Ambos colaboraron en “Casualidad”, hoy en día con más de 13 millones de reproducciones en su canal de YouTube y con una versión acústica inédita presentada por la mexicana

Por Santiago Torres y Gustavo Serna

A sus 25 años, la artista mexicana radicada en Los Ángeles, se consolida tanto en lo musical como en lo actoral y asegura: “se vienen más proyectos juntos”. Canciones como “1, 2, 3” o “R.I.P” y sus colaboraciones con Jason Derulo, Rita Ora, Piso 21, Michael Buble, Thalia y Prince Royce, entre otros, han marcado su trayectoria. Por su parte, el cantante puertorriqueño sigue cosechando los frutos de “Calma”, canción que junto a Farruko y Alicia Keys se mantuvo ocho semanas en el puesto número uno del Billboard Argentina Hot 100 entre enero y marzo de 2019.

Ambos colaboraron en “Casualidad”, una composición escrita por Sofía, junto con Jon Leone, Nicole Zignago, Daremola y el mismo Pedro y producida por Thom Bridges, y que ya suma más de 10 millones de visualizaciones en YouTube. Su temática refiere a dos personas que coinciden, sin buscarse, resaltando la importancia de conectarse, viviendo y disfrutando el presente. El video fue filmado en Miami bajo la dirección del director colombiano Gustavo “Gus” Camacho. 

¿Cómo ven el reinicio de los shows en vivo?

Sofía Reyes: Se viene muy bueno. Con Pedro platicabamos como todo empieza a arrancar y estamos emocionados de volver a tener la posibilidad de cantar frente a la gente, de estar en persona y viajar. Siempre digo que es como subirse al tren. Siento que desde que salió “Casualidad” veo una ola gigante de puras cosas buenas. Así que estoy súper emocionada y agradecida, y con muchas ganas de volver a vivir el movimiento.

Pedro, ¿por qué elegiste hacer esta canción con Sofía?

Pedro Capó: Nos conocimos hace unos años en el evento Billboard Latin Music Week en Las Vegas, si no me equivoco, pero no habíamos conectado en una canción. Entonces, no fue hasta “Casualidad” que tuvimos la oportunidad de conocernos un poquito mejor. Yo encantadísimo. Desde que me presentaron la canción, conecté con ella y resonó en mí. Me encanta cuando hablamos de cosas intangibles, de la magia de la vida. Que todo es perfecto en todos los instantes, que no hay casualidades, estamos siempre en la situación correcta en el lugar correcto. Así que sentí esa vibración. En las colaboraciones he tenido la fortuna de trabajar con gente muy linda que admiro y respeto, con las que aprendo mucho y que ojalá les pueda contribuir positivamente. Es bonito cuando se da así: de conexión, de vibrar, de sumarle a la canción. 

¿Desde dónde se eligen los mensajes de las letras?

P.C.: Hay una necesidad de hablar de todo, y de esto también. Qué bueno que podamos plasmar ese tipo de emociones. Creo que todos estamos buscando bienestar especialmente después de un tiempo tan duro, incierto y de tanta introspección, y amenazados por una enfermedad. Eso nos pone en un espacio de vulnerabilidad que nos lleva a buscar esa vibración bonita, y que bueno que se refleja en nuestras expresiones. 

S.R.: Para mí tiene importancia desde dónde hago las cosas, el para qué, y por qué y tal, y creo que lo más importante es que sea honesto, que venga desde el corazón, desde un lugar puro y real. “Casualidad” bien de un lugar así, y ha sido uno de los lanzamientos más importantes y bonitos. Además, he sentido mucho el amor y el apoyo de la gente desde el principio hasta ahora. Conocer y colaborar con Pedro ha sido muy bonito. La canción está inspirada en dos amigas muy cercanas que se atreven y que lo han vivido todo. Es una pareja hermosa. Es muy lindo para mí escucharla y acordarme de ellas y de cómo me ponía en el lugar de una y le cantaba a la otra. 

¿Qué descubrieron mutuamente que no tuvieron con otros artistas con los que ya colaboraron?    

S.R.: Varias cosas: una es cómo sintió la canción como suya y como hemos podido conectar de verdad. El proceso fue muy personal tanto así que el lanzamiento entre amigos y familia en Los Ángeles, Pedro estuvo aquí y eso es muy bonito también. Nunca había vivido un lanzamiento así de bonito y que aparte esté la persona con la que estoy colaborando. Entonces siento que fue una experiencia muy personal y real. 

P.C.: Bueno, en principio Sofía muchas gracias por esas palabras tan bonitas, estoy honradisimo de estar en el proyecto y gracias por hacerme sentir parte de la canción, del lanzamiento y de la familia. 
Sofía tiene una luz particular. Es bueno ver artistas que traen un mensaje muy claro, que se juegan y atreven, y bailan en el arte bonito. Que cargan mensajes necesarios de amor universal absoluto. Además, es talentosísima, un sol. Encantadísimo de trabajar con ella y de aprender también estos diferentes ángulos de la honestidad y emularlo, al final del día creo que eso es lo lindo de las colaboraciones. Siento que voy con más de lo que llegué y eso se lo agradezco.

