McCartney tiene 77 años, está escribiendo un musical y reclamando los derechos de sus canciones de los Beatles en los Estados Unidos: "Si estás en el juego, ¿por qué no ganarlo?"

Es el 1° en la historia de las listas de Billboard con los Beatles, además de ser el 12° por su cuenta. Hoy, con 77 años, Paul McCartney está escribiendo un musical y reclamando los derechos de sus canciones de los Beatles en los Estados Unidos: “Si estás en el juego, ¿por qué no ganarlo?”

Es difícil imaginar a Paul McCartney entrando a la oficina. Siempre ha sido informalmente genial, primero como un mop-topped Beatle, luego como líder relajado de Wings y más recientemente como una estrella solista que llena estadios. Pero en un reciente y soleado lunes de Londres, en la sede de la casa de Soho Square de su compañía MPL, allí está, tarareando para sí mismo y bailando lentamente a través de su acogedora oficina: imponente escritorio en un extremo, cómodo sofá en el otro, y mientras suena ‘Friendly Persuasion’ de Pat Boone en una rockola Wurlitzer “Me gusta la melodía”, dice.

Con 77 años, McCartney está bien para su edad, por no hablar de la categoría impositiva, en la que la mayoría de los hombres se contentan con quedarse en casa. Sería difícil argumentar que no tenía derecho a tomarlo con calma: los Beatles son oficialmente el 1° en el ranking de Billboard de los artistas más destacados de todos los tiempos, y él es el 12° como artista individual (incluyendo su trabajo con Wings). Paul está más activo que nunca. El otoño pasado lanzó Egypt Station, que se convirtió en su primer álbum 1° en los Estados Unidos desde Tug of War (1982), después de el cual se embarcó en Freshen Up, la gira con la que recaudó $129 millones, según Billboard Boxscore. Sin embargo, todavía va a la oficina, “tal vez un día a la semana”, dice. “Y estoy al teléfono y al correo electrónico”, agrega.

Mucho antes de que cada estrella del pop se considerara su propio CEO, cuando los Beatles se estaban separando, McCartney creó MPL para administrar su propio negocio desde una pequeña oficina en este edificio (que compró años después). En ese momento, el gerente de música Allen Klein había tomado el control de Apple Records, la compañía del grupo, y los desacuerdos resultantes sobre asuntos financieros y de otro tipo estaban separando a los miembros de la banda. “Simplemente pensé: “Tengo que hacer mi propia pequeña Apple”, recuerda McCartney.

Paul Mc Cartney en el estudio en 2017. Foto: MJ Kim/MPL Communications

Lo que comenzó como un oficio personal, con la amiga de su difunta esposa Linda como secretaria, se convirtió en una compañía que gradualmente adquirió una serie de derechos de publicación, incluida la música de McCartney después de los Beatles; canciones de Buddy Holly, Carl Perkins y Frank Loesser (incluyendo ‘Baby, It’s Cold Outside’); estándares como ‘Autumn Leaves’, ‘One for My Baby (And One More for the Road)’ y ‘The Christmas Song’ (‘Chestnuts roasting on an open fire…’); e incluso la música original de Grease. Quizás lo más emocionante es que McCartney dice que está en el proceso de recuperar su parte de los derechos estadounidenses de sus canciones de los Beatles de Sony y ATV Music Publishing, aunque la compañía aún tiene los derechos internacionales. (Sony y ATV evitaron hacer comentarios).

Mientras trabaja en un musical basado en ‘It’s a Wonderful Life’, entre otros proyectos, McCartney también está curando su legado. Está supervisando una serie de lanzamientos de archivos de sus viejos Wings y de sus álbumes en solitario, de los que posee los derechos. Y todavía desempeña un papel activo en los proyectos de archivo de los Beatles, a través de Apple Records: habla sobre cambiar la dirección del libro que vino con la reciente reedición de Abbey Road, y ha comenzado a revisar el video original de ‘Let It Be’, la película, con miras a lanzarla de alguna forma.

Mientras nos sentamos en el sofá, rodeados de recuerdos de museo, un libro encuadernado en cuero de sus letras en el estante y la estatua que fue fotografiada en un banco de nieve de Suiza para la portada de Wings Greatest, McCartney habla abiertamente sobre The Beatles, su negocio y lo que sigue en el horizonte. Es relajado y amable, en un momento sacó una guitarra acústica para tocar el riff que contribuyó a la canción que escribió con Kanye West. Parece genuinamente complacido de hablar sobre su éxito histórico en las listas, y está dispuesto a hablar sobre casi cualquier cosa, excepto la desaceleración. “Si estás en el juego”, dice, “¿por qué no ganarlo?”.

¿Te sorprende que los Beatles tengan la mayor audiencia en la historia de Billboard?

