En 'Cordillera', el chileno continúa su reflexión sobre las diversas cuestiones sociales, algo que manifestó a lo largo de toda su obra.

En Cordillera, el chileno reclama la falta de conexión de los artistas con los temas sociales que los rodean. El vídeo presenta un personaje anónimo que podría haber vivido entre los años 60 y 70, y que está perdido en la inmensidad de la Cordillera de los Andes, repitiendo sin cesar el mismo despertar, viendo sucesos del pasado en el cielo. Entre las imágenes, se incluyen el bombardeo con aviones de 1973 de La Moneda (el palacio presidencial), Richard Nixon y Henry Kissinger, Augusto Pinochet, protestas callejeras de los años 60 hasta el presente, todas mezclándose entre sí, mientras el hombre repite el mismo acto una y otra vez. 

Alex siempre se preocupó por las cuestiones sociales, y así lo manifiesta en su obra. En una entrevista anterior con Billboard, se refirió a su último LP, Amiga, que reflexiona sobre temas de género y la violencia de género: “No creo estar exagerando cuando digo que el machismo y ese tipo de violencia toca muchísimas de las esferas sociales, sean leyes o discursos de artistas como Gustavo Cordera en Argentina. Argentina tiene una cultura parecida a la de Chile, heredera de valores muy conservadores y muy machistas. Está instalada esta idea del ‘macho Latinoamericano’. Y el arte tampoco queda excento: el machismo no está ausente en los espacios artísticos”.