El artista se presentará en el Teatro Ópera los días 11 y 12 de diciembre junto a The Colibriquis en un show con música, magia y comedia

Luego de haber transitado una cuarentena a base de contenidos caseros a través de su canal de YouTube como “Radahouse” o “La Carpintería de Rada” – ciclo que afirma haber concluido – Soy Rada llega en este 2021 para cerrar el año junto a The Colibriquis con un doble show en el Teatro Ópera: Revuelto. “En esa mezcla junto el universo de la magia, la comedia y la música con rutinas que nunca antes presenté. Me atrevo a decir que van a ser ese tipo de shows donde la gente va a decir “qué suerte que pude venir”, afirmó.

Junto a la banda, Agustín ya presentó cuatro álbumes de estudio como Capucá y Dada y agradece al público por ir a los shows únicamente musicales “hay gente que no escucha nuestras canciones y después descubre que hago magia o comedia, me alegra que puedan ir conociendo diferentes universos”. En esta ocasión, Revuelto será un show independiente del mundo mágico y cómico del artista, pero los asistentes también podrán disfrutar de cada uno de ellos.

Las entradas para esta doble función ya están disponibles a través de Ticketek.com.ar

¿Sentís que anticipaste lo que pasó con la cuarentena mostrando tu casa en entrevistas previas?

  • Creo que somos muchos los que veníamos haciendo contenido desde las casas. Lo que sí es cierto es que teníamos un pequeño handicap con respecto a quienes no lo habían hecho nunca. Radahouse tuvimos que cambiarlo y ahora justamente se reestrenó la cuarta temporada ya presencial. 

¿Qué podés adelantar de los shows?

  • Será 360, va a pasar de todo. Revuelto es justamente eso, un revuelto del pasado con el presente. En esa mezcla junto el universo de la magia, la comedia y la música con rutinas que nunca antes presenté. Me atrevo a decir que van a ser ese tipo de shows donde la gente va a decir “qué suerte que pude venir”.

¿Hay algún referente internacional que ya lo haya hecho antes?

  • No lo sé, sinceramente. Tampoco busco averiguarlo, mi laburo diario es todos los días ser único. No porque hago las cosas que nadie puede hacer, sino porque hago las cosas como me gusta hacerlas. Cuando los artistas buscamos ser únicos, somos irrepetibles.

¿Cómo fue la charla con tu banda previo a este show?

  • Para hacerla simple, la charla fue: Vamos a hacer lo que se nos cante. En ninguna de las actividades que hago me centro en el género o la etiqueta. Cuando escucho música voy cambiando de canciones y géneros constantemente, eso es lo que busca And The Colibriquis. 

¿Cómo describirías el equilibrio entre el humor y la música?

  • Cuando hacía magia me decían que no podía convivir con el humor. Cuando empecé con la música fue exactamente igual, pero la diferencia es que no hago canciones graciosas, sino que hay incluso bastante oscuridad. Lo que sucede es que en el show sí hay mucho espacio para la comedia y otro para la música. Es un proyecto musical serio como cualquier otro.

¿Qué pensás con respecto a la independencia y los contratos con mayors?

  • Soy independiente en todos mis laburos. Las veces que charlé con discográficas para mis proyectos musicales les hice una pregunta que no supieron responder muy bien. En ese momento les agradecí por el tiempo y decidí alejarme. Hoy estamos asociados con 300 que es una flor de productora y tienen una cultura de trabajo parecida a la mía.   

  ¿Qué es lo que te haría falta hoy en día?

  • Que apoyen este proyecto y a la banda. Algo que no le dije todavía a la gente es que esta producción es totalmente independiente del universo que tengo formado con la magia y la comedia. Necesito que me ayuden a que se escuche más porque realmente suena muy bien. 

¿Cómo manejas la agenda?

  • No tengo idea (risas). Tengo un gran equipo de laburo que hace que se acomode, pero suele ser un caos.

¿Cuál es el techo artístico que tiene tu hijo?

  • Habría que preguntarle a Bianca pero ojalá no tenga ninguno. Nadie tendría que tener un techo artístico. A ella le suelo decir “ojalá nunca llegues a ningún lado, porque llegar es sentarse y quedarse quieto”. 

¿Sentís que anticipaste lo que pasó con la cuarentena mostrando tu casa en entrevistas previas?

  • Creo que somos muchos los que veníamos haciendo contenido desde las casas. Lo que sí es cierto es que teníamos un pequeño handicap con respecto a quienes no lo habían hecho nunca. Radahouse tuvimos que cambiarlo y ahora justamente se reestrenó la cuarta temporada ya presencial. 

¿Qué podés adelantar de los shows?

  • Será 360, va a pasar de todo. Revuelto es justamente eso, un revuelto del pasado con el presente. En esa mezcla junto el universo de la magia, la comedia y la música con rutinas que nunca antes presenté. Me atrevo a decir que van a ser ese tipo de shows donde la gente va a decir “qué suerte que pude venir”.

¿Hay algún referente internacional que ya lo haya hecho antes?

  • No lo sé, sinceramente. Tampoco busco averiguarlo, mi laburo diario es todos los días ser único. No porque hago las cosas que nadie puede hacer, sino porque hago las cosas como me gusta hacerlas. Cuando los artistas buscamos ser únicos, somos irrepetibles.

¿Cómo fue la charla con tu banda previo a este show?

  • Para hacerla simple, la charla fue: Vamos a hacer lo que se nos cante. En ninguna de las actividades que hago me centro en el género o la etiqueta. Cuando escucho música voy cambiando de canciones y géneros constantemente, eso es lo que busca And The Colibriquis. 

¿Cómo describirías el equilibrio entre el humor y la música?

  • Cuando hacía magia me decían que no podía convivir con el humor. Cuando empecé con la música fue exactamente igual, pero la diferencia es que no hago canciones graciosas, sino que hay incluso bastante oscuridad. Lo que sucede es que en el show sí hay mucho espacio para la comedia y otro para la música. Es un proyecto musical serio como cualquier otro.

¿Qué pensás con respecto a la independencia y los contratos con mayors?

  • Soy independiente en todos mis laburos. Las veces que charlé con discográficas para mis proyectos musicales les hice una pregunta que no supieron responder muy bien. En ese momento les agradecí por el tiempo y decidí alejarme. Hoy estamos asociados con 300 que es una flor de productora y tienen una cultura de trabajo parecida a la mía.   

  ¿Qué es lo que te haría falta hoy en día?

  • Que apoyen este proyecto y a la banda. Algo que no le dije todavía a la gente es que esta producción es totalmente independiente del universo que tengo formado con la magia y la comedia. Necesito que me ayuden a que se escuche más porque realmente suena muy bien. 

¿Cómo manejas la agenda?

  • No tengo idea (risas). Tengo un gran equipo de laburo que hace que se acomode, pero suele ser un caos.

¿Cuál es el techo artístico que tiene tu hijo?

  • Habría que preguntarle a Bianca pero ojalá no tenga ninguno. Nadie tendría que tener un techo artístico. A ella le suelo decir “ojalá nunca llegues a ningún lado, porque llegar es sentarse y quedarse quieto”.