El popular folklorista, que tenía 91 años y era dueño de una carrera prolífica, falleció hoy en su casa de Luján.

Con casi 60 álbumes publicados, Horacio Guarany fue uno de los baluartes del folklore argentino. Hoy, el santafesino falleció en su casa de Luján tras sufrir un paro cardíaco a los 91 años, según confirmó en Twitter su representante Rubén López.

Fue autor de clásicos del género como Milonga para mi perro, Si se calla el cantor o Guitarra de medianoche, y su potencial estaba puesto en la energía de su voz y en sus fuertes ideales a favor de los trabajadores del campo. Entre sus máximos logros, ostenta 15 discos de oro y un Premio Gardel (2005).

Según le confirmó a Clarín después, López dijo que su muerte fue “tranquila, en paz y en su casa junto a su gente”. Lo cierto es que Guarany arrastraba problemas de salud desde hace más de un año. En septiembre de 2015 había sido intervenido de urgencia en la Fundación Favaloro. Además, en diálogo con Radio Mitre, López descartó una ceremonia especial para la despedida, y sólo mencionó que será algo íntimo con la familia del músico.