El track, junto con su vídeo musical oficial, ya están disponibles en todas las plataformas digitales. La producción audiovisual, dirigida por Lucas Emiliani se filmó en Buenos Aires

Luego de haber formado dúo con Duki en “Me Enseñaste Remix” – videoclip que cuenta con más de 3.6 millones de reproducciones en YouTube -, Sael vuelve a escena con la presentación de “AJÁ”, su nuevo single y video. En esta ocasión vuelve a trabajar con el productor Sky Rompiendo y su sello Black Koi Entertainment.

El track, junto con su vídeo musical oficial, ya están disponibles en todas las plataformas digitales. La producción audiovisual, dirigida por Lucas Emiliani se filmó en Buenos Aires y se inspira en la canción, con tonos suaves y cálidos y paletas de colores que crean elescenario para la nostalgia y el anhelo que los protagonistas sienten el uno por el otro. En “Ajá”, Sael interpreta el papel de un hombre sin pretensiones que se enamora de la estrella emergente – interpretada por Lucía Rodríguez -.

¿Cómo surge la relación con Sky?

Un amigo en común me presentó a Sky y por suerte le encantó lo que hacía. Al principio iba a firmar como compositor pero él tuvo la buena vibra de decirme “¿qué es lo que quieres hacer?”. Agradecido que un monstruo como él hable de esa forma de mí y me de su aval.

¿Tenías claro desde el principio que querías ser cantante?

Uno tiene que ser sincero con uno mismo. Al principio quería ser jugador de básquet pero veía que no crecía más y tuve que darme cuenta de la realidad. De ese momento dije “¿qué necesito? Hacer música”, ese era mi segundo sueño. Siento que no me equivoqué, estoy motivado a hacer música a cada rato, hacer videos y conocer más y más gente.

Tu carrera funciona también como puente entre el Cono Sur y el Caribe

En estos años he estado en Colombia, Miami… Haciendo música, componiendo… A veces ni siquiera era para mí. Realmente estoy agradecido con lo que pasa cada vez que voy para allá.

Arriesgado de cierta forma el nombre “AJÁ”

Sí, jugado porque más allá de la onomatopeya del nombre, cambia todo lo que venía haciendo hasta ahora. Había presentado “Me Enseñaste Remix” con Duki e “Insuficiente” con Béele que son reggaetón chill y de repente lanzo esta especie de R&B. Estoy contento porque ha tenido un feedback súper positivo.

¿Las colaboraciones son elección tuya para contrastar voces?

No son una elección mía, te diría que los propios temas me van “hablando” y diciendo qué quedaría bien. El caso de Duki es distinto porque fue él quien me habló para decirme que hagamos un remix.

¿Seguís eligiendo el reggaetón?

Claro que sí, lo llevo tatuado. Además siento que está cambiando, no hace falta tener autos de lujo y mujeres para hacer reggaetón a día de hoy. Existe el que hago yo, que uno lo puede escuchar en el auto, tirado en la cama, en el boliche… Siento que es de todo el mundo y vamos a llevarlo para adelante.

¿Te encargas de toda la producción?

Hago todo yo. Aprendí gracias al señor YouTube e Internet. Soy una persona muy curiosa y empecé haciendo beats en FL Studio con tutoriales. Grabo, produzco y me encargo de todo. Es cierto también que algunas producciones las agarra Sky y las deja 15 veces mejor, pero estoy contento con el trabajo en general.

¿Qué decían tus papás cuando veían que estabas todo el día en la computadora?

Me querían matar al principio. Decían “dejó de entrenar, en la escuela le va mal…”. Mi viejo se dio cuenta que estaba metiéndole dedicación y disciplina y se empezó a interesar por las producciones que hacía. Cuando empecé a hablar con J Balvin, Sky y compañía empezaron a apoyarme mucho más y a día de hoy están igual de contentos que yo.

¿Qué está pasando en San Luis?
Hay muchos pibes que están haciendo lo que les gusta y algunos de ellos me tienen como ejemplo de superación diciendo “si él pudo, yo puedo”. Hay chicos que están haciendo sus propios estudios de grabación… El freestyle creció un montón… El presente que tiene San Luis es increíble.

Elegí un deseo para tratar de visualizarlo

Me gustaría tocar en Lollapalooza y en La Bombonera, que sería un sueño para mí.