Las hijas de la leyenda del blues habían denunciado al mánager de haber provocado su muerte.

Unos días después de su muerte, las hijas de BB King denunciaron que su padre había sido envenenado por el mánager, LaVerne Toney, ayudado por su asistente personal. Sin embargo, una autopsia reciente reveló que el músico murió a causa de Alzheimer y de otras condiciones físicas desfavorables, por lo cual el juez de Las Vegas encargado del caso no hizo caso a las acusaciones.

El abogado de Toney, Brent Bryson, había calificado la denuncia como difamatoria, y la justicia le acaba de dar la razón.  De esta manera, las investigaciones por la muerte de BB King terminaron. El Rey del blues falleció el pasado 14 de mayo en su casa de Las Vegas, cuando tenía 89 años.