La aparición de dos libros expone cuáles son las evidencias más flagrantes de que un artista derribó los decorados de su ámbito de acción para viajar hacia zonas más trascendentes y pasar a ser parte de la cultura de un país.

 

Para responder esta pregunta, en principio, hay que atravesar el muro incorruptible del paso del tiempo y cimentar un camino que luego utilizarán las nuevas generaciones. Luis Alberto Spinetta (1950- 2012) es un artista que construyó con su música, sus letras y su conducta un tipo específico de revolución: aquella que tiene a la belleza como fuente inagotable de violencia contra todos los males de este mundo. La aparición de dos libros recientes aborda el legado y la influencia en el presente de la obra total de Spinetta.

Por un lado, Tu tiempo es hoy, una historia de Almendra, de Julián Delgado, es una biografía exhaustiva de una banda fundacional del rock nacional, pero que se destaca, principalmente, por su prosa entusiasta y el placer que emana de su lectura. Por otra parte, Spinetta, mito y mitología (Gourmet Musical), de Mara Favoretto, es una atractiva e inesperada mirada que tiene tanto de academia como de lucidez popular sobre la edificación de un mito personal que llevó adelante Spinetta con sus modos de encarar la vida y la música. Al ser libros que tienen terrenos determinados y delimitados de estudio, pero sobre el mismo objeto, pareciera ser que viajan por carreteras paralelas. Sin embargo, son textos que se complementan, se cruzan, incluso se intensifican mutuamente de una manera fluida, aportando piezas analíticas y de comprensión a esa complejidad y entelequia que responde al nombre de Spinetta. Desde esa perspectiva, la circulación de esta clase de libros excelentes, que no son los únicos sobre el Flaco, más el conjunto de ensayos Iniciado del alba (Años Luz Editora), no hacen más que confirmar la magnitud de la sombra extraordinaria que dejó sobre la cultura argentina y que todos, músicos o no, están aprovechando y utilizando a su favor.