El conflicto de ya dos años entre el artista de 23 años y Big Ligas todavía continuará por cierto tiempo

El viernes 3 de septiembre, un juez otorgó a Big Ligas una moción de emergencia conjunta para la revisión de la denegación de la suspensión de la orden que determina la posesión inmediata de la propiedad, poniendo una suspensión temporal en el veredicto en espera de una revisión adicional.

Paulo Londra marcó una gran victoria contra su antiguo sello discográfico después de que un juez dictaminó que el artista de 23 años no tiene más obligaciones de grabación o futuras subvenciones contractuales con Big Ligas.

Londra ayudó a cofundar Big Ligas en 2018 con el empresario colombiano Cristian Salazar y el productor Daniel “Ovy on the drums” Oviedo . Pero durante los últimos dos años, Londra ha alegado que Salazar y Oviedo lo “defraudaron” cuando le hicieron firmar un memorando de acuerdo de empresa conjunta por tres años, que -según documentos legales- se prorrogó sin consentimiento de Londra.

Dos años después de co-lanzar el sello Big Ligas, Salazar y Oviedo -representados por Matthew Greenberg, Stephanie Chopurian y Ritholz Levy Fields LLP – presentaron una demanda contra el cantautor acusándolo de “incumplimiento de contrato y endeudamiento” desde que dejó de entregar nueva música a pesar de sus obligaciones bajo el acuerdo.

Paulo, a su vez, presentó una demanda acusando a Salazar y Oviedo de “fraude y representación negligente”, y alegó que fue “engañado” para firmar el contrato que lanzó Big Ligas pensando que era un “apoyo” para la filmación de un video dirigido por Salazar. El equipo legal de Londra estaba encabezado por la conocida abogada de entretenimiento Helen Yu.

En la raíz de la disputa se encuentra un contrato que el cordobés firmó al principio de su carrera, cuando tenía 19 años, en el que renunció a sus derechos de publicación y composición. “El acuerdo estipulaba que Londra grabaría música exclusivamente para la empresa conjunta y asignaría a Big Ligas el 100% de sus grabaciones maestras y los derechos de autor de publicación a cambio de una regalía del 55% de las ganancias de Big Ligas (incluidos los anticipos) por las grabaciones (incluida la transmisión) y el 73,3% de las ganancias de Big Ligas (incluidos los anticipos) por composiciones musicales”.

El plazo inicial era de tres años, pero si Big Ligas llegaba a un acuerdo de grabación o publicación con un “sello importante”, modificaría el plazo inicial de tres años del contrato. Durante el transcurso de ese período, Big Ligas firmó un acuerdo de licencia de U$S 3 millones con Warner Music en enero de 2019 para el álbum Homerun, según los documentos.

Cabe destacar que, si bien Londra ganó el juicio este viernes tres de septiembre, un juez otorgó a Big Ligas una moción de emergencia conjunta para revisar la denegación de la suspensión de la orden que determina la posesión inmediata de la propiedad, poniendo una suspensión temporal del veredicto en espera de una revisión adicional.

Bajo Big Ligas, Londra lanzó su álbum debut, Homerun, con Warner Music Latin en mayo de 2019. El álbum debutó en el número 12° de la lista de álbumes latinos de Billboard y alcanzó el número 10° en el chart de Álbumes de ritmo latino. Obtuvo una nominación a mejor artista nuevo en los Latin Grammy 2019. Hasta la fecha, Londra tiene más de 220 millones de streams solo en los EE. UU., Según Nielsen Music / MRC Data.