y no evolucionás. De ahora en adelante, no me quiero encasillar. No quiero que la gente diga “Tiago es esto”, sino que digan que soy un artista completo que puede hacer lo que quiera. Dicen que el que mucho abarca poco aprieta, pero no está de más probarlo. Es como cerrarse al trap y no probar el reggaeton. Tengo amigos que hacen trap y están pegados y no quieren probar el reggaeton, después me mandan un reggaeton y la rompen. Al pepe encasillarse.

¿Es verdad que Justin Bieber es uno de tus principales referentes?

Es uno de los pilares que hacen a Tiago como artista. Siento que es un artista completo en todo sentido: toca todos los instrumentos, baila, canta, hace todo bien. Siempre lo faneé mucho, lo fui a ver a los 11 años y bailaba y lo admiraba mucho. Pensaba en ser artista y ser como él, romperla y llenar estadios. Él me dio el empujón a ser un artista que se tire más por lo mainstream, hacer esos temas lindos que no podés dejar de cantar. Por otro lado, tenía más a EMINEM, más underground y un Daddy Yankee que era la mezcla perfecta entre mainstream y underground. 

¿Te interesaría componer para otros?

Sí, me gustaría. Lo practiqué con varios artistas. Mi hermana tiene 14 años y le compuse un tema, es una bestia cantando. Me divierte también, igual yo escribo todos mis temas.

¿Permitís qué otros escriban para vos?

No me cierro a eso ni a palos. De hecho, vivo con FMK, el compositor más grande en el género urbano y es increíble. Lo ha ayudado a Duki, a Rusher, a Lit, a mí. Es una bestia, es de los mejores que hay acá, sin duda. Al principio me pasaba lo mismo con no escribir las letras, después me di cuenta que está bueno que haya ideas frescas, que no sea solo lo que vos hacés, que venga otro con otro criterio y estilo está bueno. Como buen compositor, tengo que meterme en tu estilo, aportando algo nuevo, pero sabiendo que tenés que cantarlo vos. Eso hace FMK muy bien.

Hay letras tuyas de desamor, ¿ya viviste tantas experiencias de pareja?

Soy una persona bastante emocional. No me gusta mucho estar solo, la soltería. Me gusta estar en pareja y esa data. Desde los 15 estuve de novio, a los 17 me separé y volví a estar de novio. Casi que desde los 15 hasta los 20 estuve de novio. Obviamente cuando uno es chico no entiende mucho las cosas de la pareja, pero intenté retratarlo de una forma más madura como lo veo hoy. No tengo las mil y una, pero son cosas reales que sentí.

¿Cuál es tu visión sobre el underground?

Es que a mí me gusta también lo under. Que no haga algo under no significa que no me guste, me gusta lo experimental, los artistas no tan conocidos. Eso me quedó del freestyle también. Hace poco nos fuimos con Rusher a una plaza a competir, ya teníamos “Además de Mí” (remix) y bajamos con la gente, cagándonos de risa. Al fin y al cabo, nosotros salimos de ahí, salimos del underground. Tampoco me da verguenza decir que hago música mainstream, tampoco tengo porqué discutir por qué hago o no música mainstream, porque es la realidad. Si alguien me lo dice de una forma insultante, bien ahí, yo sé que hago mainstream. Respeto a todos los gustos musicales y también me gusta eso, hace poco fuimos con FMK a un festival en Saldías y tocaron un montón de artistas under que la gente no conoce tanto, pero lo recontra disfrutamos.

¿Cómo imaginás un show tuyo?

Recién arranca mi carrera, pero me queda un montón por delante, mucho por aprender: a tocar instrumentos, cantar, tocar la guitarra, bailar. Quiero dar un show para que la gente quede ida. Hoy lo estoy complementando con mis músicos, voy y hago show de banda. En Miami la mayoría toca con pista, bailarines y todo, pero la banda da otro color.

¿Sí o sí hay que mezclar la pista con el vivo?

Hay muchos músicos que logran adaptar las canciones con banda y queda muy bien. Es imposible replicar los high hats que da el Big One con unos platillos pero sí es verdad que la música tocada transmite más, incluso me dan más ganas de cantarlo. Me pasó con el festival en Tik Tok, fue mi mejor show sin duda, si hubiera habido gente no paraba de saltar seguro, la energía se siente y se transmite. 

¿Crees que el equipo que acompaña a los artistas es clave en su desarrollo?

Totalmente, el artista se encarga de cantar y realizar su performance, pero hay todo un equipo atrás que hace que llegue ahí. Uno mientras más grande se va haciendo, más son las expectativas y más son las responsabilidades.

¿Cómo te llevás con los nuevos géneros que van saliendo como el Turreo?

Increíble porque en el barrio siempre se escuchó Cumbia. Otra onda quizás pero sí que se sentía como algo de acá. Siento mucho respeto porque esas canciones me encantan. Creo que los pibes lo pudieron fusionar de forma zarpada con reggaetón y algo más urbano. Hay una confusión del público general con la cumbia, RKT o trap que hace que no se den cuenta que en la Argentina están creciendo un montón de movimientos a la par. 

¿Cuál es tu máxima meta?

Creo que no hay que ponerse techo, pero siento que me falta un montón todavía. Recién arranca mi carrera, literal. Pensá que ni di un show mío todavía. Yo me subí a un escenario hace muy poquito, con Mau y Ricky, con Duki en Pilar, me subí con cero fe de que la gente me iba a hacer el aguante y nada que ver. Gritaron, se cantaban los temas, los gritaban. Siento que me queda mucho camino por recorrer y tengo muchas ganas de tocar en vivo, un sueño – como el de todo artista – es llenar un estadio grande, de afuera. Colaborar con artistas con los que uno sueña y piensa que es imposible, pero al fin y al cabo, nada es imposible.