Es fantástico. Eran un gran grupo.

¿Ellos? ¡Vos!

Ellos, yo no era el grupo. Sin embargo, éramos un gran grupo. Cuanto más escucho, más me sorprende, porque muchas de esas cosas fueron en vivo. Escuchás las presentaciones en lo de Ed Sullivan y pensás: “Wow”.

El año pasado dijiste que aún sos “muy competitivo”, ¿eso se extiende a las listas de éxitos pop?

Soy competitivo con cualquier cosa. Comenzamos en la salón de atrás de lo de mi tía, tocando tres guitarras, yo, John (Lennon) y George (Harrison), y nos las arreglamos para tocar en Liverpool y luego en el Cavern Club. Siempre estábamos tratando de tener éxito, creo que todos siempre lo están.

Sin embargo, ya sos el 1°, ¿qué sigue a partir de eso?

Cuando obtuvimos nuestro primer 1°, podrían haber dicho: “Bueno, lo han hecho, muchachos”, cuando obtuvimos nuestro décimo también. Pero esos fueron como bonos inesperados. Eran los bonos que queríamos, pero estábamos tratando de mejorar y desarrollarnos. Esa fue la fuerza detrás de The Beatles: hacíamos una canción, era un éxito, y en lugar de hacer otra con la misma fórmula, decíamos: “Ok, ya hicimos eso”. Escuchás la música de los Beatles y no hay dos canciones iguales.

Los Beatles en Hollywood durante su gira por Estados Unidos y Canadá (1964). Foto: Express / Archivo de Fotos / Gerry Images

¿Entonces te importa que Egypt Station fuera la número 1?

Sí. Cuando hacés algo, lo hacés por vos mismo, pero al mismo tiempo querés que la gente lo escuche y juzgue si es bueno. Así que ponés un poco de esfuerzo en pensar: “¿Cómo deberíamos hacer esto mejor?” Y a medida que pasa el tiempo y los parámetros cambian, pensás: “¿Cómo lo hacemos ahora?”. No solo sacar un single y esperar lo mejor: hay streaming y cosas a tener en cuenta.

Tengo un gran equipo y lo principal es tratar de mantenerlo emocionante. Tengo gente que dice: “¿Por qué no tocás en Amoeba en Los Ángeles?” (como hizo en 2007) o “¿Por qué no tocás en la estación Grand Central?” (como hizo en Nueva York en 2018)?

Los Beatles cambiaron la música pop escribiendo su propio material, pero en la actualidad la mayoría de éxitos pop están escritos por varios compositores ¿Qué podés decir de ese proceso después de trabajar con Kanye West?

No tenía idea de lo que iba a pasar. No quería que fuera en su casa o en mi casa, porque podría ser incómodo si uno de nosotros quisiera irse. Así que nos encontramos en terreno neutral, una cabaña en el Hotel Beverly Hills. Fui con una guitarra y mi roadie, y teníamos un teclado y un bajo. Estaba sentado, tocando la guitarra, así es como empiezo una canción, y Kanye estaba mirando su iPad, básicamente scrolleando a través de las imágenes de Kim (Kardashian). Así que estábamos contando historias, y en un momento le conté que ‘Let It Be’ surgió de un sueño sobre mi madre, quien había muerto años antes, donde ella dijo: “No te preocupes, solo déjalo ser”. Entonces Kanye dijo: “Voy a escribir una canción sobre mi madre”, así que me senté en este pequeño teclado Wurlitzer, comencé a tocar algunos acordes y él comenzó a cantar. Pensé: “¿Vamos a terminar esto?”, pero eso fue todo. Y se convirtió en ‘Only One’.

Es una forma muy diferente de escribir a la que estás acostumbrado.

Es un proceso moderno al que me complació abrirme: tenés un montón de cosas y la habilidad es destilarlo. Estaba sentado, rasgueando un poco la guitarra y nadie dijo “hagamos una canción con eso”. Meses después, se volvió una canción con Rihanna y dije: “¿Dónde estoy?”. No lo reconocí porque había cambiado la clave del riff de guitarra. La canción es genial, cada vez que salimos a un bar, mi esposa Nancy la pide. 

Con su colaborador Kanye West en 2015. Foto: Marc Piasecki / GC Images

¿Qué tan involucrado estás en el día día de tu compañía, MPL?

Cuando la empezamos dije: “Podría estar de gira durante un año, no esperes que vaya”. Habiendo dicho eso pensé: “Bueno, voy a estar en Londres la próxima semana, apareceré”. Y así es como sigue funcionando, tengo mucho cerebro y el 90% tiene que estar libre para canciones y arte. Si bloqueo ese porcentaje con las finanzas, estoy hundido. Así, el 10% de mí puede pensar hacia dónde vamos, pero mantengo el resto abierto para hacer varias cosas artísticas. 

