El ex-Beatle participa en el tema ‘Concrete and Gold’, pero no es el colaborador secreto que todavía esconde Dave Grohl.

Sir Paul McCartney cambia el bajo por las baquetas para colaborar en el nuevo álbum de Foo Fighters. El británico grabó las baterías en el tema Concrete and Gold y según contaron los presentes en el estudio, lo hizo en dos tomas. El ex-Beatle llegó sin haber escuchado la canción; Dave Grohl se la mostró primero de manera acústica y con eso le alcanzó.

Al tocar la batería, se descarta a McCartney como la “estrella musical” que Grohl invitó a cantar en su nuevo trabajo. El ex-Nirvana tampoco revelará el nombre después de que salga el álbum, quiere que los fanáticos lo adivinen; aunque, ante la insistencia de la prensa aclaró que no es ni Adele, ni Taylor Swift.