El desarrollo, la promoción y la preservación de la música fueron centrales en su vida profesional, que también incluyó la intersección con el cine y la televisión.

Uno de los más grandes ejecutivos de la industria discográfica argentina, Mario Kaminsky, falleció días atrás en Buenos Aires a los 88 años de edad.
Desandando su extensa carrera se destaca que en 1959 fundó el sello discográfico Microfón Argentina. Fue en la dirección de esta disquera que se hizo evidente su talento como ecléctico creador de estilos, lo que cambió el panorama de la música latina con grabaciones de artistas Atahualpa Yupanqui, los grupos folclóricos Los Chalchaleros y Los Fronterizos, y las estrellas de rock Charly García y Luis Alberto Spinetta. “El catálogo de rock nacional que armamos creo lo cimientos del género que luego atravesaría la cultura joven argentina hasta la actualidad. Tuvimos discos como Artaud, que es para muchos periodistas el mejor álbum de rock nacional de la historia. En ese momento lo llamábamos música alternativa”, le contó a Billboard Mario Kaminsky cuando lo entrevistamos con motivo del galardón que recibió en 2019: el Premio del Consejo Directivo de los Latin Grammy.
Tras enormes esfuerzos e igual éxito, Microfón y Mario pasaron a ser considerados el destino y el padre del rock en español. Microfón vendió su catálogo a Sony en 1995, y Kaminsky siguió explorando vías creativas. De 1997 a 2000, fue presidente de la sucursal argentina de Fonovisa Records. También desempeñó un papel prominente en la radio, televisión, publicación musical y producción de cine.
“Si tuvieses que enmarcar un recuerdo, ¿cuál sería?”, le preguntamos en aquel momento. Respondió: “El año 1977 entero. Vos me preguntarás ‘¿por qué?’. Fue una década prodigiosa, nunca hubo tantos fenómenos cantando en español alrededor del mundo, de México, España y toda América Latina. Fue un año único para Microfón, teníamos fábrica propia, estudio propio y una organización de ventas maravillosa, al punto tal que una cadena de casas de música muy grande que había en esos años (Centro Cultural del Disco) nos entregó una distinción por la cual de los 264 días del año, fuimos Nº1 en ventas”.
Su fallecimiento tuvo una gran repercusión en la industria. Así lo recordó Gabriel Abaroa, presidente de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación, Latin Grammy: “Don Mario es un ejemplo de lo que se requiere hoy en día en el mundo musical. El apellido Kaminsky representa correr riesgos, conocer el mercado, amar la música y a los artistas, y saber el oficio gracias a la experiencia. Toda una generación de roqueros y músicos de folklore se formaron en Microfón, laboratorio musical de Mario Kaminsky. Personas como Don Mario forjaron la industria, y ello hay que reconocérselo. Los homenajes deben ser en vida, siempre en vida”.