El rapero habló sobre su presente en FMS Argentina y el lanzamiento de su álbum, "3000"

Por Julián Mastrángelo

«Desde el año 3000 para todos ustedes». Así anunció MP a mediados del 2021 el lanzamiento de su primer álbum de estudio, 3000, y un año después, ese proyecto vio finalmente la luz bajo Universal Music Argentina. Este trabajo, producido por Taiu, cuenta con 18 canciones y colaboraciones nacionales e internacionales de la talla de MNAK, E.C.V, Frijo, ObiWanshot y CNO, entre muchos otros artistas y productores. «Quien me conozca del free y escuche este álbum se va a sentir identificado. Estamos en una etapa donde la música me nutre y lo que me enseña lo aplico después a las batallas», comentó MP.

Entre producción y producción, el artista compagina sus tiempos formando de parte de la Freestyle Master Series – donde transita su temporada debut en la octava posición -. Este sábado 27, la batalla será contra Klan, a quien afirma «admirar y respetar hasta el punto de ser difícil atacarlo». «Como él también está haciendo música, creo que El Extraño Mundo de Klan se va a chocar con el 3000 y va a ser una batalla de estilos y mucho flow», completó.

Un álbum, FMS, nuevos proyectos… ¿Por dónde empezar MP?

Estamos a full. Se viene una batalla increíble este sábado contra Klan y en el álbum son 18 canciones con las que la gente se subió y viajó al año 3000.

Dentro de esas 18 está «Cod. 3k«, con MNAK, ¿de dónde surge esa colaboración?

Recuerdo que estaba viendo una batalla suya y realmente me cebé. Le escribí y le dije que la estaba rompiendo y que algún día me gustaría sentarme con él en un estudio y crear algo juntos. Fue algo así como «me gusta mucho lo que hacés, me gustaría romper algo pronto». Él me tiró la mejor, conectamos en God Level cuando vino a la Argentina, nos juntamos en el estudio con Taiu y sacamos unos poderes. Creo que le dimos esa fuerza boombapera que le hacía falta.

¿Cómo viviste la presentación en vivo?

Fue algo increíble, para mí fue mostrar y cerrar una etapa. Quería que vieran el futuro y entendieran cómo pienso. Me gustaría mucho ver a la gente cantando estas canciones en un club, estadio o donde fuese pero disfrutando, visualizo es o y es un sueño. Casi dos años de laburo y más de 30 temas… Fue el broche para empezar una nueva búsqueda.

¿De qué forma manejaste los tiempos entre FMS y el estudio?

Siento que tengo un equilibrio muy lindo en cuanto a las batallas y la música. Sí es cierto que me tiro para el lado de la música, por eso quien me conozca del free y escuche este álbum se va a sentir identificado. Estamos en una etapa donde la música me nutre y lo que me enseña lo aplico después a las batallas.

Viceversa también, ¿verdad?

El freestyle para componer es de lo mejor, siempre me brindó muchas herramientas. A la hora de crear, de escribir, de soltarme… Me encanta freestylear y empezar a tirar flows en el micro pero también disfruto sentarme a escribir, crear historias y estudiar lo que compongo.

FMS llega este sábado, ¿cómo te estás preparando?

Estoy octavo, tengo ganas de sumar puntitos y estar más arriba. Es una batalla complicada con Klan, que es un «real g» y lo respeto mucho. Tengo un problema, cuando respeto mucho a alguien no quiero atacarlo, pero sé que va a ser una batalla muy rapper. Como él también está haciendo música, creo que El Extraño Mundo de Klan se va a chocar con el 3000 y va a ser una batalla de estilos y mucho flow. Al que le guste el rap, el freestyle y la manera de decir las cosas, va a disfrutar muchísimo.

¿Mientras tanto seguís pisando el estudio?

Claro que sí. Tengo ganas de sacar un temita con los pibes y ya estoy laburando en lo próximo que es sentir el calor de la gente saltando conmigo, ya sea un Niceto, Uni Club o donde fuese. Además de trabajar música quiero trabajar la forma artística, ensayar el show al máximo y que si quizás una canción no les cerró en el disco, la amen en el vivo.

¿Cómo fue la experiencia con Tiago en el Movistar Arena?

Me encantó que Tiago me invitase a cantar con él pero también me gustaría que algún día ese show fuera nuestro. Para mí fue un honor, me invitó el día de la presentación de su disco y no lo podía creer. Para nosotros, con que nos de un minuto de visibilidad ya es una barbaridad. Estaba muy nervioso pero también lo tomé como práctica para la Red Bull, que va a ser en el Movistar.