El líder de Motörhead tenía 70 años, arrastraba distintos problemas de salud y padecía de cáncer.

El icono del heavy metal y frontman de Motörhead, Ian Fraser “Lemmy” Kilmister, murió hoy a los 70 años según confirmaron los mánagers de la banda.
Durante los últimos 40 años y desde su creación, Lemmy fue miembro constante de la banda, conocido por su poderoso sonido de bajo y su voz grave.

Su mánager Todd Singerman elogió a Kilmister por haber reunido la energía para terminar la gira europea de Motörhead, y dijo que la muerte lo tomó por sorpresa. También aseguró que ni Lemmy ni ningún otro miembro del grupo sabía que el bajista padecía de cáncer hasta hace algunos días.

Los problemas de salud de Kilmister provocaron la cancelación de varios shows de la última gira norteamericana, que en su momento se definieron como “problemas con la altura”. Lemmy era diabético y en 2013 había sufrido un grave hematoma.