Los Fabulosos Cadillacs fueron los encargados de inaugurar la fiesta en la ciudad de Mar del Plata, ante 50.000 personas. En un show con la escenografía de un atardecer soñado, se realizó el kick off del tradicional festival, que también contó con la participación de Massacre.

Juan y Solo Clementi vivieron su trágica y silenciosa infancia en el Faro Artiglio, un lugar gris y aislado que solo tiene una cosa en común con la tarde del sábado en el parador Mute: el faro. Porque ahí, en las playas del sur de la ciudad de Mar del Plata, la lente del fresnel ilumina una jornada de sol, alegría y música, que inauguró la temporada veraniega del Personal Fest. La gente se fue acercando desde temprano y la actividad empezó a las 16 h con tres bandas emergentes: El General Paz, La Triple Frontera y Visión.

Pasadas las 17 h, Massacre arrancó con Mi amiga soledad, Te leo al revés y Tengo captura. Provocador como siempre, Walas se despachó con mensajes para los que quieren prohibir a la banda, exclamó su clásico “Massacre es compra, venta y canje” y saludó a sus amigos marplatenses amantes del skate (su otra pasión, de la que acaba de editar un libro). La banda cerró su set con el cover de Sumo, Crua chan.

Antes de salir al escenario, hablamos con Florián Fernández Capello, flamante guitarrista Cadillac y fundador de Cállate Mark, quien nos recordó cómo fue la experiencia de integrarse a la banda: “Fue increíble para nosotros sumarnos a ser músicos fijos, la gira fue excelente y ahora en febrero y marzo se vienen cosas grandes, así que lo estamos disfrutando mucho”. También, nos contó sobre los aprendizajes de compartir el camino con un grupo de tanto rodaje: “Aprendimos en todos los niveles y no solo como músicos. Adquirimos mucha experiencia sobre cómo curtirse en el trabajo del músico y me siento mucho más armado en varios aspectos”. Astor Cianciarulo, por su parte, habló sobre la experiencia de compartir el escenario con su padre: “No hay palabras para describir las sensaciones, tanto abajo como arriba del escenario tenemos nuestras miradas, es una unión de mucho amor”. Además, agregó: “Disfruto tocar cualquier instrumento, cuando estoy en el bajo tengo ganas de tocar la batería y cuando estoy en los parches quiero tocar el bajo”.

Pasadas las 18:30, salieron Los Fabulosos Cadillacs con dos clásicos fuertes para sacudir al público: Manuel Santillán, el león, seguida de Mi novia se cayó en un pozo ciego. Con la playa colmada y la familia como protagonista, el show continuó con El aguijón; el momento del pogo para los que estaban adelante llegó con Las venas abiertas de América Latina. Vicentico jugó a interpretar su personaje serio y sarcástico, mientras que Flavio se unió al juego de saltos y bailes con Astor y Florián, que usaban el escenario como el patio trasero de sus casas.

La salvación de Solo y Juan −último trabajo de la banda− tuvo su segmento con El fantasma, La tormenta y No era para vos, que fue interpretada junto a Walas. Después vino Calaveras y diablitos −la única de Fabulosos calavera−, con Vicentico jugando con el público. La soberbia Saco azul sirvió de introducción para la escalada de hits: Carnaval toda la vida, Carmela, Mal bicho y Matador.

Los bises abrieron con un sorpresivo homenaje a Sumo, el cover de Mañana en el abasto. El final fue de la mano de Siguiendo la luna, Vasos vacíos y El satánico Dr. Cadillac. Hasta ahí lo registrado en el setlist oficial. Pero como no podía ser de otra manera, la banda cerró con Yo no me sentaría en tu mesa, y al despedirse Vicentico anunció: “Los dejo con Flavio”. Acto seguido, su ladero interpretó el himno nacional con el bajo.

El Personal Fest continúa con su recorrida por los principales centros turísticos del país: el próximo 4 de febrero en la Ciudad de Córdoba, con los shows de IKV y Turf, luego en Salta, el 11 de febrero, con Las Pelotas y La Franela; en Corrientes, el 18 de febrero con Los Auténticos Decadentes y Los Tipitos, cerrando en Rosario el 25 de febrero con Dread Mar I y Estelares.