La rapera oriunda de Trelew se presenta el 14 de septiembre por primera vez en el Estadio Atenas de La Plata, con un espectáculo único con puesta visual en el que presentará su álbum más reciente, así como también repasará los discos anteriores.

Luego de lanzar su disco más reciente, Politicalpari, Sara Hebe se aventuró por las Europas, donde brindó aproximadamente 40 shows entre España, Suiza, Suecia, Francia, Italia, Alemania y Portugal. “Fue una gira súper agotadora, de mucho trabajo sin parar y de viajar todo el día. Es como el tercer año que venimos haciendo esta gira monstruosa y esta vez lo sentí bastante en el cuerpo”, dice. Aún así, el 14 de septiembre asumirá un desafío completamente nuevo: será su debut en el Estadio Atenas de La Plata, que por primera vez será anfitrión de una agrupación liderada por una mujer fuera del círculo rockero que acostumbra a recibir.

“En este disco me di la libertad de escribir sin juzgarme e intento hacer eso cada vez que escribo. Es un desafío pensar un poco más antes de escribir, o escribir algo que realmente me guste y no estar pensando tanto para afuera. Simplemente escribo acerca de lo que me conmueve y en este disco escribí algunas cosas que tenían más que ver conmigo y no tanto con cosas que no me pasan a mí o que pasan en la sociedad. Recibí un par de críticas como ‘Sara, mirá todo lo que está pasando y vos diciendo esto’, pero esto también está pasando. Yo quiero trabajar, tener plata, comprarme alguna cosita que me guste. Para mí es muy importante y fui aprendiendo con el tiempo a no juzgarme a mí al escribir y darme la libertad de escribir mis propios textos y de hacer poesía”, reflexiona Sara.  

¿Cómo vivís la barrera del lenguaje cuando tocás en un país no hispanohablante?

-A veces es muy difícil. En territorio español es como tocar acá, aunque hay cosas que no entienden tanto como modismos o cosas propias, pero eso no importa. Para los países en los que hablan otro idioma, para eso está el beat y la música, que también es un lenguaje y también está el cuerpo con el que uno comunica. Ahí trato de comunicarme más bailando. De todas maneras, creo que la gente entiende la intención y les gusta la música, y después por ahí buscará. Mucha gente en Alemania y Suiza saben castellano, pero no es lo mismo. De hecho en Suecia, por ejemplo, que es difícil, es un público frío, por decirlo de alguna manera, pero no mal sino que son tranquilos y están ahí viendo, sin conocerme ni entender lo que digo, obviamente que la reacción y el feedback va a ser otro. Y me pongo un poco nerviosa porque pienso que no me entienden nada, pero quizás la gente está disfrutando y hasta después se interesa y busca una letra que le resuene.

¿En qué se diferencia ‘Politicalpari’ de los demás álbumes?

-Creo que tiene los mismos condimentos de los discos anteriores: hay cumbia, dancehall, reggaetón. Hay un solo tema que es más rockero, que es “Ignatia”. Se diferencia en que, si bien tiene muchos instrumentales de Ramiro Jota, el productor general del disco, en este hay más bases de otros productores. Los discos anteriores tienen mayormente instrumentales de Ramiro. En un nivel musical, este lo veo más bailable, más moderno, electrónico y no tan oscuro. Creo que Colectivo vacío es un disco bastante pesimista, más punky y rockero. Este es un poco más fácil de escuchar, más ameno. Es como si mi energía hubiese bajado, pero no mal, sino que estoy un poco más tranquila.  

¿A qué le adjudicás el cambio de ritmos en este nuevo álbum?

-Yo soy admiradora de la escena local del momento. Me encantan las producciones que están saliendo de todos los jóvenes. Hay cada vez más producciones. Creo que la banda sonora de este momento es el trap y por supuesto que a mí me influye, como influyó todo lo que he escuchado cuando empecé, cuando era piba. Las cosas que escucho ahora también me inspiran y admiro todo lo nuevo que sale. Pero trato de seguir mi ritmo y mi estilo. Jamás voy a poder imitar ni pretendo hacerlo, pero claro que me influye.

¿Sentís que todavía hay obstáculos para las mujeres en la industria?

-Siento que surgió un montón de gente nueva que está produciendo y que el entorno no puede dejar de oír. Creo que por eso también ahora sale una ley de cupos femeninos en los festivales. No es porque se le haya ocurrido a la Legislatura o a los festivales; es porque ya no pueden desoír este reclamo. Somos un montón haciendo cosas y también hay muchas mujeres trabajando en todos los ámbitos. Es una realidad que ya no pueden desestimar. También creo que nosotras estamos entendiendo esto desde lo micro, en nuestro ambiente. Yo, por ejemplo, ahora tengo una bajista de 17 años que toca desde pibita y es una genia, y me ceba tener más pibas en la banda y seguir sumando mujeres a mi equipo. Es importante que esté la ley como también es indispensable una ley de cupo laboral trans, pero el trabajo lo tenemos que hacer también nosotros, es decir, con acción directa. Hay que incluir a nuestros equipos de trabajo a más mujeres trans, chicos trans y mujeres, porque cada vez somos más.

El 14 de septiembre, Sara Hebe desplegará su arte en el Estadio Atenas de La Plata a partir de las 19 horas. Adquirí tus entradas a través del sistema AlPogo.