Fueron uno de los protagonistas de la primera fecha del Personal Fest Verano 2015. Antes de subir a escena, Ale Sergi, Juliana Gattas y Monoto hablaron de su nuevo álbum Safari, sus influencias y cómo se sienten tocando en festivales. 


¿Los festivales influyen en la música?

– Ale Sergi: La estrella pasó a ser el festival en sí y en un punto creo que eso está bien, porque también la atracción termina siendo el público. Está todo pensado en relación a una experiencia y no a un artista. La primera fecha del Personal Fest, por ejemplo, se transmitió vía streaming en Mar del Plata y Córdoba. Esto hizo que mucha gente más se sumara y los artistas pasemos a formar parte de un todo. 

– Juliana Gattas: Está todo pensado para el entretenimiento, la diversión y la fiesta, eso está buenísimo, porque nosotros también vamos a ver otros shows. Los festivales no modificaron la música, lo que sí modificaron es la percepción y la cabeza de la gente. Hace que muchas personas conozcan bandas que tal vez nunca hubieran ido a ver. 

 

Yendo a los inicios de la banda, ¿cuándo sintieron que la cantidad de público comenzaba a crecer?

– AS: Y… al quinto, sexto show. Me acuerdo una vez que tocamos en un lugar en avenida Córdoba, cuando bajé de probar sonido, había un pibe en la puerta que me preguntó: “¿Acá toca Miranda?” Y yo le dije: “Sí, quedate!” [risas]. Él no sabía que yo era de la banda. 

– JG: Hubo un gran contraste cuando estuvimos en la tele, ahí se empezó a hacer mucho más masivo y nos empezaron a convocar para contextos diferentes, no tan discotequeros. 

 

¿Cuál fue el momento más importante de su carrera?

– Monoto: Cuando fuimos a tocar al Estadio Azteca, eso fue impresionante, es un hermoso recuerdo. 

– AS: El día que estuvimos almorzando con Mirtha Legrand fue un flash [risas]. 

 

¿Qué discos los influyeron? 

– AS: Todos los de discos de Erasure y George Michael; Purple Rain de Prince. 

– JG: A mí Bocanada de Gustavo Cerati me mató. 

 

Hablando de Cerati, ¿cómo lo recuerdan? 

– AS: Aprendimos mucho de él, de verlo trabajar en sus propios conciertos y también cuando tocó con nosotros. Tuvo la delicadeza de venir a ensayar, a probar sonido; estaba comprometido con la excelencia. 

Se nota que en Safari hay una evolución en el sonido. 

– AS: Sí, ya no nos centramos tanto en lo que es la canción, estuvimos en la búsqueda de otro sonido y creo que lo logramos.