El ex Pink Floyd habló sobre su nuevo álbum, el miedo que reina en el mundo, los veteranos de guerra y sobre cuánto tiempo más va a girar.

Roger Waters no está tan seguro de por cuánto tiempo más saldrá de gira, o de si esta gira será la última. Pero hay una cosa de la que el cofundador de Pink Floyd está seguro: si sos veterano de guerra, hay un lugar para vos en sus shows.

Waters, que perdió a su padre en la Segunda Guerra Mundial, tiene un lugar especial en su corazón para aquellos que sirvieron en el ejército. Por eso, en cada presentación tiene un set de entradas separadas para los veteranos.

“Cuando empecé a salir de gira por The Wall, decidí invitar a los veteranos de cada ciudad a la que vamos, y también vamos a hacer eso en esta gira. Reservamos un par de lugares en el auditorio para los que quieran venir”, le dijo Waters a Associated Press.

Tu apoyo a los veteranos esincesante. ¿Por qué?

− Probablemente tenga que ver con mi padre, y con Bob y Lee Woodruff. Los Woodruff tienen una fundación. Bob era un periodista al que le volaron la mitad de la cabeza y sobrevivió. Todos los años organizan un evento que se llama Stand Up For Heroes para juntar plata para los veteranos. Me preguntaron si podía tocar.

Pero no quedó ahí…

− Tenía la idea de hacer una banda integrada por hombres que fueron heridos. Así que me fui al Walter Reed (Centro Médico Militar Nacional), y ahí conocí a un tipo que se llama Arthur Bloom, que tenía un programa de rehabilitación para heridos de guerra. Hicimos una banda y tocamos un par de veces con ellos. Esos hombres se convirtieron en mis hermanos, y con muchos sigo muy apegado hasta el día de hoy. Las conexiones que hicimos a través de la música alentaron mi deseo de saber más sobre ellos.

El álbum parece estar inspirado en los conflictos del mundo actual. ¿Es sobre el miedo?

−Sí, refiere al miedo de que todo está escapándose de nosotros, fuera de control, y nadie es el chico que dice “Pero el emperador no está usando ropa” [en referencia a la fábula danesa El rey desnudo].

Contanos sobre tu gira.

−El show se llama Us And Them; es el título de una de las canciones de Dark Side Of The Moon. El tema es del ‘73 o ‘74, pero sigue siendo pertinente hoy. Las canciones del álbum nuevo tratan esencialmente del dilema que tenemos como seres humanos de si podemos encontrar formas de asistir las necesidades ajenas y al mismo tiempo, tener empatía por otros, incluyendo a los refugiados.

Nunca te intimidó mostrar una postura frente a cuestiones políticas, y se te atacó por tu apoyo al boicot de Israel. Algunos te tildaron de antisemita. 

−No tengo nada en contra de Israel, y no tengo nada en contra del pueblo judío o del judaísmo. Pero estoy muy en contra de que la gente sea subyugada y que no tenga derechos ante la ley, así que hice mi pequeño descargo; pero la gente sugiere que soy antisemita, lo cual no soy, claramente. Me voy a morir defendiendo los derechos de la gente común ante la ley.

¿Hay gira para rato?

−No por mucho más tiempo, probablemente. Incluso, puede que esta sea mi última gira. Si sigue un par de años, quizás considere terminar acá. Veremos. Nunca digas nunca. Trato de mantenerme en forma. De hecho, lo estoy, sino no podría hacerlo.

¿Hay alguna posibilidad de que antes de que te retires, vos y el guitarrista de Pink Floyd David Gilmour hagan un par de shows?

−Creo que es muy improbable.

***

También podés leer: Después de 25 años, Roger Waters presenta su álbum solista