El grupo presentó su nuevo disco, 'After Laughter', en un concierto sold out.

Veinte minutos. Ese fue el tiempo que tardaron de en venderse las entradas. El lunes 19, las cinco mil quinientas butacas de la sala principal del RAH estaban ocupadas, un reflejo del momento por el que atraviesa Paramore. “Pasaron diecisiete años del lanzamiento de Riot y lo estamos festejando acá gracias a ustedes. Es increíble”, dijo Hayley Williams en el show, en referencia al aniversario del disco que la sacó del anonimato y con el que empezó a construir su identidad musical. “La banda la hicimos entre todos”.

Desde el comienzo con Told You So, el foco estuvo puesto en After Laughter, su último trabajo. Además de romper con un silencio discográfico de cuatro años, este álbum representa el regreso de Zac Farro, el baterista original de Paramore, que decidió abandonar el grupo en 2010. Durante casi dos horas, en las que el público prefirió estar de pie, Paramore le presentó a sus fans ingleses sus nuevas cancionesHard Times, Rose Colored Boy, Forgiveness─, repasó su trayectoria ─Thats Whats You Get, Hate to See Your Heart Break ─, y hasta se animó a su propia versión de Everywhere de Fleetwood Mac. En el final, Williams invitó a subir al escenario a tres de sus seguidores para que canten junto a ella el estribillo de Misery Business, con selfie incluida.

Este show es parte de la gira de Paramore por el Reino Unido, que los llevará a recorrer Mánchester, Brístol, Edimburgo, Dublín, Belfast, y después se extenderá a otros países de Europa como Alemania, Francia y Austria.