El cuarteto inglés se presentó por primera vez en Argentina.

The Vamps tienen cuatro años de carrera, dos álbumes y gracias a una frescura combinada con una dosis de irreverencia, millones de seguidores en todo el mundo. El sábado por la noche, la banda se presentó en el Luna Park, por primera vez en nuestro país y en el marco de su gira mundial Wake Up Tour 2016. Previamente, los californianos de The Tide, que ellos mismos seleccionaron a través de YouTube, anticiparon lo que sería una noche que nunca bajó su intensidad.

Hay una relación directa entre la histeria teenager y los grupos de jóvenes veinteañeros, más cuando estos tienen acento británico. Es que apenas se apagaron las luces del predio —la señal que la banda estaba por salir a tocar—, los gritos acapararon todo el lugar. Automáticamente, las cámaras de los celulares se alzaron en el aire y así se mantuvieron hasta el final.

Bradley Simpson bautizó a las fans como “sexys latinas” para que estallaran en euforia.

El grupo supo lucirse en el escenario: las luces y el humo intensificaban la seguridad que chicos los chicos mostraron frente al público. El frontman Bradley Simpson (20) llevó el liderazgo del recital con energía y carisma, y bautizó a las fans como “sexys latinas” para que estallaran en euforia.

The Vamps no es una banda donde sus integrantes se resignan a cumplir una sola función. Durante la presentación, hubo lugar para que el baterista Tristan Evans (21) pueda rapear una canción, y para que el guitarrista James McVey (22) y el bajista Connor Ball (20) interpretaran a dúo un tema acústico.  Siempre con un instrumento en mano, el talentoso conjunto británico demostró que lo único que tienen en común con una boyband es el público teen.

El show pasó por distintos estados, sin embargo, la efervescencia de sus fans nunca se apagó. La banda abrió con una serie de sus canciones más enérgicas y siguió con una seguidilla de pequeños covers donde versionaron a Justin Bieber, The Weeknd, Twenty One Pilots e incluso a Carl Douglas, cuando interpretaron su clásico Kunfu Fighting, soundtrack de la película Kung Fu Panda. Tocaron temas tanto de su último disco, Wake Up, como del primer álbum y presentaron también su nuevo single I Found a Girl. Sin embargo, el highlight del show llegó cuando el cantante le lanzó su guitarra por el aire al sonidista y fue a cantar al pasillo entre el campo y el escenario, para estar a la altura de los fanáticos.