Además, habló sobre la situación actual de AC/DC: "No quiero tocar si está Axl Rose"

Aunque los problemas legales de Phil Rudd estos últimos años hicieron que deje las drogas, tuvo que rendirle cuentas a sus años de fiestero: en una nueva entrevista, el exbaterista de AC/DC reveló que tuvo un ataque al corazón hace unas semanas.

“Estaba en casa y me empecé a sentir raro”, le dijo a Bay of Plenty Times. “Tenía un extraño dolor en mi pecho. Mi mucama me llevó al hospital, donde me enchufaron de todo y me hicieron varios exámenes. Al parecer había tenido un ataque al corazón grande, mi arteria estaba toda bloqueada. Me dijeron que me tenía que quedar para que me operen”.

Le insertaron un stent, al que definió como “extraño” porque le afeitaron “todas mis partes masculinas, aunque te lo pongan en el brazo”. Y agregó: “Solo me quedó una pequeña cicatriz en la muñeca. Mi pelo volvió a crecer, así que está todo bien. Estoy saludable”.

Pero el susto le duró poco: “Me escapé del hospital para ir a la tienda y comprar unos cigarrillos. Cuando me di cuenta que no tenía el auto, decidí caminar hasta casa, agarrar la Ferrari, ir al kiosco y después manejar devuelta al hospital”.

Con 62 años, Rudd manifestó que está “listo para rockear” y “entusiasmado” por su próxima aventura, que incluye un tour europeo y un masterclass en el Performing Arts Institute de Liverpool —que fue fundado por Paul McCartney. También se refirió a la situación actual de AC/DC: “Si Angus [Young] quiere que vuelva a tocar con ellos es cosa suya… pero la verdad es que no quiero tocar con Axl Rose”.