A fines de julio, el artista lanzó su álbum debut. Un mensaje de tolerancia en siete canciones que evidencian la diversidad con sonidos del rock, tango, cumbia, reggae y más estilos.

Para el 2020, REYDEL – Nico Reydel – tenía previsto lanzar su primer disco, presentarlo, dar su primer show en el Lollapalooza Argentina, tocar en un festival en Córdoba y más eventos que la pandemia interrumpió. Sin embargo, logró contemplar la espera con optimismo: “Soy muy confiado de que todo pasa en su debido momento y que no hay mal que por bien no venga”.

Luego de presentarse en el Festival Online #ArgentinaEnLaCasa con una versión inédita de su single “Multicolor”, Reydel lanzó su primer álbum de estudio: HUMANISMO. El trabajo está compuesto por siete canciones entre las que se encuentran “RARO”, “TAN TAN”, “HOLA” y “XXL”, entre otras. Además, el lanzamiento del álbum estuvo acompañado de la presentación del videoclip del single homónimo, actualmente con más de 120 mil reproducciones en su canal de YouTube.

¿Cómo estás?, ¿dónde estás viviendo estos días? 

Bien, acá en casa con toda mi familia. Abajo es un desastre, somos como cinco, seis. Además tenemos muchos animales, tengo cuatro perros que adopté en la calle. Somos una manada acá adentro.

¿Qué se siente lanzar tu primer disco en días como estos?

Es rarísimo, se dio vuelta todo. Tenía programado otra cosa, dimos marcha atrás con la cuarentena. Nos empezamos a acostumbrar, se empezó a estirar. Así que sentí que era hora de sacarlo, ya estaba terminado. Además aplica a cada momento, tampoco era una canción para perrear y valía la pena esperar a los boliches. Me pareció que estaba bueno, que tenía un mensaje que podía hacer feliz a la gente. Y bueno, es un momento rarísimo, pero acá estoy. 

Al principio de la cuarentena estaba ansioso, pensaba todo el tiempo que tenía que estar escribiendo, componiendo. Pero me permití que no sea así, quizás es tiempo de frenar, tirarme, descansar de todo lo que vengo trabajando. Después al mes, mes y medio de cuarentena empezó a aflorar algo. Hay que permitirse esos tiempos también. Así que sentí que estaba listo para sacar el álbum.

¿Cómo fue tu primer contacto con la música, con el arte?

A los cinco años en el living de mi casa, flasheando videoclips… Entendí que había algo por ahí que me llenaba cuando flasheaba estadio con un desodorante y las sillas del living tipo público. Desde muy chico tengo una conciencia de lo artístico, del trabajar para otro, del querer comunicar algo, del expresar. Lo fui encontrando en distintos dispositivos, en distintas plataformas. 

Empecé actuando, estudié, entrené como por 10, 12 años actuación. Trabajé muchísimo de eso, gracias a dios. Gracias al universo, a la disciplina… Después me encontré haciendo una serie para chicos que se estrenó ahora en Netflix y cantando cosas que me daban para cantar. Diciendo cosas que el personaje decía, y ahí me involucré con la música ya más profesionalmente. Grabé videoclips del personaje, grabé en estudio el tema y ahí pensé: “Qué lindo sería hacer esto, pero diciendo lo que tengo que decir, con música e instrumentos, ritmos que yo quisiera.” y ahí encaminé este proyecto, me aboqué a la música y generé mi proyecto musical. Dejé un poco en stand by la actuación. Estuve dos años produciendo este disco que fue saliendo con distintos lanzamientos individuales, cada uno con videoclip, todo producido por mí. 

Tenés un gran porcentaje de videoclips y venís de la actuación, le ponés mucha garra a lo audiovisual, ¿no? 

Sabés que no sé si es lo que les pasa a todos, a todas, pero a mí primero se me aparece la imagen de la canción. Como un título y lo visual, después capáz no se hace el videoclip así, pero me es muy inspirador lo visual para después generar lo comunicacional, lo textual, la composición de la música y la letra. Lo que más me apasiona es ensamblar todo, para mi la comunicación es un todo.

Me cuesta mucho encasillarse…

Amo que te pase eso, si te pasa está bien lo que yo quiero decir. Rompamos etiquetas, hay como una cultura muy de bueno qué sos: ¿artista?, cantás, actuás, dirigís, ¿qué haces? Y no, para mi uno va pasando por etapas, puede ir haciendo de todo si lo hace con disciplina y ganas, poniendo todo de sí. El álbum es un poco eso, cada canción es de un género distinto, está desde “XXL” que tiene tango con cumbia, “HOLA” que es un reggae, “HUMANISMO” que es un rock. Creo que sí hay una base pop, porque toda esta mezcla hace a una cultura medio pop y una imagen recontra popera, pero me voy permitiendo hacer también lo que me gusta escuchar.

