Los californianos lanzaron dos EP en menos de un año y serán parte del día 2 del Lollapalooza Argentina, que se realizará en el Hipódromo de San Isidro el 17 de marzo.

 

No es fácil para una banda mantenerse a la vanguardia, pero si combina actualidad, riesgo, frescura y genuinidad puede lograrlo. O por lo menos esa es la receta que dejó entre líneas Zack Abels, guitarrista de The Neighbourhood, cuando habló con Billboard. Los californianos son parte del line up del Lollapalooza Argentina 2018, que tendrá lugar en marzo en el Hipodrómo de San Isidro. Compartirán cartel el sábado 17 con The Killers, Lana del Rey y Damas Gratis, entre otros.

“Estamos con muchas ganas de ir al sur, será nuestra primera vez allí. No sabemos mucho sobre la Argentina, pero esperamos conocerlos cuando ya estemos en su suelo”, dijo. “En el último tiempo estuvimos tocando mucho en festivales, así que tenemos un show muy aceitado para la ocasión. Presentaremos nuestras últimas canciones, pero también vamos a recorrer nuestra discografía completa”.

Lo que sucedió a Wiped Out (2015), que incluye la canción Daddy Issues, fueron dos EP: Hard −de cinco canciones lanzado en 2017− y To Imagine −presentado a principio de enero, que recopila sus singles Scary Love y Stuck With Me con tres temas más−.  “Es un formato que nos resulta cómodo, cuando uno entra en el estudio quizá tiene muchas canciones pero es dificil encontrar varias que sigan la misma línea; con un EP se lo puede lograr”, explicó.

Ustedes suelen tocar en festivales, y en el último tiempo, la mayoría de los headliners son raperos más que bandas de rock. ¿Cómo se llevan con el hip hop?

−Entiendo que el hip hop sea hoy el género más popular y que más streams acumula… además tiene grandes sonidos. Pero lo veo más como algo circunstancial, como un signo de la época. En los 60 y 70 fue el rock ‘n’ roll, luego vino el hard rock y así… siempre cambió según cada década. Y ahora, hace un tiempo que los raperos son los nuevos rockstars. Pero ya vendrá otro género que llevará la música hacia otra dirección. Hay que mantenerse actualizado y saber rescatar lo que a uno le gusta.

Con el boom de Despacito, ¿ves a la música latina como posible sucesor del hip hop?

−Escuché Despacito, supongo que llegó a los oídos de todo el mundo. Sin embargo, mi relación con la música latina se acerca más a lo que hicieron los cubanos de Buena Vista Social Club.

Ustedes tienen muy buenos números en Spotify. ¿Cómo se llevan con la idea de las estadísticas en la música?

−Que algo se considere exitoso o no por lo que dicen los números no nos agrada mucho. Entendemos que es así como se guía la industria y el mainstream… a nosotros no nos importa mucho. Es una pena igual, le quita parte del alma al hecho de hacer música, se vuelve todo muy analítico. Irónicamente, a nosotros, que nos ha ido bien con los números, nos da un poco de miedo.

¿Dónde vuelven a encontrar genuinidad para componer canciones?

−Primero me gusta mucho escribir canciones; siento que de esa manera puedo decir realmente lo que siento, creo que lo haré siempre. A la hora del sonido, buscamos estar en la vanguardia, saber utilizar a nuestro favor los nuevos elementos que aparecen y nunca dejar de escuchar nuevos artistas.