“Wildest Dreams” fue filmado en África y narra el romance entre dos actores de Hollywood durante la década del 50. Algunos medios de Estados Unidos lo acusaron de ser racista y de reflejar lo peor del colonialismo en aquel continente.

Taylor Swift acaba de estrenar el videoclip de Wildest Dreams y ya está recibiendo críticas desde los medios por su contenido. El video, filmado en un lugar no revelado de África y dirigido por Joseph Kahn, cuenta la historia de dos actores de los años 50 que tienen una relación durante la filmación de una película. 

Muchas críticas pusieron el foco en que el video sólo muestra animales salvajes y personas blancas y “ni una sola persona negra a la vista, extrañamente”, como señala Madeleine Davies en el portal Jezebel

En el título de un artículo del portal Fader se puede leer: “Taylor Swift va a África para filmar un videoclip en el que sólo aparece gente blanca. Lauren Duca, de The Huffington Post, dice que el video “conversa con el colonialismo salvaje”. Además, escribió: “En vez de la apropiación cultural que se ha convertido en el status quo de la música de hoy, Swift ha optado por la opción mas audaz, la de encarnar la explotación política de una región y su gente.”

Nico Lang, de The Daily Dot, dijo que el video “tiene un gran problema racial”. Dice Lang que “para ser un video filmado en África, es tan blanco como el rancho de un granjero un domingo a la mañana”. “El video intenta narrar el típico romance vieja escuela de Hollywood pero termina siendo también un racismo vieja escuela de Hollywood”, dice Lang, y agrega: “Porque representes el pasado no quiere decir que necesites recrear sus peores aspectos.”  

Zak Cheney-Rice, de Mic, habló sobre la historia del colonialismo blanco en África. “El argumento del video de gente blanca encontrando el amor en el interior de una tierra devastada por la violencia colonial no es solo atrasado, sino que también exhibe ideas que la diáspora africana ha estado tratando de disipar por años.”