Desde su casa en Los Ángeles, la cantante y actriz cuenta sobre su forma de ver la música y de los proyectos en tiempos de cuarentena.

“Soy de fusionar cantidad de géneros, he usado desde el cha cha cha cubano a la champeta colombiana, es decir, gusto de todo. Al momento de producir y componer me encanta fusionar”, dice Sharlene.

Este era un año que venías creciendo muy fuerte ¿Qué vas a hacer en los próximos meses con los lanzamientos y con la falta de shows?

Bueno, gracias a Dios tenemos este tipo de plataformas para estar en contacto con la gente y darle las gracias, sobre todo por todo el apoyo que no han venido dando. No ha sido fácil para ninguno de nosotros, hemos tenido que reinventarnos. Eso no quiere decir que nos vayamos a rendir porque de eso se trata la vida, simplemente agarrar las pelotas curvas que nos lanzan y ver cómo la bateamos.  Hay que seguir de frente y pa´ lante como dice mi canción. Justo había lanzado el álbum antes del inicio de la cuarentena y eso no está nada cool, pero bueno simplemente seguiré haciendo más música.

¿Te sentís embajadora dominicana?

No sé, nunca me he sentido embajadora de nada, de nada, porque es una responsabilidad muy grande. Yo represento a mi país con muchísimo orgullo en donde sea y trato de hacerlo con altura. Pero yo se lo digo a la gente, a mí no me gusta atribuirme títulos, sino mejor que me lo digan ellos. Yo igual voy a seguir haciendo lo mejor que pueda.

En el Cono Sur, especialmente en Argentina, hay un movimiento llamado “Ni una menos” que empoderó muchísimo a las mujeres argentinas. ¿Qué sucede en República Dominicana? ¿Afectó tu carrera?

Bueno sí, me he encontrado con obstáculos, me encontré con trabas, no te voy a decir que no tuve muchas trabas. De hecho fue una de las razones por las que me fui porque sentía que no podía llegar a donde yo quería en mi país. Lamentablemente hay mucho acoso sexual en Dominicana, mucha gente asume que al abrirte una puerta tú les debes algo y no ve solamente tu talento, no lo reconoce y no quiere pagar por tu talento. Esas fueron algunas de las cosas que yo me fui encontrando en el camino. Entonces me dije creo que voy a tener que ir por otro lado para lograr lo que yo quiero lograr. No es que no se pueda lograr en República Dominicana, pero no fue el camino que yo elegí en ese sentido. Independiente de esto, siento que tenemos que seguir la lucha contra el machismo, la lucha contra el maltrato a la mujer. Que se respete a la mujer, que la mujer no es propiedad de absolutamente nadie y que no tienen derecho a agredirlas y mucho menos asesinarlas por sentir que son propiedad de nadie.

¿Tenés tiempo de ver los mensajes de los fans?

Bueno, que lo que estén conectados aquí que respondan como nos llevamos y cómo nos hablamos. Creo que soy bien accesible a toda mi gente que me sigue, para mí es un placer poder estar en contacto y recibir el cariño, y también devolvérselo de la forma que puedo, obviamente. El problema es que son muchos, no siempre puedo responderle a todos. Pero dentro de todo yo trato.