La boy band coreana visitó Argentina por primera vez como parte del “The First World Tour: Beautiful in South America”.

El pop coreano pisa fuerte. Ya por 2015 se realizaba la primera edición del Korean Music Fest, que trajo a Ailee, entre otros artistas referentes del género. Ese mismo año, se presentaron 4 Minute y Boyfriend, dos bandas que forman parte de la “hallyu” u “ola coreana”, el fenómeno que describe el aumento de la popularidad de los productos culturales provenientes de Corea del Sur. Y los ejemplos siguen con el show de Los Monsta X del martes a la noche en el Luna Park.

A las 20:30, un predio casi repleto apagó sus luces para quedar iluminado por los celulares y los light sticks de las “monbebe”, como se hacen llamar las fanáticas del grupo. Un video presentó a los siete integrantes de la banda, y acto seguido, Shownu, Wonho, Minhyuk, Kihyun, Hyungwon, Jooheon e I.M salieron al escenario entre los gritos del público adolescente y un estallido de pirotecnia.

Los hits Beautiful, Incomparable y Hero componen el primer bloque de canciones que fusionan pop, rap y hip hop. Todo esto, acompañado por los elementos estéticos que caracterizan al k-pop: una gran puesta de luces y visuales, llamaradas al mejor estilo Kiss, fanchants, ídolos atractivos, vestuario impecable y coreografías enérgicas y perfectamente sinconizadas.

“¡Muchas gracias a todos ustedes por acompañarnos esta noche!”, tradujo la intérprete, y uno a uno saludó al público. La banda creada por Starship Entertainment a fines de 2014 utilizó videoclips y pausas en las que se gastaron bromas para recuperarse de las exigencias del baile. Así, además, separaron los bloques en canciones movidas y las infaltables baladas pop como Ex-Girl y White Love.

Los Monsta X también tienen un segmento en el que muestran sus habilidades individuales. En From Zero, Wonho bailó y derritió a las “monbebe” con sus abdominales. Hyungwon ofició de DJ e incluyó un remix de Beautiful al comando de la consola, y Jooheon se le sumó para rapear. Luego, Shownu, Minhyuk e I.M, con vestimentas sport norteamericano, hicieron un cover de 24K Magic de Bruno Mars, con frases en coreano.

Le siguió el momento de los lentos con Honestly, I’ll Be There y Sweetheart, que tuvo su coronación al lanzar chocolates al público. El Luna estalló con Shine Forever y las “monbebe” crearon un mar de globos celestes y blancos que pasearon sobre el estadio.

A 11, el show llegó a su fin con Last Page. “Monbebe, las amo”, logró decir uno. Llovieron papelitos y las chicas se despidieron de la banda entre gritos y llantos. Los Monsta saludaron, agradecieron, profesaron su amor por sus fans argentinas y prometieron volver.