A sus 24 años, el colombiano que agotó un Luna Park y va por su segundo; se codea con artistas como Carlos Vives, Andrés Calamaro y Luis Fonsi; trabaja junto al Papa Francisco; y con un perfil filántropo rompe con el estereotipo de rockstar o estrella pop. Recientemente editó Fantasía, su segundo álbum de estudio. “Vivo todo esto con mucho agradecimiento”, asegura.

A primera vista la figura de Sebastián Yatra presenta una paradoja. Son las diez de la mañana y sentado sobre un sillón de época en una suite del Faena, el cantautor colombiano se asemeja más a Steven Tyler que a Julio Iglesias. Y sin embargo, él se considera un baladista. No por nada, y a pesar del éxito de sus sencillos urbanos y reggetoneros, acaba de editar Fantasía un álbum con doce baladas.

Su vestimenta es de un rockstar. Camisa negra abierta, campera bordó de gamuza, pantalones achupinados y botas negra en punta. Pero si efectivamente es un rockstar, engendra un nuevo tipo de la estereotipada figura. Está algo cansado y mientras conversa mantiene un tono de voz suave y sereno. Su actitud sosegada no significa una resaca por la noche anterior. Todo lo contrario. La cantidad de compromisos laborales del colombiano lo obligan -y él así también lo prefiere- a llevar una vida ordenada y de hábitos sanos. “Por supuesto que me gusta salir de fiesta”, aclara. “Pero si hoy no estás trabajando las 24 horas del día, los siete días de la semana es muy difícil llevar adelante un proyecto musical como el que hacemos con mi equipo”.

En algo más de un mes, Yatra atendió a compromisos de alto calibre en cuatro países diferentes. A finales de febrero estuvo en el festival chileno de Viña del Mar por primera vez con un show propio (en 2018 acompañó a Carlos Vives para hacer su tema en conjunto “Robarte un beso”). Luego, regresó a Colombia por unos días para ultimar detalles de Fantasía, su flamante álbum de estudio que editó el 12 de abril. Enseguida viajó a Roma, se encontró con el Papa Francisco en el Vaticano y le mostró al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica el single que compuso para su fundación Scholas. “Yo nunca esperé conocer al Papa. y mucho menos estar asociado a su fundación y que yo pudiera aportar mi granito de arena a su trabajo, que es compartir amor alrededor del mundo”, cuenta en su paso por Buenos Aires, en vísperas a su primer Luna Park, que se agotó anticipadamente. “Lo que me gusta mucho de Scholas es que es laico, significa que no está asociada directamente a una religión sino que es una fundación que apoya a los jóvenes del mundo sin importar sus creencias. Lo importante es ayudar para que puedan recibir educación, y no solo académica, sino también de valores. Aprender sobre la bondad, la generosidad y el respeto”.


“De hace muchos años siento que mi propósito es un propósito de amor a través de la música, tratar de acercar más a la gente a Dios a través de la música. Pero para mí Dios no es acercar a la gente a la religión, cada cual creé en lo que quiere. Dios está en el respeto, en los buenos modales, en el dar sin estar pensado en recibir, y eso es el bien. Eso es amar.”

Sebastián Yatra.

A pesar de la vestimenta, los hoteles de primera clase, las presentaciones en estadios, festivales y premios, los millones de seguidores en redes sociales, en definitiva, la vida de una verdadera estrella pop; lo primero que uno entiende de Yatra al conversar por uno pocos minutos es su vocación filantrópica. A sus cortos 24 años tiene una total conciencia del lugar que ocupa como artista, del poder de sus canciones y de su influencia entre los más jóvenes. Desde allí, pretende utilizar ese lugar −y efectivamente lo hace− para transmitir un solo mensaje: el del amor.

“Uno vive todo esto con mucho agradecimiento y teniendo claro que es una responsabilidad enorme. Tengo una voz que le habla a la juventud. Los niños apenas se están educando, aprendiendo a conocerse. Aunque son los padres quienes los educan, es inevitable que se aprendan cosas en lo que se encuentra por fuera. Nosotros, que somos los artistas que ellos siguen, tenemos que ayudarlos a ser mejores personas”, reflexiona casi sin respirar.

¿Sentís que sos un elegido por vivir de tu pasión? ¿Qué responsabilidad hay en esto?

-Yo he tenido una vida y una infancia muy feliz. Hubo momentos en los que no lograba tanta felicidad por la ansiedad de saber que sigue y querer más. Pero un día aprendí que la vida toca disfrutarla, vivir aquí en el presente y pude empezar a valorar cada cosa, hasta la más chiquita. De hace muchos años siento que el mío es un propósito de amor a través de la música. Tratar de acercar más a la gente a Dios a través de la música. Pero para mí Dios no es acercar a la gente a la religión, cada cual creé en lo que quiere. Dios está en el respeto, en los buenos modales, en el dar sin estar pensado en recibir, y eso es el bien. Eso es amar.