¿Cuál es el mensaje que lleva el disco?

El disco habla de la tolerancia. Por el otro, por la otra, por les otres. De aceptar que cada uno puede tener pensamientos diferentes, realidades distintas, culturas distintas, educaciones distintas, religiones distintas, físicos distintos, género distintos, todo eso no tiene porqué generar una violencia en un otro. Para mí la clave es la aceptación o no del otro con respeto. Yo me puedo sentar con una amiga de una manera y me puedo sentar con otra de otra manera y está genial que entendamos que podemos dar nuestro mensaje para interpelar al otro, para persuadirlo porque pensamos de una manera. Pero no por eso agredir al otro. 

Ese es el mensaje de HUMANISMO, respetarnos como seres humanos, humanas, humanes. No hablo con “E”, no me acostumbro, pero justo en este caso tan diverso hay que aplicarlo. Es la aceptación del otro, la no agresión. Ni siquiera aceptación, porque puedo no aceptar lo que otro piensa, pero por lo menos que no haya una agresión porque piense distinto. Esa es la clave de HUMANISMO. No es “abracémonos entre todos”, no quiero romantizar la idea.

¿Sos optimista?, ¿creés en tu influencia como artista?

Siempre digo, no quiero ser ejemplo de nada. Hago muchas cosas mal, muchas cosas bien. Intento dar un mensaje que para mí es positivo que es lo que sentí con HUMANISMO. Quizá de acá para el futuro venga un disco mucho más “Natti boom boom perreamos sin mucho mensaje”. Pero necesité hacer este proceso para que me conozcan un poco y entiendan lo que a mí me ocupa. Eso no implica que vaya a ser de aquí en más siempre esto. 

Con respecto a si siento un cambio o no, yo no me considero ejemplo de nada, pero si a alguien le despierta algo lo que yo digo, genial. Sí en mi familia, veo en las generaciones más grandes el cambio. Mi abuelo, por ejemplo, teniendo un nieto como yo se le abre muchísimo la cabeza y está bueno que tanto él como mi hermanito de cuatro años aprendan cómo somos las nuevas generaciones, cómo pensamos o cómo estaría bueno que pensemos, eso ya me deja contento. Pero mi objetivo no es cambiar mentes, incluso el trabajo es un poco egoísta porque yo digo lo que a mí me hace bien decir y sacar para afuera. Hay mucho de mi experiencia, las cosas que pasé de chico, que hacen que hoy esté acá necesitando de alguna manera decir esto.  

¿Cómo te tomaste el cambio de planes por el contexto?

Al principio de la cuarentena me puse muy triste porque se vio truncado el lanzamiento de mi disco, en el que trabajé dos años. Postergado el Lollapalooza, un festival que tenía en Córdoba, presentar mi disco en los escenarios. Fue muy duro, pero después hablando con amigos, familia, vi que estamos todos en la misma. Uno no puede tomárselo personal, casi que todos los países del mundo están igual. 

En ese sentido sí me pongo un poco optimista y digo “Ya llegará el momento”, soy muy confiado de que todo pasa en su debido momento y de que de seguro no voy a estar igual parado en un escenario como era en marzo o cuando se dé, porque estamos en constante evolución, formación – tomo clases, estudio, leo, observo – pero no hay mal que por bien no venga. También soy medio partidario de que tenemos que intentar no pasar por la mierda para madurar, para mí no es necesario aprender a los cachetazos, estaría genial que vayamos creciendo de manera pacífica y armoniosa, pero bueno, la vida es imprevista. 

¿Qué sigue?, ¿cómo mirás el futuro?

Estoy con muchas ganas de presentar este álbum en vivo, ya sucederá, pero face to face. Ansioso de subirme al escenario, con mi banda, con los bailarines, que estábamos preparando un show espectacular con todo lo que podíamos poner sobre la parrilla y creo que va a venir un tiempo de cuidarnos, distinto a cómo nos cuidábamos antes, con esas condiciones de cuidarnos vamos a poder seguir haciendo. 

Creo que el ser humano nunca se va a detener, al menos yo no voy a parar de hacer. No me voy a detener, voy a seguir adelante, ya estoy componiendo tres canciones nuevas. Dos que son colaboraciones, una individual mía, con muchas ganas de sacarlas a la luz. Mis amigos me dicen “Nicolás en qué momento parás, estás sacando un álbum y estás pensando en lo que viene”; pero yo soy muy del hacer, tengo el motor en marcha y me hace feliz, vivo para hacer. Entonces ahí estoy, muy contento preparando lo que viene. Que lo único que tape la boca sean los barbijos, después digamos todo lo que necesitemos y queremos.