En la jornada, 50.000 personas disfrutaron del homenaje realizado a la mítica banda.

Si una vida cualquiera es invaluable, ¿qué precio tuvo la de Gustavo Cerati? Años después de su ACV y posterior muerte, todavía estamos calculado las pérdidas. Muchas bandas –Queen o INXS, por ejemplo− han continuado sus carreras pos-muerte de su cantante, pero Soda Stereo era Gustavo y seguir sin él hubiese sido un contrasentido.

El sábado, en una tarde de sol –de esas que la primavera nos adeuda por montones–, se realizó la sexta edición del Movistar Fri Music, en esta ocasión celebrando a Soda: una especie de redención en la que varios artistas homenajearon la semilla que el trío sembró en sus respectivas obras. El festival estuvo dividido en tres escenarios (Zoom, Signos y Primavera), lo que permitió evitar esos tan tediosos momentos de tiempo muerto. A partir de las 14 h, comenzó el desfile de emergentes con Flö –el grupo ganador de la batalla de las bandas–, Rey Hindú, Olímpica, Dead Berlín, Conexionistas, Violeta Castillo y Rayos Láser, entre otros.

Pasadas las 16 h, llegó el momento de uno de los elegidos por Gustavo para acompañarlo en guitarras y voces durante la gira Me verás volver: Leo García subió al escenario y tan solo acompañado por una guitarra acústica, tocó Signos, Prófugos, Primavera cero y Hombre al agua. Después, Indios demostró por qué es una de las bandas pop de mayor proyección con una versión de El rito e invitaron al escenario Alejandro Álvarez –cantante de Barco y dueño de una voz con matices y colores similares a los de Cerati– para cantar a dúo Ángel eléctrico.