Elegimos temas de contenido profundo que no son muy conocidos, pero no por eso menos relevantes.

El 21 de abril, en el Día internacional de la creatividad e innovación, una pérdida incomprensible golpeó al mundo de la música, cuando se conoció la muerte —en su ciudad nativa de Minnesota— de un número uno como Prince. Vivió 57 años.

Con casi 40 años de carrera, aportó una cantidad incalculable de genialidad y talento musical. El público lo fue conociendo a través de los hits que iban apareciendo en los charts de Billboard. Mientras intentamos asimilar la idea de que Prince ya no está entre nosotros, nos encontramos con algunos temas no muy conocidos, pero aun así, no menos relevantes.

Los tracks que te vamos a presentar a continuación son de álbumes o lados B y son las 11 favoritas de Billboard por la profundidad de su contenido. Debido a la larga y mentada antipatía que Prince mostraba por el Internet, la mayoría de estas canciones no están en YouTube ni en los servicios de streaming como Spotify o Deezer —pero nosotros intentamos rastrearlas igualmente.

1. Illusion, Coma, Pimp & Circumstance

A finales de los años 90, parecía que el ingenio musical de Prince estaba algo perdido, por lo que decidió regresar a las fuentes que lo inspiraron en sus inicios —funk bailable con groove potente—. En 2004, entonces, publicó este tema en el álbum Musicology, que nos dejó frases como “hips her to the funk in exchange for the finance (ella sacude las caderas a cambio de resolver sus finanzas)”. Sin dudas, una de sus mejores canciones de la última etapa.

2. Condition of the Heart

Este tema seguramente sea uno de los momentos más destacables del álbum 1985. Es raro que los sintetizadores con tintes espirituales no suenen berreta. Pero con Prince, todo es posible. Su intro de piano contemplativo con sintetizadores espaciales crean una de las canciones de amor más lindas de todo su catálogo.

3. Under the Cherry Moon

Mientras la mayoría ignora la película que vino después de Purple Rain,  el film Under the Cherry Moon tiene una banda sonora brillante, que conforma el álbum Parade. Kiss se llevó la mayor atención del LP, aunque no se debe olvidar esta hermosa y seductora balada. Con dejos románticos de los años 40, este tema demuestra que Prince podría haber sido aclamado como compositor en cualquier década.

4. Another Lonely Christmas

Es probable que sea la canción de navidad más triste de todos los tiempos. En esta ocasión, Prince relata la historia de una dulce y erótica amante que muere un 25 de diciembre, con una voz y piano que va creciendo hasta que llegar a una conmovedora conclusión. En este punto de su carrera, Prince era tan bueno que dejaba clásicos como estos como lados b.

5. Bob George

Por razones que nunca se sabrán, Prince canceló The Black Album justo antes de lanzarlo en 1897. Eventualmente, lo publicó en 1994. El bizarro pero brillante álbum contiene a la particular Bob George, que refleja a un Prince que asume un rol misógino y violento. “That skinny motherfucker with the high voice [ese flacucho hijo de puta con voz aguda]”, cante al referirse a sí mismo.

6. Lolita

Mientras que Prince atravesaba una secuencia espiritual, nunca abandonó completamente sus creencias profanas. Un ejemplo de esto es Lolita de 3121, una pista funky bailable que encuentra al hombre púrpura engañando a su dama con una chica más joven, aunque finalmente se arrepiente y decide darle la espalda “Lolita, you’re sweeter / but you’ll never make a cheater out of me [Lolita, vos sos más dulce, pero nunca podrás convertirme en un infiel]”.

7. Tick, Tick, Bang

Graffitti Bridge es definitivamente uno de los álbumes más débiles de Prince, pero cualquier trabajo lanzado por él tiene toques de genialidad. Uno de los tracks que valen la pena es Tick Tick Bang, tema dejado afuera de Controversy y que tiene un sampleo del tema de Jimi Hendrix “Little Miss Lover”.

8. Gotta Stop (Messin’ About)

Este sencillo no generó mucho impacto, sin embargo, escucharla es una obligación dentro el catálogo de Prince. El funk se cruza con sintes poperos y se mezcla con un sonido new wave para aportar referencias a la masturbación y el sexo. Vas a necesitar pegarte un baño después de escuchar esto.

9. Ronnie, Talk to Russia

Justo después de que en su álbum 1999 afirmase que el holocausto nuclear era inevitable, Prince lanzó la plegaria política Ronnie, Talk to Russia en Controversy como una forma de rogarle a Reagan que baje las tensiones con la Unión Soviética. Parece un tema cursi, pero está interpretado con una ansiedad tan extrema que demostró que las canciones de protesta dirigidas directamente a un presidente no tienen que ser necesariamente aburridas ni chupamedias.

10. It’s About That Walk

A pesar de haber interpretado muchos estilos musicales, Prince siempre sonó más cómodo cuando jugaba alrededor del funk old school que expone en su disco debut y los años posteriores. Este track,que quedó afuera de The Vault: Old friends 4 sale, la rompe con trompetas descaradas y letras picantes como “ass like a fine curved diamond [tenés el culo como un delicado diamante curvo]”. Si le ponés ganas, podés hasta escucharlo parpadear.

11. Pheromone

Cuando Prince reemplazó las baterías crispantes de su banda Revolution por beats de máquinas de ritmos en sus grabaciones de la década del 90, no siempre logró los mejores resultados. Una excepción es Pheromone, del disco Come [en inglés, hace referencia al término “acabar” en un  sentido sexual] de 1994, en el que demostró que su sonido funk podía convertir cualquier canción en algo sexual.