El músico con más de 30 millones de álbumes vendidos y catorce Nº1 en los charts de Billboard regresará a la Argentina después de 30 años para presentarse en el Teatro Ópera.

A tres décadas de su última visita al país, el cantautor estadounidense Richard Marx regresa al país. “No puedo esperar para estar ahí, tengo muchas ganas. La última vez que me presenté allí fue hace 30 años, me acuerdo que el primer show en Buenos Aires y todavía lo recuerdo muy vivamente. Fue como una gran fiesta familiar, quiero que vuelva a suceder de nuevo”, cuenta al teléfono el único artista masculino en la historia en lograr que sus primeros siete singles hayan alcanzado el Top 5 del Billboard Hot 100.

Con más de 30 millones de discos vendidos, presentará un show titulado ‘A Full Night Of Hits. The Concert’, donde hará un recorrido por todos sus grandes éxitos. La cita será el domingo 29 de septiembre a las 21 horas en el Teatro Ópera. Días más tarde ofrecerá un concierto el 2 de octubre en el Centro de Convenciones del City Center de la ciudad de Rosario.

Pasaron 30 años de tu última visita al país, ¿qué es lo que más cambió en la industria de la música en todo este tiempo?

Tantas cosas, me gustaría decir todo. Pero hay algo que no cambió, mi deseo de escribir más canciones. No perdí ese sentido de preguntarme las cosas. Es difícil de explicar para cualquiera que no escriba canciones, especialmente para alguien como yo, que escribe canciones y luego las produce en el estudio. Hay algo en la experiencia de tener una idea en mi cabeza y después trasladarla en algo que el resto pueda entender, que es maravilloso. Es lo que nosotros hacemos, lo sé, pero el hecho que todo arranque como una pequeña idea en mi cabeza es una locura. Eso no cambió. Todavía me siento muy agradecido de poder seguir haciendo canciones, la gente quiere seguir escuchándome. Pero sí, el negocio de la música es irreconocible si lo comparamos con hace 30 años. 

¿Qué se siente llegar tantas veces al Nº1 del Hot 100? ¿Comprendés que no son muchos los artistas que lo logran ni siquiera una vez?

Sí, lo sé. Es una gran pregunta, y lo mejor manera de responderte es diciendote que para la época que logré varios Nº1 estaba pensando más en la siguiente canción que en festejar el logro. Me acuerdo que mi esposa, que en ese momento era mi novia, mientras un álbum mío estaba en el Nº1 en 1999, me dijo ‘¿Qué hiciste para celebrar?’. Y me di cuenta que nada, que solo estaba trabajando en mi gira y el siguiente paso de mi carrera. Ella me dijo que fue una mala elección, y desde ese día me di cuenta que hay que celebrar la rareza de llegar al Nº1. Tuve 14 canciones en el Nº1 de diferentes charts, y hace poco busqué las fechas de cuando cada canción alcanzó esa posición, y hoy en día celebró cada uno de esos días, con alguna buena cena o momento. Los celebró ahora porque no lo hice en su momento. 

Hoy en día se hace música en tablets y hasta celulares. Vos sos un compositor de la vieja escuela, ¿qué pensas sobre el hecho que los chicos puedan hacer música sin la necesidad de tocar instrumentos? 

No lo veo como algo bueno o malo. Es un signo de los tiempos. Hay un gran valor en saber tocar un instrumento, yo no soy un gran guitarrista o pianista pero me encanta tocarlos, soy un fanático. Puedo tocar una canción de The Eagles en cualquier reunión, y eso es hermoso. Eso es también lo que me llevó a ser un compositor, el saber tocar instrumentos. Yo no necesito una computadora o un secuenciador para lograr algo. La tecnología es muy buena pero no la sustituyas por un instrumento. Hace las dos cosas. Este nuevo álbum que voy a sacar tiene canciones que fueron creadas como son hoy en día. Todo fue más fácil, no tuve que llamar a mis músicos para enseñarles la canción y grabarla. Hoy en una hora, con un buen productor, tienes la canción que suena en tu cabeza. 

Después de tantos años de carrera, ¿cómo hacés para no convertirte en un tributo a ti mismo?

Hay tres cosas que trato de hacer como artista y performer, este último siendo mi trabajo principal. Primero, en cualquier país que esté tocó casi todos hits porque los amó, yo las creé, estoy agradecido de poder seguir tocando esas canciones y les pongo mucha energía para que suenen frescas. Segundo, mezcló esas grandes canciones con canciones nuevas para mostrarles que sigo escribiendo canciones. Y tercero, entre cada canción soy lo más real y alegre que puedo con la audiencia para que se sienta parte de todo. Pagar un ticket es caro y necesito que la gente se lleve la mejor experiencia posible.

Sos parte del soundtrack de la vida de muchas personas, ¿para quién escribes las canciones?

Todas las canciones las escribo para mí, no busco que sean declaraciones universales. Pero a lo largo de mi carrera me dí cuenta que cuanto más personales son mis canciones más universales se vuelven. Todos empatizan con mis historias sobre desamores, corazones rotos o enamoramientos. Yo escribo sobre eso en mi propia forma y según mis vivencias pero, justamente, eso logra la identificación con la gente. Me pasa a mí con otros artistas, y siempre sucederá. Hay canciones de este nuevo álbum muy personales, que entiendo que se volverán personales para otras personas.

Las entradas para su show se pueden adquirir por sistema Ticketek.