En el marco del Revolución Tour junto a Bush, los estadounidenses revalorizaron el grunge de los 90s con su nuevo frontman Jeff Gutt.

Haciendo honor a la premisa que plantean en el track “Roll me Under”: “Sí, podemos vivir para siempre. Si hay un momento, podemos hacerlo bien”, Stone Temple Pilots pisó suelo argentino con su nuevo frontman, Jeff Gutt. El ex The X Factor leyó el manual completo de “¿Cómo ser el cantante de una banda ya consagrada?”. En cada movimiento, nota que cantó y hasta con su vestimenta rindió tributo a Scott Weiland, el cantante original, sin ser una mera copia exacta. Gutt por dirigió el show con éxito, mostró una nueva cara del grupo y hasta logró hacer que los clásicos se escuchen tan bien como siempre. Los nuevos temas Stone Temple Pilots como Meadow (2018) continúan con su legado alternativo y se alinean a la perfección con la idiosincrasia del grupo.

La noche comenzó con el show de Bush. Los británicos dejaron el escenario tras un épico recorrido por las butacas del teatro de Gavin Rossdale y a las 22hs STP irrumpió en escena con el explosivo “Wicked Garden”. Las dos canciones que siguieron, “Crackerman” y “Vasoline”, tuvieron algunos problemas de sonido que llevaron a una breve pausa pero que no cortaron el ambiente festivo y rockero que se vivía dentro del Opera. El público se emocionó con “Creep” y se quedó sin aliento con “Big Bang Baby”. Los highlights estuvieron puestos en “Plush”, track en el que se lució el registro vocal de Gutt tras cantar a capela, y en “Interstate Love Song”, momento en el que la banda pidió que todos se pongan de pie y acompañen la letra de principio a fin.

El final llegó con “Sex Type Thing” y un coordinado e inevitable movimiento de cabeza de parte de todos los fanáticos. El show no podía terminar sin que suene: “Olé olé olé, Pilots, Pilots”, mientras la legendaria banda se despedía con una abrazo y una sonrisa en la cara. Dean DeLeo, Robert Deleo, Eric Kretz y Jeff Gutt supieron retroceder el tiempo y hacernos revivir los noventas con una lágrima en la mejilla.