Los colombianos acaban de editar ‘Encanto tropical’, álbum que sucede a ‘Caja de música’, con el que obtuvieron un Latin Grammy en 2015.

“Es un momento de muchísima creatividad para la música colombiana”, comenta Catalina García, voz de Monsieur Periné a Billboard AR. “Tenemos raíces africanas, indígenas y europeas; eso enriquece mucho nuestro arte y hace que nuestro sonido esté muy en contacto con lo que pasa en el mundo”.

La agrupación colombiana entiende que su país hoy es punta de lanza en cuanto a producción de sonido, y el fenómeno va más allá del reggaetón de J Balvin o Maluma. “La música nos ha permitido cambiar la idea de Colombia como un país violento. Hoy nos conocen más por la música que por la guerra”, explica.

Monsiuer Periné se suma a la expansión colombiana desde otra arista, donde la canción y lo tropical mandan. Después de adelantar el single “Bailar contigo”, editaron Encanto tropical, álbum que sucede a Caja de música y con el que obtuvieron un Latin Grammy en 2015. El trabajo discográfico está producido por Eduardo Cabra, que ya trabajó con el grupo. “Es un gran productor, permite que suenes a como quieres sonar cuando ya tienes una identidad”.

“El disco propone una mirada a la diversidad de la música. Cada canción tiene su paisaje y su propia identidad. Todo se hila con el concepto de lo tropical porque, bueno, de allí somos nosotros”, describe Catalina.

Su tercer álbum de estudio los encuentra más afianzados como banda. “Hemos encontrado una dinámica de familia y eso hace sentirnos muy cómodos”, dice. “En términos artísticos, nuestro proceso ha evolucionado hacia donde nosotros queremos conducirlo y eso no es fácil”.

Catalina también se siente ejemplo de una mujer trabajadora e independiente que pudo hacerse camino en una industria machista como es la musical. “No hay que volver a caer en las dinámicas que avalen comportamientos violentos de los hombres. Nunca hay que agachar la cabeza y quedarnos calladas, porque así nos volvemos cómplices. Esto es una permanente evolución y hay que denunciar lo que hay que denunciar”.

Al mismo tiempo que se levantan banderas de lucha por los derechos de la mujer y se le da espacio a movimientos como #MeToo en las premiaciones, también siente que “gran parte de la música del mainstream degrada a la mujer”.

“La lucha sirve para hacer siempre un contrapeso, porque no tenemos el mismo poder y no se nos respeta de la misma manera. Es muy triste, pero es gratificante poder representar a una nueva generación de mujeres que lucha porque esto cambie”, concluye.