Luego de su primera visita al país en el marco de Lollapalooza 2018, la banda de california que se autodefine “sin género”, se presentó ayer por primera vez en el Teatro Vorterix con motivo de su gira latinoamericana.

Las puertas abrieron a las 19hs para recibir a las bandas soporte (Nidos y Health) y generar expectativa hasta la llegada del quinteto dos horas después. Con un show sold out, a las 21hs The Neighbourhood irrumpió en escena con la intro ambiental de “How” -track que se desprende de su primer disco- creando un clima etéreo y relajante. Acto seguido, sonó “R.I.P. 2 My Youth” y el lugar estalló en aplausos.

Solo unos pocos minutos de espectáculo bastaron para que las fanáticas comenzaran a salir del campo frente al escenario conmocionadas y sin aire. A pesar de ser un público tranquilo, donde no existe el pogo se vivió un clima intenso. El show continuó con un setlist que logró mezclar a la perfección las diferentes etapas de la banda y los diversos sonidos que exploran sus álbumes.

Como era de esperar, no faltó el micrófono colgado arriba del escenario que usan en todo su tour para que Jesse Rutherford lo tome y se balancee en el aire de un lado al otro. “Cry Baby” fue uno de los momentos más cool de la noche, cuando el cantante luego de estar unos minutos suspendido en el aire, bailó al son de sus beats californianos. A pesar de que se los veía un tanto cansados, dieron una muy buena presentación de casi una hora y media, con un sonido impecable y un setlist pensado para que el público no deje de cantar en ningún momento. Se escucharon tracks como: “Daddy Issues”, “Void”, “Wiped Out” y “Scary Love”, el tema del videoclip protagonizado por Tommy Wiseau del film The Room.

Entre los comentarios de la gente, se pudo escuchar en más de una oportunidad el pedido cuasi-desesperado de algunas personas para que el cantante se saque la remera, algo que es común en todos sus shows pero que esta vez no sucedió. De hecho, estaba vestido con un traje y zapatos, lo que sumó en el mood tranquilo y un tanto menos rockero que tenían esa noche.

Pasadas las 22 hs llegó el momento del hit, “Sweater Weather”, esa canción con más de 300 millones de reproducciones que los hizo saltar a la fama de la noche a la mañana. Como no podía ser de otra forma, en ese momento Vorterix vibró por los gritos y se iluminó con las pantallas de todos los celulares que se levantaron. El final llegó con “Stuck With Me” y sin saludar, se fueron del escenario para no volver.

Ver esta publicación en Instagram

Thenbhd.com/tour

Una publicación compartida de The Neighbourhood (@thenbhd) el