¿Por qué MPL empezó a adquirir catálogos de canciones en la década de los 70?

Cuando bajamos de Liverpool, pensé ingenuamente, cuando ganás dinero, lo ponés en el banco. Después te encontrás con contadores que dicen: “No, tenés que invertirlo”. El padre y el hermano de Linda, Lee y John Eastman, eran mis abogados y son brillantes. Lee me llamó en un momento y dijo: “Uno de mis clientes quiere vender su compañía editorial”. Era Buddy Morris (quien había fundado Edwin H. Morris Music). Nombró una larga figura, básicamente todo lo que tenía en ese momento, y dije: “¿Estás seguro de que este es un buen movimiento? Envíame una lista de las canciones que publica”. Miré la lista y tenía ‘Stormy Weather’, ‘The Christmas Song’, ‘Chestnuts roasting on an open fire’ y pensé: “Acá no hay nada, pero hay de todo”. Esa fue la fuente de los estándares que publica MPL y fue uno de los más grandes catálogos de América. 

¿Puedo preguntar cuánto pagaste por él?

Podés preguntar, y lo sé, pero no puedo decirlo. Era una cantidad muy grande en esos días. Pero resultó ser realmente bueno.

Este tipo de cosas sucedieron. Alguien dijo: “Usted es el editor de este nuevo programa que se está probando en Boston y les estamos pagando para que sigan, ¿quieren seguir pagando?”. La compañía había firmado con los escritores, y estábamos ayudando a financiar el show. Entonces dije: “Sigamos adelante”. Eso resultó ser Annie.

Así que publicaron ‘Hard Knock Life’? 

Sí, ¡Qué contento estaba cuando JAY-Z lo usó! Eso es suerte. Los Beatles tuvo suerte, ¿cómo hicieron cuatro tipos en Liverpool para conocerse? Ni siquiera íbamos a la misma escuela. 

En algún nivel, ¿las adquisiciones editoriales de MPL fueron una reacción a no poseer las canciones de los Beatles?

Creo que sí. John y yo nos sentimos fuera de nuestra justa recompensa. Con nuestro acuerdo original con Dick James, Dick se dirigió a nosotros y nos dijo: “Puedes tener tu propia compañía”. Y éramos jóvenes, éramos jóvenes y tontos, ¡pero éramos hermosos! Y dijimos: “Wow, genial”. Entonces nos dio nuestra propia compañía, Northern Songs, que era 49% de nosotros, 51% de él, lo que le dio el control de voto. Más tarde, nos acercamos a él un par de veces y le dijimos: “Dick, ahora que hemos hecho todo esto, ¿podemos hacer un aumento?”. Y básicamente dijo: “Lo siento, no puedo. Está bajo contrato”. Ahora sé que podría haber dicho: “Te doy un nuevo contrato”. Así que cuando tuve la oportunidad de tener otra compañía editorial tan limpia, fue genial.

Hablando de eso: en enero de 2017 demandan a Sony/ATV para asegurarse poder reclamar la mitad de los derechos de publicación de sus canciones de los Beatles en los Estados Unidos. ¿Qué pasó?

No quiero hablar mucho al respecto, pero existe un cierto derecho según la ley de Estados Unidos en el que estas cosas vuelven a mí. Para las canciones escritas antes de 1978, los creadores pueden solicitar la “terminación de los derechos de autor” 56 años después de que se registraron las obras para recuperar los derechos de su trabajo en los Estados Unidos, aunque ha habido preguntas sobre cómo esto se aplica a los contratos firmados originalmente en otros países. Sony no estuvo de acuerdo. Y luego vinieron a nosotros, con la cola entre las piernas (para conformarse, lo que resultó en un acuerdo confidencial de junio de 2017) y dijeron: “Una condición es que realmente no hables de eso”. Creeme, me encantaría darte cada detalle. Solo son Estados Unidos. 

Tus giras son interesantes: tenés un promotor, Barrie Marshall, pero ningún agente de reservas.

Así lo hicimos siempre. Me siento en esa oficina con Barrie y él dice algo como: “Si querés ir de gira el año que viene, podés ir a Sudamérica o donde sea”. Acomoda unas cosas y yo digo: “No me gusta eso” o “Esto se ve bien”, y luego él reserva los lugares y lo hacemos. 

También tenés tus propias grabaciones maestras, aunque ahora le das las nuevas licencias a Capitol Records ¿Qué tan involucrado estás en estas reediciones?, ¿alguna vez te hacen reevaluar esos viejos álbumes?