¿Puede haber otro proyecto juntos?

S.R.: Sí, comenzamos con una idea y luego se fueron transformando; nos quedamos con ideas guardadas y creo que se pueden venir más canciones. Me encantaría, por ejemplo, sentarme en el estudio con Pedro y crear cosas. Lo hemos platicado. Todo eso viene.

Crear desde cero…

S.R.: Tiene una magia muy bonita estar en un espacio y crear algo desde su inicio porque al final es una energía que se genera y es de ese momento. Eso me emociona.

P.C.: Está abierta la posibilidad, siempre. Tuvimos una química muy bonita palpable en la canción y como Sofi hemos estado jugando con ideas, así que veremos cómo podemos hacer para que se traduzca eso. 


Pedro, ¿te importan los números que generan los nuevos lanzamientos después de “Calma” o “Tattoo”?

P.C.: Agradecido de la oportunidad de haber sido parte de ese tipo de historias y recibir el cariño y el apoyo de la gente. Lo uso como referencia de que esas canciones nacieron de un entusiasmo de un momento, soltamos eso y nos movemos con el mismo entusiasmo y honestidad. Creo que perseguir cosas puede llevarnos a tropezar, mejor ser honestos en todo momento creativo. Entonces, lo guardo con mucho cariño, pero siento desapego y tengo la ilusión de nuevos presentes. 

¿Te pasa lo mismo con “1,2,3”, Sofía?

S.R.: Cien por ciento. Al final que lindo poder crear y compartir, y tener un grupo de gente de nuestro lado y que nos dé su apoyo para poder hacer todo eso. Después de “1,2,3” pase una etapa un poco difícil, peleada con la música. No quería escribir y me autosaboteaba por miedo a que no fuera tan bueno como lo anterior, y sentía la presión. Fue un año y medio complicado y en ese proceso aprendí que realmente no importa. Qué pesar y qué estrés vivir todos los días con la presión de que tengo que hacer así. Uno la pasaría muy mal. Entonces, eso, agradecidos: una vez que la sueltas no sabes que va a pasar con la música… ya está. Creo que el éxito es poder crear algo desde el corazón y ahí ya estás del otro lado. 

¿El género urbano tendría que combinarse más con otros ritmos?

P.C.: En primer lugar, siento que debemos estar agradecidísimos por el movimiento urbano, porque han empujado el asunto. Creo que hacía falta mover el sonido de la música latina y lo han logrado, apoyándose, apostándole y son la mayor influencia. Como todos los ritmos puros (salsa, rap, trap) tienen un momento en que están como en una constante, pero ya se han empezado a ver nuevas fusiones, nuevos sonidos que llegan para contribuir al reggaetón y hasta el mismo trap que se ha vuelto la nueva balada. Así que creo que siempre habrá un movimiento, una evolución y es bueno que trabajemos desde esa perspectiva, y que estamos resonando tanto en el mundo ya como latinos.

¿Sofía cómo ves el mundo de los géneros?

S.R.: Me encantan. Me gusta mucho explorar y mezclar un poco de todo y es algo que me motiva a seguir creando.  Lo bueno de la música es que no hay reglas y que puedes meter de todo y eso es algo que trato de hacer todo el tiempo. Para este nuevo álbum le estoy metiendo mucha cumbia, pero de Monterrey, norte de México, y también regional mexicano. Es muy lindo poder fusionar de todos lados. 

¿Cómo ven la vuelta de la clásica formación: guitarra, bajo, batería y cantante?

 P.C.: Lo veo posible. De hecho, lo veo en artistas como Bad Bunny que tienen canciones en las que el rock es una influencia. Como decía Sofía qué interesante es poder tener todos estos lugares para nutrirnos, contribuyendo y buscando nuevas maneras de interpretar sonidos. El rock siempre va a estar por ahí, hay que buscarle.   

S.R.: Me veo rockeando. En mis inicios con la música, en la escuela School of rock empecé tocando la batería. Nuestros maestros eran rockeros duros de Monterrey. Allí estudié unos tres años.  Entonces las canciones que aprendía tenían esa vertiente. Fue una etapa muy divertida. Bueno, mi papá por fuera lo ves como un pancito, pero por dentro tiene un rock y le gusta el sonido fuerte, entonces lo he visto muy de cerca.   

¿Cómo sobreviven los equipos en una época en que no son posibles los shows?

P.C.: A duras penas, en verdad. Es necesario hablar de la importancia de volver a darle vida a una industria que lo necesita. Nosotros podemos seguir a flote por diferentes cosas que hacemos fuera del escenario, pero hay una industria completa de músicos, luminotécnicos, sonidistas, etcétera, que necesitan este espacio para llevar el pan a su casa y para hacer lo que aman.  Igualmente, el público necesita ese espacio de ocio. Ojalá que los teatros empiecen a abrir y poder darle eso a la gente de nuevo.   

