La explicación a través de la ley de copyright de la Unión Europea.

El 30 de diciembre, Universal Music Group lanzó sin mucha pompa y estruendo Motown Unreleased: 1966, una colección digital de 80 temas inéditos de Marvin Gaye, The Supremes y grupos menos conocidos como The Underdogs. Es uno de los recientes lanzamientos de archivo musical de 1966 orientado a los fans acérrimos. Y todo gracias a la Unión Europea, que en 2011 aggiornó la ley de copyright de manera que el material oficialmente no lanzado puede caer en la categoría de dominio público 50 años después de haber sido grabado. Eso implicaría que cualquier empresa podría lanzarlo. Entonces, para mantener los derechos de esas grabaciones, tanto en vivo como de estudio, los artistas y los sellos los vienen lanzando en lo que llaman “colecciones de copyright”.

Ninguno de los involucrados en la colección de Motown afirma que haya sido lanzado por cuestiones de copyright. Los indicios están en el timing, la falta de promoción y el título genérico. Es uno de los dos lanzamientos similares del mes. El 9 de diciembre, Capitol Records sacó dos conciertos en formato de álbum digital de los Beach Boys bajo el nombre de Graduation Day 1966: Live at the University of Michigan (UMG, la compañía dueña de Capitol, no hizo declaraciones sobre ninguno de los lanzamientos).

Hay otros que también pueden haberse programado para aprovecharse de la ley. A principios del año pasado, Bob Dylan sacó The 1966 Live Recordings, un set de 36 discos de grabaciones inéditas de conciertos que se vende a más de 100 dólares, mientras que Pink Floyd sacó The Early Years Box Set, una colección de 27 CD que cuesta casi 500 dólares.

Fuentes cercanas a Dylan dijeron que el proyecto de 1966 iba a salir de una u otra forma, si bien la fecha límite de 50 años dio el empujón final. Sony Music Entertainment, que controla las grabaciones relevantes de Pink Floyd, decidió no comentar. Ambos productos están disponibles solo en formato físico. Las colecciones de los Beach Boys y Motown, que tienen un público aparentemente más limitado, están solo disponibles como descargas y por streaming.

Los fans aclaman estos lanzamientos desde el 2012, cuando Sony Music Entertainment sacó 100 copias de un set de grabaciones de Bob Dylan de 1962. Desde entonces, los sellos vienen lanzando varias colecciones de Dylan, los Beach Boys y Motown. Los Beatles sacaron una colección de tomas inéditas por un tiempo limitado en 2013. No está claro por qué no lanzaron cosas similares desde entonces, o por qué grupos como los Rolling Stones no tienen nada en el mercado.

Cuando la UE promulgó la Directiva de Copyright en 2011, su intención fue extender la protección de los derechos de las grabaciones de 50 a 70 años. La idea era igualar la protección que se les había dado a las composiciones. La ley, aun así, contempla que la protección de la grabación empieza con la fijación (en jerga legal, la grabación) o su “publicación legal dentro de los 50 años siguientes a su fijación”.

Pero ¿qué hay del material que estuvo inédito por 50 años? “Nunca escuché que mencionaran esto”, afirma Michael Sukin, un abogado del Sukin Law Group que estuvo al tanto con la redacción de la directiva. “La Comisión Europea redactó esto en términos generales. Las compañías discográficas estaban enfocadas en conseguir unos 20 años extras”. Las directivas de la UE están escritas de esa manera porque los distintos países miembros las incorporan de manera diferente.

Varios abogados sostuvieron que no estaban seguros de si el material inédito perdería la protección del copyright después de 50 años, pero sí coinciden en que lanzarlo fue una precaución astuta. “Todavía es difícil para algunos explotar esto, hay temas de copyright con algunas composiciones y cuestiones de nombre y similitudes en algunos lanzamientos”, sostiene Bill Zysblatt, mánager de negocios que trabaja con varios músicos de alto perfil.

¿Podemos esperar un aluvión de material inédito de alta calidad ahora que se acercan las bodas de oro de varios hitos del rock clásico? Probablemente. No hay mucha demanda para las grabaciones piratas de varios de estos artistas, pero grupos como Led Zeppelin y Bruce Springsteen pueden llegar a elegir lanzar estas viejas grabaciones con tal de protegerlas. Para 2025, cuando los sellos tengan que lidiar con el material de 1975, el arroyo de colecciones de copyright puede llegar a convertirse en un tsunami.

Los managers y los sellos, por lo pronto, se muestran reticentes a discutir el tema, probablemente porque los escépticos del copyright han criticado la medida de 2011. De cualquier manera, fomentó el lanzamiento de material que los fans quieren escuchar.