Para coronar un 2018 lleno de éxitos, uno de los máximos exponentes del género urbano arrasó en Buenos Aires.

A las 21:30, las luces se apagaron y comenzó en las pantallas la cuenta regresiva: pero el show de Nicky Jam fue al revés, de menor a mayor, hasta llegar a su altura máxima con “X” en el escenario. Con su característica gorra, rompevientos y bermuda, salió confiado a enfrentarse al público de GEBA.

Luego de cantar “Hasta el amanecer”, provocó a la gente: “¿Estamos activos o no estamos activos? Ustedes son los que mandan”. Continuó con “El perdón”, la canción que en 2015 significó un hito en su carrera por mantenerse por 26 semanas en el Nº1 del Billboard Hot Latin Songs y por hacerlo merecedor de su primer Latin Grammy. “Argentina, gracias, ustedes son mi medicina”, improvisó con flow mientras se retiraba para el primer momento coreográfico de los bailarines.

Nicky regresó para comandar los teclados  −y cambio de vestuario incluido− para interpretar otro de sus grandes éxitos, “El amante”. El espectáculo continuó con el momento de los remixes, y el cantante recorrió todas sus épocas cantando algunas de sus más importantes colaboraciones −Ozuna, Daddy Yankee, Karol G y por supuesto, las realizadas junto a su amigo J Balvin−.

El momento más esperado de la noche llegó con “X”, que Nicky interpretó en la final de la Copa del Mundo para una audiencia de 3 mil millones de personas. “Este es mi momento preferido del show, porque puedo interactuar con ustedes”, dijo mientras elegía al azar a personas del público para subir al escenario a que realicen la característica coreo. Todos tuvieron su momento de protagonismo: niñas, niños, parejas, adolescentes, madres y padres bailaron mientras Nicky los animaba y saludaba afectuosamente, con abrazos, besos y selfies incluidas. Abajo, todos reían y bailaban.

Más temprano, el Polaco fue el encargado de abrir la jornada y se dio el lujo de presentar dos canciones nuevas. Luego llegó el turno de Karol G −todavía emocionada por sus dos nominaciones a los Latin Grammy−, que se dio todos los gustos: interpretó “Mil horas” de Los Abuelos de la Nada, invitó a Cazzu a cantar con ella y luego le cedió el escenario para que la argentina se luciera con “Chapiadora”.

Karol G continuó con “Ahora me llama”, su colaboración con Bad Bunny, y cerró con su máximo éxito, “Mi cama”. “Una periodista me dijo: ‘Lo que yo no respeto es que como mujer cantas que tu cama suena’, y yo le respondí: ‘Lastima q la tuya no”, dijo, y se ganó una ovación.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Gracias 🙏🏽 Buenos Aires Argentina 🇦🇷 por tanto amor disfrute mucho con ustedes los amo hasta pronto

Una publicación compartida de NICKY JAM (@nickyjampr) el 21 Sep, 2018 a las 11:26 PDT

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Stage my cribe

Una publicación compartida de NICKY JAM (@nickyjampr) el 21 Sep, 2018 a las 11:28 PDT