S.R.: Pues han sido casi dos años ya, difíciles. Desde nuestro lado hemos buscado la manera de ayudar al equipo. Y no hablo solamente del lado de la música: mi maquilladora, diseñadora de ropa… Tuvimos que buscar la manera de avanzar y trabajamos en proyectos, aunque sea por Zoom. Gracias a Dios, estamos en una etapa en que las cosas ya no son como al principio y siento mucha esperanza en que las cosas vayan poco a poco regresando a la normalidad. Al menos acá en Los Ángeles ya está abierto y puedo ver a toda mi gente. Siempre digo que después de todo esto viene algo mucho mejor. Creo que los conciertos que vendrán serán muy cabrones con una conexión muy fuerte. 

¿Seguirán los shows por streaming?

P.C.: Es una alternativa. Es bueno tener ambas: la celebración en vivo y el espacio para conectarse con la gente como lo hacemos con la comunidad virtual. 

S.R.: Coincido. Muchas cosas cambiaron y vamos a encontrar un balance interesante entre lo nuevo y lo viejo, y creo que será para bien.

¿Pedro seguís componiendo para otros artistas?

P.C.: Sigo componiendo. Es mi terapia, es mi manera de relacionarme con la vida. Así que no pienso tanto si es para mí o para otro, simplemente escribo por ejercicio. Sí he tenido un tiempo de enfoque para el disco, pero me mantengo abierto, las canciones encuentran su rumbo al final del día. 

¿Sofía te ves trabajando con nuevos talentos?

S.R.: Claro sí. De todas maneras, ahorita estoy muy enfocada en mi disco, pero hay bastantes canciones que terminan no siendo para mí y que están ahí, y es importante compartirlas. Y como dice Pedro, que lleguen a donde tienen que llegar. 

Pedro, ¿qué es lo que más te gusta de México?

P.C.: Me encanta México, me gusta todo: la cultura, la gastronomía, la gente… Viví en la Ciudad de México un año y pico, me fascina. Viví en Nueva York también: me gustan las ciudades fuertes. 

¿Y a vos de Puerto Rico Sofía?

S.R.: La gente y la comida es deliciosa. Tengo recuerdos muy bonitos de la gente, es un lugar muy verde y para mí fue “guau, estoy en el cielo”. Te conecta mucho con la naturaleza. Como yo no crecí en la playa siempre que voy a lugares así me recarga de energía. Siento que Puerto Rico tiene mucho poder.       

Pedro, las fiestas de apertura post pandemia en San Juan no te la vas a perder… 

 P.C.: Creo que vamos a estar en Puerto Rico para esos eventos: festivales, la Fiesta de la calle, con mucha ilusión de conectar con mi gente y de regresar al escenario, y tirar la casa por la ventana, como decimos (ríe).

¿Sentís Pedro que le han copiado la fórmula?

P.C.: No ¿De dónde vino la rueda? Además, que privilegio el nuestro de nutrirnos de Jamaica o Panamá de donde comenzaron estos movimientos. La música es para soltarla, compartirla, influenciarnos, celebrarla juntos y que cada cual le ponga sus ingredientes. 

¿Sofía qué pasa en Puerto Rico que es tan pequeña y salen tantos talentos? 

  S.R.: Siento que es una comunidad que se apoya. Una hermandad muy grande y la gente tiene una energía muy bonita. Hay ciertos lugares que uno lo siente y con Puerto Rico lo sentí así. He tenido experiencias muy lindas si bien hace años que no voy, pero iré próximamente.

¿El artista latino está ganado nuevos espacios en Estados Unidos o es solo una percepción?

P.C.: Es una combinación de cosas: estamos creciendo en población en Estados Unidos (también en el mundo entero), nuestra música siempre estuvo al nivel de la anglosajona, y por la manera en que consumimos música a través de las nuevas plataformas todo el mundo tiene acceso. Entonces tenemos un momento especial de exposición que por tener acceso a ello sobresalimos. Nuestra música siempre ha sido linda y es muy bueno que estemos viviendo un momento tan especial. 

S.R.: Pienso lo mismo. El poder de las redes sociales tiene un alto impacto: uno comparte un video y llega al mundo en un instante. Son simplemente diferentes tiempos. 

¿La próxima Bizarrap Session es con vos Pedro?

P.C.: Me encantaría. Es un duro, llevo escuchando su música desde hace un tiempo. Conocí más de él al trabajar con Nicki Jam. Ojalá que se dé. Tiene un sonido súper fresco, mira las cosas desde otra perspectiva. 

¿Y con el uruguayo Cardellino?  

P.C.: Me encanta. Tenemos un amigo en común que nos conecta: Rafa Arcaute. Soy súper fan de su trabajo, me gusta lo que está haciendo. Así que sí, estamos en comunicación y ojalá se me dé que me interesa mucho.