"La gente no tiene protecciones", siguió.

Morrissey va contra el gobierno británico por sus reacciones ante el ataque terrorista de Mánchester, durante un show de Ariana Grande. El atentado ocurrió el lunes por la noche, mató a 22 personas y dejó 59 heridos.

El exfrontman de The Smiths, que creció en Mánchester, estaba celebrando sus 58 años cuando explotaron las bombas. “El enojo es monumental. ¿Qué tiene que pasar para que se detenga?”, escribió en su Facebook.

Morrissey citó el comunicado de la primer ministro Theresa May en el que decía que estos ataques “no nos van a quebrar”, pero la acusó de vivir en una “burbuja a prueba de balas”, alegando que “evidentemente ella no necesita identificarse con los jóvenes en las morgues de Mánchester. ’No nos van a quebrar’ significa que la tragedia no la va a quebrar a ella, o a sus políticas de inmigración. Los jóvenes de Mánchester ya están quebrados. Gracias igual, Theresa”, siguió.

En cuanto a la Reina Isabel, Morrissey consideró “absurdo” los elogios que recibió por responder al ataque y destacó que no canceló la fiesta de jardín del martes en el Palacio de Buckingham, “el cual no se puede criticar en la prensa libre de Gran Bretaña”.

También se despachó contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan, por no condenar al Estado Islámico (que asumió la responsabilidad por la bomba) y también contra el alcalde de Mánchester, Andy Burnham, por no decir qué tipo de “extremismo” estuvo detrás del ataque.

“En esta Gran Bretaña moderna todo el mundo parece imposibilitado de decir oficialmente lo que todos decimos en privado −concluyó− Los políticos nos dicen que no tienen miedo, pero nunca son las víctimas. Qué fácil es no tener miedo cuando no se está en la línea de fuego. La gente no tiene ese tipo de protecciones”.