El exbajista de Joy Division y New Order rememora su pasado y apuesta al futuro con The Light, banda con la que se va a presentar el 8 de diciembre en Niceto Club para reversionar los temas de sus antiguos grupos. "No se imaginan cuánto deseo que mi próxima historia no sea de terror".

A veces, la luz puede ser oscuridad. Es el ejemplo de Ícaro, a quien el sol le representó su muerte. Puede pasar también que la oscuridad se convierta en luz, tal como lo demuestra la carrera de Peter Hook. Tras el suicidio de Ian Curtis, Joy Division se reformó como New Order y después de su último hiato −que duró cuatro años y terminó en 2011− dejó atrás a su bajista. Sin embargo, Hook capitalizó la mutación del conjunto en beneficio propio. El último capítulo de su derrotero es su banda Peter Hook & The Light; formada en 2010, reversiona en vivo los temas de los antiguos grupos del inglés. “Estas canciones fueron ignoradas por Joy Division y New Order a la hora de ser tocadas en vivo. Eso hace que no parezcan viejas. No pretendo ser ellos” –dice Hook a Billboard Argentina−. Grabamos algunas cositas nuevas, pero no las vamos a publicar”.

Peter Hook & The Light se presentará en Niceto Club el 8 de diciembre, nueve días más tarde que el show de New Order en el Luna Park. “Es extraño que nuestros recitales coincidan en Buenos Aires, teniendo en cuenta ahí fue donde decidimos separarnos. Irónico. Este año sería el décimo aniversario de la ruptura”. Ante la idea de una reunión, ríe estrepitosamente. “Es imposible. Estamos en juicio. Los demandé por lo que me hicieron: me excluyeron, cuando yo pensaba que New Order se disolvía.  Al menos eso me habían comunicado ellos. Hicieron la jugada mientras yo estaba en China. Se manejaron de una manera desagradable”. 

New Order funcionó entre 1980 y 1993, 1998 y 2007, y a partir de 2011 sin Hook. Al comienzo del más reciente impasse, el bajista había anunciado el fin del grupo; No obstante, el vocalista Bernard Sumner negó la opción y anunció que seguirían sin él. “Ustedes no son más New Order que yo. No pueden asumir que poseen los derechos para hacer cualquier cosa bajo el nombre de New Order. ¡Yo sigo siendo un tercio!”, había publicado Hook en su MySpace. “Nunca volvimos a hablar. Solo lo hacemos a través de nuestros abogados, lo que es muy malo para nuestro legado; pero a la gente como ellos, a la que solo le importa el dinero, no le preocupa. Es muy triste −añade Hook−. Admito que cuando New Order se volvió a juntar pensé que me harían sombra, aunque no pasó. Peter Hook & The Light fue muy bien recibido, especialmente en Sudamérica. Sé que Argentina tiene algunos problemas con los ingleses, por eso me alegro que hayamos encontrado un terreno común en donde podamos disfrutar”.

***

Hook, que lleva once años sobrio, es una eminencia desde 1980, cuando Joy Division se formó en Mánchester (“la cuna de los acontecimientos musicales de todas las décadas”); marcó a fuego los ritmos del post punk de más de una generación: “Me honra que muchos me consideren una leyenda. Igualmente, me gustaría hacer énfasis en que soy una leyenda viva. Todos lo somos en algún punto. Cada uno se destaca en algo diferente”. 

No se puede reducir el recorrido musical de Hook a Joy Division y New Order. También trabajó como productor de Inspiral Carpets y The Stone Roses: “La producción es un trabajo difícil porque siempre sos el primero en estar y el último en irte. Por eso, ahora prefiero producir mi propio talento antes que el de otros”.

Además, fundó dos bandas que aún hoy son recordadas por los fans: Revenge y Monaco. El común denominador entre esas dos y The Light es, además de Hook, el multiinstrumentista David Potts, que se unió a The Light en calidad de guitarrista en 2011 y actúa como un recordatorio constante de que Monaco aún no pertenece al pasado. “Pottsy y yo estuvimos hablando de reformar Monaco y grabar un LP. Sentimos que podemos hacer un disco más. ¡Uno más antes de retirarme!”, adelantó Hook. De todos modos, deberemos esperar para escuchar música nueva, “al menos hasta el final del próximo año”.

A pesar de asegurar que nunca habrá una reunión de Revenge, lejos está de tener un recuerdo amargo. “Hace unos días estaba escuchando esos discos y me di cuenta de que fue un gran proceso de aprendizaje. Pensaba que después de New Order ya no tenía nada nuevo para aprender, y entonces llegó Revenge para decirme que todavía me faltaba mucho −sostiente−. Supongo que subestimé el aporte de Bernard [Sumner] y de Stephen [Morris] a New Order. Los extrañé cuando tuve que ponerme a escribir mis propios temas, porque mis compañeros de Revenge eran muy jóvenes y no tenían la experiencia de los otros dos. Pero para cuando nació Monaco ya escribíamos una música fantástica. Debería haberme quedado con Monaco en vez de haber vuelto a New Order”.

***

Hook tiene una faceta de escritor. Al igual que Miles Davis, Henry Rollins e inclusive Bernard Sumner, los temas que aborda son el paso por la música y su pasado. Reconoció con cierta decepción que son historias con finales tristes y la realidad no permite contradecirlo. En el libro The Hacienda: How Not to Run a Club (2009) rememora el fracaso de la discoteca fundada por Tony Wilson, donde surgió la movida que puso a Mánchester en la vanguardia de la música, y que hoy se ha convertido en un estacionamiento gris; en Unknown Pleasures: Inside Joy Division (2013) repasa la trayectoria de Joy Division, cuyo cantante se ahorcó en su casa de Macclesfield; y en Substance: Inside New Order (2016) detalla su participación en New Order, banda con la que está en juicio. “No se imaginan cuánto deseo que el próximo libro no sea de terror. Ojalá sea el de The Light”.