Los británicos, que volvieron a juntarse después de 12 años, pasaron por Buenos Aires despuntando el dream pop y el shoegaze con álbum nuevo bajo el brazo.

Slowdive fue uno de los nombres más importantes del shoegaze. Con más deudas a Cocetau Twins que a My Bloody Valentine, supieron hacerse de su lugar durante los noventa. Este retorno con álbum nuevo los posiciona nuevamente en un lugar privilegiado del pop del nuevo milenio.