Nahuel Pennisi está en su casa junto a su familia, creando, compartiendo música y buenos recuerdos con sus seguidores.

Nahuel Pennisi se encuentra en casa al igual que otros artistas creando y compartiendo música con los suyos y su familia que por cierto creció en el último año tras la llegada de Mateo, su primer hijo. Su hogar se convirtió en su centro, un mundo de creación y el lugar desde donde comparte sus momentos vividos y música con su público.

Este año quedará marcado para Nahuel como un año histórico en donde tuvo la posibilidad de dar un paso más en su carrera tras consagrarse con la canción “Avanzar” obtener el primer lugar en la Competencia folclórica del Festival de Viña del Mar.

Pennisi cuenta con dos discos editados, Primavera y Feliz , dos discos que le han dado grandes satisfacciones y experiencias que no hicieron más que ir consolidando su andar musical y convertirlo en una revelación en Latinoamérica.

Tuviste un año con muchos cambios, estás en pareja, con un hijo… ¿Cómo lo viviste?

Fue un año de muchas cosas, la paternidad me llevo a un lugar único que me imagine muchas veces, pero no se compara con la realidad, es algo muy grande, uno se siente muy pleno, es otra etapa de la vida en la que estoy muy contento, también estoy aprendiendo día a día a equilibrarlo con el trabajo y tratar de estar al 100% en la familia y el trabajo.

Son cosas que te ayudaron a ‘’Avanzar’’…

Totalmente, de hecho ‘’Avanzar’’ creo que fue la frutillita del postre, pero la verdad que esto viene pasando hace bastante, el ser padre te eleva mucho, te pone en un escalón mucho más importante y uno aprende a vivir las cosas de otra manera.

También esta lo que paso con Viña que fue una locura, cerró una etapa de mucha entrega, estuve como un mes sin ver a mi familia por eso, pero fue hermoso, estuvo buenísimo.

Y ahora con el Coronavirus pasa todo lo contrario, estas en casa…

Si y justamente lo que me ponía triste era no estar con ellos tanto tiempo como quisiera, mi hijo es muy chiquito, tiene 9 meses, y quiero compartir el día a día con él, no perderme nada, pero a su vez sé que mi trabajo significa entrega absoluta. Quizás la cuarentena me vino bien por ese lado, para recuperar días con el pero obviamente esta la preocupación por todo lo que está pasando y de cómo vamos a seguir con el trabajo, ojalá la música se mantenga en el lugar que esta, de hecho, creo que los conciertos virtuales hacen eso, que la música siga estando en el lugar que estuvo siempre, esto es un alivio para la gente también.

En este momento se formó como una comunidad entre los músicos y la gente, se acortó mucho la distancia…

Creo que nos necesitamos mutuamente, cuando un músico toca en un mundo normal quien tiene ganas de escucharlo paga la entrada o a veces puede verlo por televisión, pero en este caso hay una necesidad mas espiritual, de poder refugiarse en algo, quizás descubriendo a algún artista, además de que todos estamos más sensibles, más susceptibles y de alguna forma nos viene bien para reflexionar, para poder pensar en cómo salir de esto.

En este momento se reivindicó la palabra ‘’Compañera’’, la gente está así, ¿Qué opinas de eso?

Lo que yo sentía en este tiempo es que antes la gente estaba enfocada en uno, en hacer lo que hay que hacer, en cumplir el ritmo, la vida no nos dejaba pensar, pero esta cuarentena nos sirvió eso para ‘’detener los aviones’’, pensar que hacemos, quienes somos, y el compañerismo es fundamental para cualquier cosa que hagamos, el llevarnos bien es importante y el respetar al otro, siento que estamos aprendiendo eso.

‘’Feliz’’, ‘’Primavera’’, ‘’Avanzar’’, para mí son palabras positivas y simples…

Si, la verdad que a mí me gusta decir cosas contundentes y está bueno que la gente se lleve algo sencillo, no hay que buscarle la vuelta a las palabras, hay que ser directo, son palabras fuertes porque me parece que en cualquier historia de vida son importantes, de alguna forma uno siempre tiene que avanzar en diferentes situaciones, de alguna forma ha salido el sol en muchísimas historias, la primavera ha estado presente en mucha gente, al igual que la felicidad, las canciones dicen muchas veces más de lo que parece o de lo que uno puede expresar en palabras.

¿En qué momento quedó tu disco?

Por suerte ya lo terminamos de grabar y quedo bien, lo que estamos haciendo es terminar de editar y mezclar todo lo que queda, ahora a pasos más lentos pero cuando el país vuelva a normalizarse estimo que ya el disco estará para que la gente pueda disfrutarlo, para que podamos compartirlo con ustedes, tenemos muchas ganas de mostrar las canciones nuevas, más ahora que tenemos esa necesidad de ayudar a la gente a encontrar tranquilidad, más en este disco que es muy versátil, muy lindo, con muchas cosas innovadoras, Julio Reyes hizo un trabajo espectacular así que estoy muy agradecido con él.

Vos que tenes una sensibilidad especial que le transmitís a todo aquel que se te acerca, ¿Hoy como estas?

Hoy me siento bien, pleno, he pasado por un montón de estados, pero la verdad es que ya me acostumbré a este ritmo de la paternidad que me tenía con bastante incertidumbre, las cosas se van acomodando de a poco, creo que lo importante es darle tiempo a las situaciones, uno se vuelve un poco impaciente pero lo importante es mantener la calma porque todo se acomoda. Lo mismo me paso con la música, cuando fui padre descuidé un poco la profesión por algo obvio, pero ahora volvió todo a la normalidad y con lo de Viña tuve un empujón muy grande, estoy muy bien.