Tu generación y los que vienen tienen un desarrollo espiritual pero se alejan de los dogmas,  ¿está cambiando la manera de creer?

-Quizá está cambiando, pero creo que desde hace mucho años, desde que el mundo está más conectado que nunca. Pero al final todo llega al mismo lugar, que es el amor. Algunos los ven como Jesucristo, otros como Alá y otros a través de Buda pero cada cual lo hace a su manera. Lo más importante al final del día es como tratan al otro, cómo llevás tu día a día, sin remordimientos en el corazón.

***

Durante el 2019, Yatra llegó a tener siete canciones en el Billboard Argentina Hot 100. Es decir, un 7% de las canciones más escuchadas del país −contemplando featurings− contenía su voz y su talento como compositor. Pero antes de llegar a este prolífico e inmejorable momento, hubo un punto quiebre en la carrera del colombiano que lo trajo a este presente. Fue cuando editó el single “Traicionera” en 2016.

Su primer hit se creó en tan solo 15 minutos en un cuarto de hotel junto a los productores -y responsables de hits como “Despacito”- Andrés Torres y Mauricio Rengifo. “Ellos se querían ir a dormir y yo les dije: ‘Parce, qué dormir… hagamos un reggaetón nomás y si no sale nada nos vamos’. La grabé al día siguiente y la primera sensación que tuve fue: ‘Esto es gigante’”.

Yatra estaba a punto de lanzar su primer single junto a Universal y decidió cambiar al tema que tenía preparado de hace meses por “Traicionera”. “Teníamos todo arreglado con otra canción pero me dí cuenta que este track era el indicado. Ni se la mostramos a mi manager, simplemente le dijimos que tocaba cambiar el sencillo, que mandaríamos este y él dijo: ‘Hágale, creo en ustedes’”. Días más tarde, viajó a Nueva York con sus primos, escuchó el tema entre los gigantes edificios de la gran manzana y pensó: “Esta canción cambiará mi vida”.


“A Tini la aprecio mucho, es una mujer super talentosa y profesional. Viene con una música espectacular, muchos hits de discoteca. Cada vez está creciendo más y más. No hay dudas que su carrera está en constante ascenso.”

Sebastián Yatra

Su gran presente lo empezó a vincular cada vez más fuerte con los premios. En 2019 tuvo su segunda aparición en los Latin Billboard Awards. “El año pasado tuve la oportunidad de cantar junto a David Bisbal en los Latin Billboards pero este año será la primera vez con una presentación mía propia”, adelantaba a principios de abril. Sebastián cantó en vivo  “Un año” junto a Reik. La canción que forma parte de Fantasía alcanzó el puesto Nº4 del Billboard Argentina Hot 100 y Nº12 del Billboard Hot Latin Songs. “El tema cumple con ese propósito de compartir amor con la gente, es una canción de esperanza, de volver a casa. Se la han tomado muy personal los hermanos venezolanos y estoy feliz de acompañarlos con esta canción, saben que tiene mi apoyo para que la libertad regrese a su país”, cuenta sobre el sencillo que supera las 250 millones de reproducciones en YouTube.

Foto: Tute Delacroix.

“Un año” adelantó su intención de hacer un álbum exclusivamente de baladas y revalidó su fama como compositor. Su intención es traer a la balada latina al frente de la escena, que los chart estén dominados por “esas canciones que forjaron las carreras de artistas como Ricky Martin, Luis Fonsi y Luis Miguel”.

Con Fantasía, Yatra dice que busca infiltrar su obra en la vida de las personas: “son demasiadas las canciones de Ricky o Luis que escuchamos y automáticamente nuestras mentes viajan a ese momento. Canciones que se la dedicamos a una novia o nos recuerdan un viaje en familia. ‘Un año’, ‘Cristina’ y ‘Fantasía’ son temas en la que está presente esa búsqueda. Ojalá las pueda cantar con estos grandes de las baladas muy pronto, y ojalá la gente las cante para toda la vida”.

Nombraste a Luis Fonsi y hace poco colaboraste con él y Nicky Jam en “Date la vuelta”, ¿sentís el reconocimiento de tus pares dentro de la industria?

-Uno siente algo muy bonito de parte de los colegas. Lo veo mucho sobre todo con el lado pop. Por ejemplo, Luciano Pereyra cantó conmigo en el Luna Park, también hice una canción hermosa con Noel Schajris de Sin Bandera. Hay muchos artistas que admiro de toda la vida como Carlos Vives o Fonseca que validan mi trabajo. Fonseca me dijo que “Cristina” era su canción favorita del último tiempo. Con Axel tengo una gran relación también. Ahora, también estoy grabando con el maestro Andrés Calamaro para algo que tiene planeado lanzar más adelante. Entonces, que estos artistas -excelentes músicos, compositores y reconocidos mundialmente por su arte- respeten lo que hago, es el mayor honor que me pueden hacer. Me incentiva a dar más todavía, y por eso viene Fantasía un álbum que tiene como protagonista a las historias, las letras. Por supuesto que también la música y la melodía pero creo que una canción que suena brutal no puede no tener una gran historia o letra.

