Melissa Schuman, de la banda Dream, dijo que la obligó a tener sexo con él a pesar de sus protestas, cuando aún era virgen.

El Backstreet Boy Nick Carter fue acusado de violador por Melissa Schuman, de la banda Dream. Schuman alegó en una publicación en un blog que cuando tenía 18 años, fue invitada, junto a una amiga, al departamento en Santa Mónica de Carter, cuando la obligó a Schuman a tener sexo con él a pesar de sus protestas.

La chica dijo que al principio Carter la invitó a su oficina a escuchar música, y que “naturalmente se empezaron a besar”. Contó que después la llevó a un baño que estaba dentro de esa misma habitación, que cerró la puerta con llave y que trató de desabrocharle el pantalón; ella se rehusó y le dijo que no quería ir más lejos. Después, cuando alguien tocó la puerta, Carter la llevó a otro baño y se bajó los pantalones. Así, le pidió que le practique sexo oral. “Yo lo hice para vos, así que deberías hacerlo para mí”, le dijo Carter. Sintiéndose “asustada y atrapada”, Schuman admite que finalmente la obligó.

“Después me tiró en la cama y se subió encima de mí”, sigue Schuman. Como católica conservadora, dijo que se reservaba su virginidad hasta el matrimonio. “Le dije que era virgen y que no quería tener sexo. Le dije que me estaba guardando para mi futuro marido. Se lo repetí una y otra vez”. Pero asegura que a pesar es eso, Carter la penetró en contra de su voluntad, y le dijo: “Yo podría ser tu marido”.

Tras el incidente, Schuman le confesó lo ocurrido a su mánager, que quería tomar medidas legales. Pero también le advirtió que Carter “tenía al abogado más poderoso del país”. Schuman, que temía por su carrera y reputación, escribió que “no quería que lo que él había hecho me afecte mi vida y futuro”. Así que no levantó cargos.

En los días que siguieron, Schuman dijo que Carter le mandaba mensajes y la llamaba, pero Schuman no respondía. Eventualmente, firmó con un mánager que tenía un vínculo cercano a Carter, y que medio de una discográfica, pactó un dueto con Carter, que grabaron separado, pero interpretaron en vivo una vez juntos. Luego de la actuación, Schuman dice que Carter se sorprendió por “la fría bienvenida y aprecio por el favor que él estaba haciendo para mí”. La discográfica no quiso firmar con ella y el mánager perdió su interés.

Las denuncias hacia Harvey Weinstein y los comentarios en los que se culpaba a la víctima en una publicación de RadarOnline en la informaban sobre una investigación a Carter por agresión sexual, impulsaron a que Schuman escriba sobre lo que le ocurrió: “Sentí que tenía la obligación de contar mi verdad para apoyar a otras víctimas a que cuenten su historia”

Nick Carter, por su parte, emitió un comunicado:

“Estoy shockeado y triste por las acusaciones de la Srta. Schuman. Melissa nunca se expresó de esa manera conmigo mientras estuvimos juntos. Nunca hicimos nada que no estuvo consensuado. Hicimos una canción juntos y la interpretamos en vivo, y yo siempre fui respetuoso y apoyé a Melissa, en lo personal y profesional. Es la primera vez que escucho estas acusaciones, dos décadas después. Es contrario a mi naturaleza y nunca le causaría intencionalmente incomodidad o daño a alguien”.