Su inicio en la música, su opinión de los nuevos géneros y la alianza con la Cruz Roja para crear la iniciativa solidaria “Mejor vivir sin miedo”, son algunos de los temas que hablamos con la artista nacida en las Islas Canarias.

“Cuando terminé de componer ´Si tu no estás´ dije: “No se puede hacer una canción buena en tan poco tiempo, tiene que ser una porquería”. Me levanté, me duché, desayuné, me lavé los dientes, me senté, agarré la guitarra y la escribí”, cuenta Rosana.

¿En qué te inspiraste para hacer la canción?

Sabés que no proceso las canciones con la cabeza. Y la vida tampoco. Yo me siento y en donde esté agarro la guitarra, el piano, la batería o lo que me dé por componer y sangro lo que escribo. No me pasa por la cabeza, me pasa por el corazón. Yo escribo lo que sale, lo que sale… El otro día alguien decía que cuando la gente está mal ahora hay una cosa con la psicología que viene del carajo, le llaman la escritura automática. Te sientas, escribes y ya. Y yo dije: “Así es como yo compongo”. Yo hago básicamente eso. Me siento, vuelvo, vuelvo, vuelvo. Cuando algo me emociona, lo vuelvo canción y lo comparto. 

Qué pensás de los nuevos músicos, con el furor del trap… ¿Qué sentís que se pierden los que encaran la música sin instrumentos?

El otro día un colega mío decía, ¿sabes qué? Está bueno que hagan música con un dedo. Yo no soy de las que dice: Esto no es, esto es… todo es música. Pero sí creo que los chiquitos más que perdiéndose porque no les interese, se lo están perdiendo por falta de exposición. Sino no se entendería que en medio de todo lo que está pasando salga una película de Queen y todos se pongan a tocar “Bohemian Rhapsody”. Lo que pasa es que hay un desconocimiento y es tarea de todos hacer que ellos conozcan lo que existe. Se ha dirigido mucho la exposición de lo que se premia, etc. No para que algo desaparezca, sino para que todo sume.

Sos pionera y le abriste las puertas a India Martínez, Rozalén… ¿En tu época te sentías un poco sola?

Hombre, en aquel momento había un poco más de soledad y uno se sentía más pirata también. Un pirata buscando la isla del tesoro. Y creo que tampoco fue mi intención en ningún caso querer hacer una historia y trazar un camino. La gente y la música hicieron que se abra esa puerta, dieron paso a que costara menos pasar por ahí. Pero no siento que tenga que ver con un movimiento que generé rompiendo reglas… fue de forma natural.

Muchos cantautores, trovadores…

Sí, pero fíjate qué curioso que no tenemos consideración de por ejemplo Los Rolling, que hacen sus propias canciones, no tenemos consideración. Son rock. ¿Cuál es la diferencia? La última vez que estuve en Argentina me llamó la atención que a una chica le gustaban los Rolling y los Twenty One Pilots… pero claro. Sí los alternativos usan tal ropa, pero los alternativos son de verdad. Me hizo mucha gracia su lectura diciendo que más allá del concepto y del género musical, está la actitud de lo que uno hace y lo lleva a hacer cosas. Creo que haría falta enseñárselo a los críos, si no lo hacemos los estamos perdiendo un poco en el espacio. Porque luego aparece en el mundo Queen y se pone en el medio de la música y el tipo ya está muerto, Elton John. Seguimos celebrando la música como algo grandioso, seguimos celebrando la canción.

¿Cómo fue la definición de tu estilo? ¿Cómo fue tu comienzo?

Cuando presento mi primer álbum en la compañía me dicen “¿Qué es aquello?”. Que yo no tenía un género completo, no tenía un género completo. No era jazz, no era rock, no era blues, no era pop, era alternativa. Y lo fui hasta que vendí millones de copias, luego lo perdí porque vendí mucho. Cuando llegué me decían “¿Qué es?”, ahora sí la gente tiene un bolero, rock, canciones diferentes. Yo siempre hice singles que luego formaban parte de un disco. Igual que no me planteo de qué va una canción, se da una película entera. Para el último disco hice 50 canciones y luego elegí las 12 que salieron.

¿Dónde quedan las restantes? ¿Las lanzarías?

Yo no haría eso porque me parece que estoy engañando a la gente. Compongo lo que me nace ahora es lo que estoy componiendo ahora, pero dentro de tres años y medio hago un disco con lo que me quedó de ahora, estoy fallando a la gente porque no estoy contando lo que siento en ese momento. Todo eso va cambiando, las canciones se quedan ahí. Yo siempre hice singles. Y lo que estaba pasando antes de la pandemia no es novedoso, ya pasaba. En los 90, lado A y lado B. En los 50, todavía era una cosa muchísimo más atrevida y novedosa. La gente salía por los clubes e iban cantando todas las canciones que hacían. Esas que aplaudían más eran las que luego los artistas grababan. Por eso es híper fácil encontrar grandes álbumes en el pasado. Estaban testeados. Todas las canciones ya eran éxito.

Si pudieras cambiar algo del mundo que viene, ¿qué sería?

Si pudiera quitar algo de lo que existe sería la mentira. Por la puerta de la mentira entra la peste. Creo que si en el mundo no hubiera tanta mentira, probablemente saber lo que está pasando en este momento, sabríamos porqué hay lugares donde nunca dejó de haber hambre. Por ahí entra la guerra, entra todo.