Repaso estas canciones y cuando remasterizamos voy a Abbey Road, que es como entrar a la oficina. Ahí puedo escuchar estas canciones que no he escuchado por siempre. ‘Arrow Through Me’ fue una de las que escuché recientemente, y pensé: “Esa sí es un buen track y tiene un pequeño riff de latón”. Una pequeña canción funk.

McCartney filmó su primer especial de TV para ABC en 1972, donde introdujo ‘Live and Let Die’. Foto: Bettman / Getty Images

Recientemente han habido algunas reediciones interesantes de los Beatles, como las ediciones del 50 aniversario de The Beatles (The white album) y Abbey Road ¿Cuánto queda en la bóveda proverbial? ¿Volverán a lanzar Let It Be?

Mientras preparábamos ‘The Beatles Anthology’, George y yo bromeábamos diciendo que deberíamos llamar al próximo álbum ‘Scrapping the Bottom of the Barrel’ (rascando el fondo del barril). Estas cosas son como fotos tuyas de cuando eras joven que pensabas que eran terribles. Ahora, creés que se ven bien. Y esto parece ser un barril sin fondo, las cosas siguen surgiendo. Una de las cosas en las que estamos trabajando son las 58 horas de video que se convirtieron en la película Let It Be. El director me dice que la impresión general es de amigos trabajando juntos, aunque, debido a que estaba tan cerca la ruptura de los Beatles, mi impresión de la película fue de un momento triste. Algo va a salir de ese video. No se llamará Let It Be, pero habrá algo.

Hablando de películas, ¿viste Yesterday? ¿Qué pensaste?

Eso empezó cuando Richard Curtis, quien dirigió Love Actually, me escribió con la idea. Y pensé: “Esta es una idea terrible”, pero no podría decirle, así que le dije: “Bueno, eso suena interesante, buena suerte”. No pensé nada más. Entonces, alguien me dijo que Danny Boyle la dirigía y pensé: “Deben pensar que pueden lograrlo”. Y no pensé nada más hasta que me preguntaron si quería ver una proyección. Le pregunté a Nancy y dijimos: “Vamos vos y yo en una cita al cine”.

¿La viste en un cine normal?

Estábamos en los Hamptons en verano y ahí estaba. Así que conseguimos dos entradas y entramos cuando oscureció. Solo un par de personas nos vio. Estábamos en la fila de atrás, riéndonos, especialmente ante todas las menciones de “Paul McCartney”. Un par de personas frente a nosotros nos vieron, pero el resto estaba viendo la película. Nos encantó.

Actualmente también estás escribiendo un musical basado en It’s a Wonderful Life ¿Cómo va eso?

La razón por la que nunca quise hacer un musical es que no podía pensar en una historia lo suficientemente fuerte. Pero un chico que conozco desde la escuela en Liverpool se convirtió en un empresario teatral en Londres (Bill Kenwright), y me llamó y dijo: “Tengo los derechos musicales de ‘It’s a Wonderful Life’. Esa sí que es una historia sólida. Entonces me reuní con el escritor, Lee Hall, y le pedí que escribiera los primeros 20 minutos de cómo ve esto como una obra de teatro. Y como estaba de vacaciones en los Hamptons y tenía mucho tiempo libre…

¿Y empezaste a trabajar?

(Se ríe) ¡Esto no está funcionando! No trabajo, toco. Así que lo leí y pensé: “Esa es una buena apertura, me gusta esto”, me senté en el piano y le di una melodía a las letras tontas que había escrito. Esto fue en agosto. Se lo envié y me dijeron: “Le diste en la tecla”. Así que está yendo todo bien.

En 2015, Kanye West dijo en una Cumbre de Música iHeartMedia que la única pregunta que le hizo cuando trabajaban juntos era sobre cómo era el sexo en los años 60.

“Bastante sensacional”. A veces, Nancy ve a una chica en la calle y dice: “Wow, es hermosa”, y yo digo: “Claro que sí querida, pero es joven”. Todos son hermosos cuando son jóvenes. Eso fueron los 60. Éramos jóvenes, ellos eran jóvenes, eran buenos tiempos.

Interpretaste dos canciones con Ringo Starr en el Dodger Stadium en Los Ángeles el verano pasado, y grabaste una canción de John Lennon para su nuevo álbum ¿Aún hablas mucho?

Sí. Cada vez que él está aquí o nosotros allá, vamos a cenar o lo que sea. Durante esa actuación en el Dodger Stadium, estaba cantando ‘Helter Skelter’ y dije: “Voy a terminar de cantar y luego solo miraré a este chico”. Y allí estaba él: Ringo, en persona, provocando una tormenta en ‘Helter Skelter’, y yo solo estaba bebiendo. Fue un momento hermoso.

Ilustración de Joel Felix.