Entonces la balada fue la forma perfecta para condensar esa idea, de canciones con grandes historias y letras.

-Siempre defendí las baladas hasta el final. Comencé mi proyecto con una balada reggae que se llama “El psicólogo” y después para que esto pueda crecer hicimos algo de urbano. Tuve un poco de resistencia al principio pero decidí salirme de esa zona de confort. Fue un desafío y hoy me siento muy cómodo dentro de lo urbano con temas como “Ya no tiene novio” o “Por perro”, que es demasiada franca. Pero no quería perder mi esencia como baladista por eso después de “Traicionera” escribí una canción que se llama “Como mirarte” que, gracias a Dios, le fue muy bien. Después pelee hasta el final para que “No hay nadie más” salga como sencillo. Nadie la quería producir y me tomo tiempo convencer a todo el mundo de lanzarla. Al principio, iba a ser un soft release pero se terminó convirtiendo en una de mis canciones más exitosas. Es la más reproducida de mi canal de YouTube. Ahí fue que me atreví a decir hagamos un álbum solamente de baladas. A todos los sencillos les fue muy bien como “Un año” junto a Reik, “Vuelve” con Beret y “Cristina”, que básicamente es junto a Tini aunque ella no cante, pero es parte de la historia del video. Estoy super agradecido con ella.

“Tengo una voz que le habla a la juventud. Los niños apenas se están educando, aprendiendo a conocerse. Aunque son los padres quienes los educan, es inevitable que se aprendan cosas en lo que se encuentra por fuera. Nosotros que somos los artistas que ellos siguen tenemos que ayudarlos a ser mejores personas.”

Sebastián Yatra

En cierta manera, vos y Tini han crecido profesionalmente juntos. Desde su primera colaboración en “Ya no hay nadie que nos pare” hasta en “Cristina” muestran mucha química juntos, ¿qué nos podés decir su relación?

-A Tini la aprecio mucho, es una mujer super talentosa y profesional. Viene haciendo una música espectacular, muchos hits de discoteca. Cada vez está creciendo más y más. No hay dudas que su carrera está en constante ascenso.

Además de Tini, hay otros artistas argentinos en gran ascenso en la escena urbana latina como son Paulo Londra, Cazzu y Duki, ¿qué sabés ellos?

-Me parece muy vacano que haya un movimiento de música urbana argentina que no solo esté pegando en el país, sino a nivel regional. Además tiene un sello propio, una gran identidad. A todos estos artistas jóvenes les deseo todo el éxito del mundo y que sigan trabajando. Que cuiden su mensaje y sus letras para que sea algo bueno para esta nueva generación que los escucha.

Tu ciudad natal, Medellín, es hace unos años meca de la música latina tanto pop como urbana, ¿por qué la música en español vive este gran presente mundial?

-Yo creo que cuando una canción es buena, es buena. No importa el idioma. En Latinoamérica la mayoría de la gente no habla inglés pero crecimos escuchando a Los Beatles, a los Stones. Yo, por ejemplo, crecí escuchando a Michael Bublé. Hoy en día escuchamos mucho a Ed Sheeran y Bruno Mars porque sus canciones transmiten paz, tranquilidad, alegría. Aunque la gente no entienda la canción, cuando uno la canta está transmitiendo emoción, y eso, es lo que la gente siente. Ahora la ecuación se está dando al revés. Es decir, la música en español está emocionando a nivel mundial. También está muy fuerte lo coreano. Ojalá muy pronto la música en español sea lo normal para escuchar alrededor del mundo y que esto no sea solo un momento. La canción vaya más allá del idioma.

¿Te ves colaborando con grupos como BTS, GOT7, BLACKPINK o Monsta X?

-Muy probablemente.

Te han sucedido muchas cosas que generalmente llevan 10 o 15 años de carrera, ¿cómo te llevas con el éxito?

-El éxito es levantarse por la mañana tranquilo y acostarse por la noche tranquilo. Es seguir haciendo buenas canciones. Reinventarse constantemente como artistas y como persona. Pero el día de mañana uno también piensa en tener una familia, en tener hijos, poder vivir las diferentes etapas y hacerlo con tranquilidad y calma. Creo que vamos bien encaminados.

Tu le cantas mucho al amor, ¿cómo ves al amor en tiempos de Instagram?

-Yo soy un optimista. Obviamente, hoy en día todo es más fugaz, las cosas pasan rápido y uno se quiere muchísimo y al día siguiente ya está con otra persona. Pero es inevitable, en algún momento de tu vida conocerás a una persona con la que habrá un clic distinto, y eso, es algo que va más allá del roce o una cuestión física. Es una conexión muy bonita, que ojalá la gente sepa diferenciar y leer cuando les llegue. Entonces este álbum es un mensaje para los jóvenes de que el amor puede durar pa’ largo. Puede ser para siempre y no necesariamente algo fugaz.