Los íconos del punk californiano pisaron fuerte en suelo argentino.

¿Te imaginás ver a The Offspring y Bad Religion juntos? Esta pregunta se la hizo mucha gente durante mucho tiempo. Este hecho, inédito en territorio argentino, ocurrió el 24 de octubre en el mítico Luna Park. Dos íconos del punk californiano arribaron juntos a Buenos Aires permitiéndole a la comunidad punk argentina disfrutar de una reunión que, si bien ya ocurrió en otras latitudes, ha sido algo muy poco común.

A las 21:00 hs, con puntualidad inglesa, ya se podía escuchar “21st Century (Digital Boy)”, con el cual iniciaba el show de Bad Religion. “Gracias Argentina”, fue lo primero que dijo, en español, el profesor Greg Graffin y su gente respondió de inmediato coreando el nombre de la banda. “Gracias pero… Fuck You” fue la respuesta del vocalista, anunciando que el siguiente tema era precisamente ese: “Fuck You”. Durante una hora exacta, la banda de Los Ángeles se paseó por muchos de sus grandes éxitos, como “Anesthesia”, “Generator”, “Infected”, “Los Angeles Is Burning”, “Sinister Rouge” o “American Jesus” aprovechando también de mostrarnos algo de lo nuevo a través de “Chaos From Within”, “Do The Paranoid Style” y “End of History”, de su nuevo disco Age of Unreason, con el cual nos muestran que la protesta no ha terminado y, por el contrario, se actualiza.

No hubo mucho tiempo para las pausas, sin embargo el público se encargó de aprovechar cada silencio para dejar claro, con cánticos, que aquí no había bandas soportes y que aunque The Offspring pueda tener la mayor cantidad de seguidores, es Bad Religion la “más querida” en cuanto al sentido de pertenencia.

A las 22:30 hs se volvieron a apagar las luces y comenzó a sonar el intro que anunciaba el inicio del show de la banda liderada por Dexter Holland. En lo más alto se podía ver al baterista Pete Parada golpear sus tambores al ritmo de “Americana”, dando pie a lo que sería una verdadera fiesta. “All I Want” y “Come Out And Play” continuaron una seguidilla de clásicos vieja escuela que sería interrumpida por el estreno de la noche: “It Won’t Get Better”, tema que vienen tocando en vivo desde el año pasado y formará parte de su esperado próximo disco.

“Se ven más jóvenes y enérgicos que la última vez” comentó un extrovertido Noodles que no paró de bromear y alabar al público argentino. “Ustedes tienen la verdadera pasión, eso es lo que amamos de Buenos Aires”, agregó. “Want You Bad” y “Original Prankster”, fueron los primeros hits de una noche cargada de temas veloces y desenfrenados que generaron intensos pogos, tales como “Genocide”, “Bad Habit” y “Staring At The Sun”.

También hubo tiempo para rendirle homenaje a leyendas como los Ramones tocando “Blitzkrieg Bop” y AC/DC con una versión de “Whole Lotta Rosie”. Para nuestra felicidad, el sonido mejoró un poco durante la presentación de The Offspring, permitiéndonos apreciar la impecable voz del Dr Holland –como lo presentó Noodles– quien a sus 53 años continua cantando como hace 20 y lo demostró principalmente en el siguiente tema, donde a pesar de comenzar cantando una escala más abajo, hizo el remate final en el tono original.

“Gone Away”, fue el momento emotivo de la noche, en el que un piano de cola fue lo único que acompañó al frontman sobre el escenario. La banda se le unió hacia el final del tema, pasando inmediatamente a la fiesta de “Why Don´t You Get A Job,” en donde el público pudo jugar con pelotas de colores que se lanzaron desde el escenario.

“Pretty Fly” y el esperado “The Kids Aren’t Alright” amagaron con ser el final, pero el grupo volvería para interpretar “You’re Gonna Go Far, Kid” y el legendario “Self Esteem”, dándole cierre a una noche histórica para el punk en la que, aunque las bandas no contaron con el mismo tiempo sobre el escenario, el protagonismo estuvo repartido equilibradamente, sobre todo por parte de los fanáticos, que las apoyaron con la misma intensidad. The Offspring y Bad Religion se juntaron, dejaron de lado las odiosas comparaciones y nos mostraron todo lo que podemos lograr cuando nos unimos.